Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Presentan libro del austriaco Witold Jacorzynski

08/07/2010 12:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Luego de convivir cinco años con las comunidades indígenas de los Altos de Chiapas y a fin de construir un puente para comprender la forma de vida de las mismas, el antropólogo y filósofo austriaco Witold Jacorzynski escribió el libro “En la cueva de la locura: aportación de Ludwig Wittgenstein a la antropología social”. Dicho texto, que se presenta en el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), pretende facilitar la comprensión de otras formas de vida, de otras visiones del mundo existentes en el territorio nacional. Así lo señaló a Notimex, la doctora Eva Salgado Andrade, Subdirectora de Docencia del CIESAS, y quien junto con otros expertos comentan el volumen, publicado por esta institución líder en los estudios antropológicos en México. Se trata, dijo la investigadora, de cómo la filosofía abstracta se puede trasladar al estudio de la realidad contemporánea, que es lo que se intenta en este libro, estudio que hizo Jocorzynski al convivir de manera extrema con gente de dos comunidades: Chibtik y Las Limas, donde habitan comunidades de linaje pasinsa. “México es un país multicultural y plurilingüe, hay como 63 lenguas indígenas, y es importante entenderlas para aproximarnos a la forma de vida de ellos, por lo que se necesita una propuesta teórica que ayude a verlas con otra perspectiva, y tratar de llegar por otro camino, lo que es un reto para la antropología”, explicó Salgado. La trama del texto, acotó, es medio compleja porque la primera mitad del libro parece una novela, porque es toda la narración siguiendo la pista de una mujer tzotzil que estaba diagnosticada como una indígena con locura, pero en realidad, es simplemente ser diferente, ser mujer, ser marginado. Añadió “si queremos entender de manera amplia el complejo mundo indígena, es interesante esta propuesta, la antropología ligada con la filosofía para entender esas formas de vida, porque la antropología es el estudio del otro, sus formas de vida, pero si no tenemos las herramientas concluimos que los indígenas son diferentes, en lugar de tratar de buscar la manera de enriquecernos con sus visiones del mundo”. Comentó que Wittgenstein fue un filósofo austriaco muy influyente en los estudios del lenguaje, es un autor muy conocido por algunos, pero también poco abordado, porque algunas cosas que propone no han sido entendidas por todos, entre sus conceptos principales maneja formas de vida, seguir la regla, la imagen del mundo, la perspectiva o las metáforas. Refirió que la primera parte del libro puede ser leída por cualquier persona, porque es una novela fascinante, dijo, además que “para entender la sociedad se ha fragmentado disciplinariamente, por un lado está la antropología, la sociología, la psicología social o la economía, pero en la vida real todo funciona junto”. “Por eso es que las ciencias sociales están buscando ser interdisciplinarias, multidisciplinarias, ya no hay un corte de que esto es antropológico o sociológico, pero falta algo que logre integrar estas posibilidades de interpretación y en eso es muy útil la filosofía porque puede ser una herramienta para entender por qué la realidad no se puede fragmentar”, puntualizó. “Para saber cómo vivimos tenemos que saber cómo hablamos, entender al hombre no puede desvincularse de lo que el hombre hace y dice por medio de la palabra”, recalcó. Afirmó que este libro está dirigido a antropólogos, estudiantes, investigadores y al público en general, porque en la primera parte es una novela realista, construida a través de los diálogos con los habitantes de esas comunidades chiapanecas, se muestran las tradiciones, el rito, la medicina, emociones y religión, entre otras. Para algunos, la mujer tzotzil puede estar loca, es un pecado, una curandera o tener epilepsia, lo cual sería simbólico, porque en realidad es una forma de entender la sorpresa o el miedo que nos da convivir con los indígenas, los desposeídos, con los enfermos o locos, que etiqueta la sociedad, dijo la investigadora. En la segunda mitad, explicó de manera pormenorizada, los principales conceptos del filósofo austriaco, que no es fácil de entender, pero son muy interesantes conceptos, una de sus obras es “Investigaciones filosóficas”. En la presentación del volumen que cuenta con 580 páginas participan Laura Hernández, investigadora de la UAM Iztapalapa, Jesús Ruvalcaba, Eva Salgado, investigadores del CIESAS y el autor.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
345
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.