Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Presenta estación “Buenavista” música sinfónica para sus pasajeros

15/10/2011 09:44 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Llegar a los oídos de un público diferente de una manera poco usual, es la apuesta de la estación de Tren Suburbano “Buenavista”, la cual, dentro de su programa “Promoción, Música y Cultura”, presentó a la Banda Sinfónica de la Ciudad de México en un concierto que albergó tanto a pasajeros, como a transeúntes, cuyo lugar de traslado diario se convirtió en una sala de música sinfónica. En punto de las 12:30 horas, los 40 integrantes de la Banda acababan de afinar sus instrumentos, el público apenas se acomodaba en las sillas y algunos despistados se preguntaban lo que ocurriría. Fue cuando el maestro Antonio Rivero Cerón dio la espalda al auditorio y con un ligero movimiento de brazos inició el espectáculo musical. De esta manera sonó “El lago de los cisnes”, del compositor ruso Piotr Ilich Tchaikosvski (1840-1893). De pronto un gran tumulto asaltó la estación, la gente abandonó la taquilla del tren para abarrotar las sillas y rodear el escenario. Al llegar hasta el lugar, los curiosos preguntaban en secreto de qué agrupación se trataba. Nadie sabía responder. Entre aplausos y chiflidos de reconocimiento, el “Danzón Num. 2”, del compositor sonorense Arturo Márquez, apagó las ovaciones para hipnotizar al público con sus cambios de ritmo y formas sonoras tan mexicanas y características de la melodía. Una niña en brazos casi al fondo del tumulto, comenzó a imitar los movimientos del maestro Cerón que iban cargados de fuerza e intensidad. Un camarógrafo trataba de captar la mejor toma del concierto: se iba para el lado izquierdo, se regresaba al derecho, subía al escenario, se acercaba a los intérpretes. El maestro Cerón parecía tener complicidad con el que cargaba la cámara, pues con amplios gestos y señalando con la vista a los personajes, indicaba al operador el siguiente instrumentista al que tendría que grabar. Al terminar la obra, la mayor parte del público que se encontraba sentado, se puso de pie y tras felicitar nuevamente la labor de la Sinfónica, se retiraron de la estación para continuar con su viaje. Casi al mismo tiempo, una cantidad similar de personas ocupó el asiento de aquéllas que ya se habían retirado. De esta manera se cumplió el ciclo que responde al ajetreo citadino. “Disculpe, ¿sabe cómo se llaman la orquesta? Ni idea… Disculpe, ¿sabe cómo se llaman la agrupación?...”, esta era la pregunta que preocupaba más a “Buenavista”, ya que después de interpretar el internacional “Huapango”, de José Pablo Moncayo, la Sinfónica recababa más y más público. A la programación se sumaron “Historia del lado oeste” de Leonardo Bernstein. y “Piratas del Caribe. La Maldición del Perla Negra”, en un arreglo que preparó la banda musical. En seguida, el maestro Arturo Rivero volteó los hombros y después de agradecer a su público pronunció la frase que todos esperaban: “Nosotros somos la Banda Sinfónica de la Ciudad de México, los esperamos el próximo sábado 29 de octubre”. Un sórdido grito de desaprobación retumbó en la estación. La gente no quería que se fueran y en cambio comenzó a pedir la llamada “otra”. Amablemente, el maestro Cerón respondió: “se vale chiflar, bailar y aplaudir”; y el público no le quedó mal, pues adultos, parejas, niños y en general personas que se sintieron atraídos por el ritmo, dejaron las sillas para bailar. “Hasta que te conocí” de Juan Gabriel, fue la canción ideal para que el saxofonista José Antonio Rivero Allende bajara del escenario para interpretar un solo. Mientras tanto, el maestro Cerón señaló a Gavino Moreno Mendoza para que le secundara. Con un gesto de berrinche, el trompetista agarró su instrumento y se arrancó, minutos después parecía no querer parar. “Los platillos y, en general, las percusiones son fundamentales para toda orquesta. Se puede equivocar un violín, una trompeta; pero las percusiones son la base del ritmo, así que no se pueden equivocar”, dijo Paulino Rivero Madrid, quien toca los platillos y la tarola. “Promoción, música y cultura” continúa sus actividades en “Buenavista” los sábados y domingos del mes de octubre. La próxima semana estará el Coro de la Ciudad de México y el tango Milonga para Cultural. Por su parte, la Banda Sinfónica de la Ciudad de México se presentará nuevamente el sábado 29 en la misma estación.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
53
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.