Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Preparan volumen con correspondencia de Juana de Ibarbourou

14/07/2010 03:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un texto con la correspondencia que la poeta uruguaya Juana de Ibarbourou, fallecida el 15 de julio de 1979, sostuvo con el poeta, ensayista y pintor cubano Regino Eladio Boti, será editado bajo el título “Cartas de aquí y de allá”. Las misivas están fechadas en Montevideo, entre 1928 y 1929, y acusan recibo de un ensayo sobre la lírica cubana y del poemario “Kodak ensueño”, de Boti. Respecto al primero, la autora de “Cántaro fresco” y “Estampas de la Biblia” saluda al escritor cubano y le agradece el envío de su magnífico estudio “La nueva poesía en Cuba”, además de manifestar su coincidencia con los elogios prodigados por el guantanamero a su compatriota, el intelectual Juan Marinello Vidaurreta. Luego, en referencia al poemario, afirma que este libro refleja exquisitamente la naturaleza y el alma del autor, y que su lectura deja una deliciosa sensación de frescura, ensueño y vida. Juana de Ibarbourou, cuyo verdadero nombre era Juana Fernández Morales, nació el 8 de marzo de 1892, en Melo, Cerro Largo, Uruguay. Su padre fue un vasco y su madre pertenecía a una de las familias españolas más antiguas radicadas en Uruguay. Su infancia transcurrió en su pueblo natal, donde escribió algunos poemas que vieron la luz en publicaciones locales y en Montevideo, aunque sin consecuencias significativas. A los 19 años contrajo matrimonio con el capitán Lucas Ibarbourou, de quien adopta el apellido. La pareja, después de recorrer casi todo Uruguay y parte de Argentina, se fue a radicar a Montevideo. Totalmente dedicada a su familia, la poetisa escribió sus versos por satisfacción propia, hasta que en la capital un escritor vio su obra y la que era una jovencita de campo se convirtió en una de las plumas más depuradas y elegantes de la poesía femenina de lengua española. Sus dos primeras colecciones de poemas: “Las lenguas de diamante” (1920) y “El cántaro fresco” (1920) le procuraron una gran popularidad, tanto que a partir de entonces publicaría más de 30 libros, la mayoría de los cuales fueron colecciones de poesía, aunque escribió también unas memorias, “Chico Carlo” (1944), y un libro para niños. Estéticamente, su obra depende del modernismo y su temática tiende a la exaltación sentimental de la entrega amorosa, de la maternidad, de la belleza física y de la naturaleza, que expresa con cierto lastre retórico. Su poesía ha enriquecido la literatura de América marcándola con su fuerte y delicada personalidad plena de amor. Esta es la razón, dicen, de que el público hispanoparlante haya leído su poesía desde siempre con tanto entusiasmo. Conquistó tan rápidamente la atención del público en general y de los entendidos, que en 1929, en el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo, un grupo de artistas y diplomáticos encabezados por el célebre escritor mexicano Alfonso Reyes, proclamó a Juana de Ibarbourou como “Juana de América”. Es posiblemente la poeta más excelsa de Uruguay, por lo menos la de más aclamo popular. En 1947 fue elegida miembro de la Academia Uruguaya y en 1959 le fue concedido el Premio Nacional de Literatura, que se otorgó ese año por primera vez en su patria; luego recibiría innumerables reconocimientos de países americanos y europeos. Sus últimos libros de poemas, entre los cuales se encontraban “Estampas de la Biblia” (1935) y “Perdida” (1950), muestran un carácter más reflexivo. “Oro y tormenta” (1956) expone su actitud a la hora de enfrentarse a la vejez y a la enfermedad. Otras de sus obras son: “Raíz salvaje”, “La rosa de los vientos”, “Los Lores de Nuestra Señora”, “Azor”, “Mensaje del escriba”, “Dualismo”, “Destino, relatos”, “Juan Soldado” y una colección de 18 relatos. También escribió varias obras para niños como “Ejemplario” (1927), “Libro de lectura” y “Los sueños de Natacha” (1945). En 1968 publicó un volumen antológico de su producción lírica, “Los mejores poemas”. Las obras de Juana de Ibarbourou, quien falleció en Montevideo, Uruguay, el 15 de julio de 1979, han sido traducidas a más de 25 idiomas.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
322
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.