Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Presentan obra sobre el abuso infantil en el Teatro “El Granero”

22/10/2011 09:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El tronco de lo que antes era un árbol se alumbra con la luz de un vela, ilumina el vuelo de una mariposa, su aletear es acompañado de la voz de una niña, Armida, quien cuenta su trágica historia. Así es como comienza la obra de teatro “La niña de Tecún”. La puesta en escena es interpretada por títeres, de la compañía “La Talacha Teatro”, que se mueven en cinco diferentes espacios. La dirección corre a cargo de Austin Morgan y la historia de Armida está basada en “La pequeña Tijuana”, cuento de Virginia Hernández. La obra cuenta la historia de esta pequeña guatemalteca, quien es vendida por su padre, para que éste se vaya a Estados Unidos. Armida cae a la casa de citas de Torina, una vieja gruñona, que explota a sus empleadas. Sin embargo, Armida no queda desprotegida, encuentra a una protectora, a su amiga la Toña, quien está planeando como salir de ahí. Este personaje tiene un enamorado, Tambuco, un discapacitado mental, que trabaja en la morgue. El padre de Armida muere a manos de Yakusa, el pollero, cliente de Torina. Yakusa, que dicen es “un chino pervertido”, quiere tener relaciones sexuales con Toña, pero ésta además de estar urdiendo su plan de escape, está muy enferma. El escape de Toña y Armida se detiene por los dolores que aquejan a la primera. Yakusa harto del incumplimiento de Torina, va a reclamarle y ésta le promete que si no llega Toña, le dará una muchacha “nueva, sin estrenar”. Armida, preocupada por su amiga se queda cuidándola, mientras agoniza. La muerte de Toña ocurre simultáneamente al cierre del trato de Yakusa y Torina. La obra termina con Armida llorando en la que era la cama de Toña, llorando desconsolada por la muerte de su amiga, así como a su nuevo oficio; mientras la pequeña llora se abre la puerta y entra Yakusa. Al finalizar la puesta en escena se realizó una mesa de reflexión, donde participaron la directora de Educación para la Paz, Mónica Mendoza, quien expresó lo impactada que estaba por la obra. Ella le preguntó al público cómo se sentían, a lo que ellos contestaron: tristes, indignados, shokeados, con miedo, entre muchos otros adjetivos, con el mismo campo semántico. Leticia Vargas, especialista en casos similares a la obra, dijo que “la pieza es importante, porque nos hace visibilizar la violencia que viven los niños y con esto ya no nos será indiferente”. También comentó que la educación que reciben los pequeños anula sus sentimientos y con esto su capacidad de autoprotección, “los sentimientos nos ayudan a sobrevivir”. Por su parte, el director de la obra comentó que el cuento en su versión original es mucho más crudo. También discutió lo importante que sean títeres y no humanos los que interpreten esta historia. “Los títeres nos dan, les dan a los niños una visión alejada del problemas, más al final la lección se compenetra totalmente” Además expresó que la violencia infantil no debe ser un tema vetado para los niños, porque de nada sirve ocultarles la realidad. En la obra se presentan varios paradigmas de discriminación: pobreza, etnia, discapacidad, edad y experiencia. “La niña de Tecún” se presenta del 1 de octubre al 11 de diciembre, con funciones los sábados y domingos, en el Teatro El Granero.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
146
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.