Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Se presenta exposición en Guatemala con piezas de Raúl Anguiano

25/02/2011 04:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Bajo la curaduría de Rafael Alfonso Pérez y Pérez, en el Centro Cultural “Luis Cardoza y Aragón” de la Embajada de México en Guatemala, se presenta la exposición “Visiones del arte mexicano”, que incluye piezas del pintor Raúl Anguiano, nacido el 26 de febrero de 1915. También se incluyen obras de Diego Rivera (1889-1957), Rufino Tamayo (1899-1991), José Luis Cuevas y Arturo García Bustos. La muestra se integra de 55 piezas provenientes de dos colecciones del gobierno mexicano. “Visiones del arte mexicano” busca acercar a Guatemala y a México en el inmenso campo de la cultura, en el que los dos países tienen larga tradición. Permanecerá en Guatemala tras haber sido albergada por Colombia durante seis meses. Raúl Anguiano nació en Guadalajara, Jalisco, hijo de José Anguiano Peña y de Abigail Valdez. A la corta edad de cinco años, cuando padeció de sarampión, su tía Cuca le obsequió una paleta de acuarelas y anticipó el futuro de Anguiano al asegurar que este sería pintor. Con estas primeras acuarelas el considerado uno de los mejores muralistas mexicanos, iluminó retratos que había hecho de Venustiano Carranza (1860-1920), un cocodrilo y un automóvil. A raíz de las continuas enfermedades del joven Anguiano, su padre determinó que no sería correcto que trabajara en la fábrica de zapatos familiar. No obstante, a los 12 años se inscribió a la Escuela Libre de Pintura en el Museo de Guadalajara, donde aprendió de la mano del pintor Ixca Farías (1873-1948). Tiempo después abandonó su orientación académica y buscó su propio camino; se unió a un grupo de intelectuales y artistas llamado “Bandera de proviencias”, integrado por Agustín Yánez, José Guadalupe Zuno y Jesús Guerrero Galván, sólo por mencionar algunos. Fue fiel lector de la revista del mismo nombre y juntos organizaron exposiciones colectivas de pintura y escultura. El padre del joven artista, participó en el movimiento revolucionario y luego se interesó por la política y llegó a ser presidente del Partido Nacional Revolucionario en Jalisco y diputado local por el partido creado por Plutarco Elías Calles. Sin embargo, estas actividades lo llevaron a descuidar la fábrica de calzado y con ello la estabilidad económica de la familia, lo cual impulsó a Anguiano a trabajar como maestro de dibujo en una escuela primaria de Guadalajara. En 1934, tras el cambio de director de Educación en Jalisco, Angiano perdió su empleo con el que sustentaba a una familia de nueve hermanos, por lo que decidió organizar un remate de sus pinturas y con escasos recursos económicos emprendió un viaje a la capital del país. A su arribo recibió casa y comida de sus familiares en la Villa de Guadalupe y contactó a Jesús Guerrero Galván (1910-1973), Máximo Pacheco y Juan Manuel Anaya, con quienes formó un grupo de pintores para procurarse trabajo que llamaron Alianza de Trabajadores de las Artes Plásticas. Su principal función dentro del grupo fue de ayudante en los contratos para pintar murales, de los que ganaba 20 pesos a la semana y la comida de medio día. No obstante, la rectoría del Departamento de Bellas Artes lo nombró profesor, lo cual le permitió seguir dando clases y desarrollar su pintura a la par. Ese mismo año, 1934, Anguiano inició su primer mural en los cubos de la escalera de la Escuela “Carlos A. Carrillo”. Tiempo después, a la corta edad de 21 años, realizó su primera exposición en el Palacio de Bellas Artes y presentó obras relacionadas con el movimiento obrero, como “La fundición” (1934) y “La fábrica” (1935). Al poco tiempo de ser maestro, Anguiano fue promovido a Inspector de Enseñanzas Artísticas en el departamento de Bellas Artes. Y al fundarse el Instituto Politécnico Nacional (IPN), en 1936, participó en cinco murales exteriores. En ese mismo año, Anguiano ingresó a la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios (LEAR), del que formaban parte Silvestre Revueltas, Juan de la Cabada, Octavio Paz, Alfredo Zalce, Pablo O´Higgins y Ermilo Abreu Gómez, entre muchos otros. Para 1938, la sección de artes plásticas de la LEAR se reunió para crear el Taller de la Gráfica Popular (TGP), donde Anguiano realizó uno de sus trabajos más significativos en 1939, una corta edición de litografías que ilustró sobre dichos populares de México. Más adelante realizó sus destacados trabajos litográficos en la serie sobre Lacandones y los líderes agrarios, de hecho la primera litografía que el TGP imprimió fue el retrato de Emiliano Zapata realizado por Raúl Anguiano. En estos años 30 Anguiano realizó pinturas surrealistas y oníricas. Una década más tarde, entrando a los años de 1940 comenzó a obtener fama como retratista y pintor, y de 1940 a 1941 viajó a Nueva York, donde estudió en The Art Students League. Uno de los mejores ejemplos de la calidad de retratista de Anguiano lo muestran las famosas obras “Retrato de María Asúnsolo” (1942). En 1952 participó como miembro fundador del Salón de la Plástica Mexicana, y cuatro años después recibió la insignia "José Clemente Orozco" que el Congreso del Estado de Jalisco le otorgó por sus méritos artísticos. Para 1959 fungió como profesor de artes plásticas en la Universidad Nacional Autónoma de México, lo cual confirmó su vocación docente que inició a los 17 años. En toda su vida como maestro de pintura y dibujo tuvo a muchos alumnos, de los cuales destacan Vicente Rojo, José Hernández Delgadillo, Fanny Rabel y Enrique Echeverría, entre otros. Desde 1960 la Secretaria de Educación Pública lo invitó para que una de sus obras quedara insertada en las portadas de los libros de texto, Anguiano fue seleccionado varias veces y sus obras ilustraron los libros de texto gratuitos durante muchos años. Para 1970 Anguiano ya contaba con más de 15 exposiciones individuales en México, Europa y Sudamérica, incluyendo aquí la del Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México en 1970. A partir de 1976 fijó su residencia temporal en California, donde pasó grandes temporadas produciendo linóleos y otro tipo de obra. Durante un largo periodo Anguiano viajó por Estados Unidos y a Europa para dictar conferencias y exhibir su gran obra. El 29 de diciembre de 2005 ingresó al Beverly Hospital, en California, con los síntomas de un resfriado que se fue complicando. Durante unos días su estado de salud mostró mejoría, pero volvió a recaer. Entonces se hicieron los arreglos para que el maestro Anguiano fuera trasladado a la Ciudad de México, y para ello se dispuso un avión de la fuerza aérea que envió la Presidencia de la República. Al llegar a la Ciudad de México, ingresó al Hospital Militar, donde el 13 de enero de 2006 falleció Raúl Anguiano de una insuficiencia cardiaca.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
289
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.