Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Se presenta “Réquiem de guerra” de Benjamin Britten en el CCOY

05/11/2012 03:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El fin de semana pasado, la Sala Silvestre Revueltas del Centro Cultural Ollin Yoliztli (CCOY) acogió en sus instalaciones a la soprano Lourdes Ambriz, tenor Gerardo Reynoso, barítono Jesús Suaste, Coro de la Escuela Nacional de Música (ENM), Coro Filarmónico Universitario y Coro de niños de la ENM en la puesta musical del “Réquiem de guerra” del compositor británico Benjamin Britten (1913–1976). Uno de los programas más voluntariosos de esta Temporada de Conciertos 2012 de la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México (OFCM) --director huésped principal José Areán--, que juntó en escena a casi 200 protagonistas, entre músicos y cantores, en el ajuste concertino de una obra coral clave del repertorio del autor de “Interludios marinos”. Versos del poeta inglés Wilfred Owen (1893–1918) que Britten utilizó en la estructuración (tres columnas/cuadros) de una obra mixta de pujante denuncia antibélica en sugestivo bordado de la liturgia latina con la conmovedora lírica de Owen. Tenor, barítono y pequeña orquesta de cámara glosaron los versos del poeta (primer cuadro); soprano, coro mixto y gran orquesta desarrollaron la parte litúrgica del Réquiem (segundo cuadro). Coro de niños y jóvenes acompañados por armonio enunciaron la misa (tercer cuadro). Seis segmentos musicales/oratorios: “Requiem Aeteternan” (misa, versos de Owen), “Dies Irae” (liturgia, versos de Owen), “Offertorium” (misa, versos de Owen), “Sanctus” (liturgia, versos de Owen), “Agnus Dei” (versos de Owen) y “Libera Me” (liturgia, versos de Owen, misa) que dialogan y se empalman en un contrapunto de íntegra belleza instrumental y rebosado cántico. “Después del destello/del relámpago del este, /después del estampido / del fulgor sonoro del humo, /después que el repicar / de los tambores del tiempo / haya silenciado a las huestes / y los bronces del oeste hayan dado / la señal de retirada. / ¿Podrá la vida retornar a estos cuerpos? / ¿Podrá Él anular la muerte / y todas las lágrimas vertidas?”, pronuncia el barítono (soldado alemán) en “Sanctus”: momento excitante y fastuoso de la Misa. Cuerdas inflamadas de una Filarmónica en diligente peregrinación instrumental que progresivamente inunda la sala. Órgano de lenitiva sonoridad que arropa el orfeón de niños y jóvenes: “Dale el descanso eterno, Señor; / Y que la luz perpetua brille sobre ellos”, se escucha como en un eco flotante en “Libera Me”. Interpolaciones del cántico de Owen con la celebración de la misa que alcanza coloraciones de enardecida expresividad tonal, sobre todo en el introito de “Sanctus” y el interludio (exposición de una tonada de motivo melódico arropador) de “Libera Me”. “Me pareció escapar de la batalla / por un profundo y oscuro túnel / antaño esculpido de granito, / modelado por titánica guerras. / Allí gemían los durmientes, / estorbándose unos a otros, / demasiados inmersos / en sus pensamientos de muerte / como para ser despertados”, proclama el tenor (soldado inglés) en “Libera Me”: imágenes oníricas, pasajes alucinantes, que ponen de manifiesto los espantos de la guerra. “Obra intensa que crece prodigiosamente. Réquiem moderno muy afortunado en la combinación de la liturgia latina con los versículos de Owen. Puesta musical eficaz. Me pareció muy buena la interpretación del barítono Jesús Suaste”, comentó para Notimex el escritor ecuatoriano, profesor universitario, cantante de coro, pianista y crítico difusor de la opera, Vladimiro Rivas Iturralde. Fin de semana coincidente con los rituales del Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos que la OFCM, el Coro Filarmónico Universitario (director, John Daly Goodwin), Coro de Cámara de la ENM (director, Samuel Pascoe), la soprano Ambriz, el tenor Reynoso, el barítono Suaste y los Niños y Jóvenes Cantores de la ENM-UNAM (director, Patricia Morales) complementaron --bajo la dirección de José Areán—con una memorable ceremonia concertina. Una ofrenda en el vestíbulo del CCOY con la esposa de Mictlancuhtli (Señor de la tierra de los muertos) –Dama de la Muerte-- escoltando a John Cage, Eduardo Mata y Joaquín Gutiérrez Hera, entre otros compositores extintos, remataba el convite de 86 minutos de un Offertorium inolvidable.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
143
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.