Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Presentarán nueva colección de la obra de Artemio de Valle Arizpe

16/06/2009 10:53
0

A través de leyendas, crónicas y relatos de Artemio de Valle-Arizpe, que fue Cronista de la Ciudad de México, se exponen sucesos acaecidos en la capital, retomados en una nueva colección que será presentada este miércoles, en la Sala Adamo Boari, del Palacio de Bellas Artes. Presidirán el evento Germán Argueta, Mauricio Carrera y Eduardo Antonio Parra, en una mesa moderada por Porfirio Romo, con la finalidad de exponer una colección compuesta por siete obras de De Valle-Arizpe, de Editorial Lecoturm. "Artemio de Valle-Arizpe fue historiador-novelista, una persona objetiva con gran imaginación que se plasmó en sus relatos; no evadió a la época Colonial y, habría que leerlo como un escritor interesado en encontrar un estilo y una vertiente sobre la cual escribir". Lo anterior lo aseguró Mauricio Carrera, uno de los cinco escritores del prólogo de las obras de Don Artemio, como le llaman sus amigos, lectores y admiradores. De Valle-Arizpe nació en 1884 en Saltillo, Coahuila. Sus primeros estudios fueron en el antiguo Colegio de San Juan, donde los jesuitas enseñaban a los niños de la clase alta. Se tituló en 1910 como abogado de la Escuela Nacional de Jurisprudencia y poco después fue diputado del Congreso de la Unión en representación de un distrito de Chiapas. En 1919 ingresó al servicio diplomático como secretario de la Delegación Mexicana en España, Bélgica y Holanda. En este año publicó su primera novela "Ejemplo", que mostraba su gozo por la investigación, evidenciando el pasado de México, a través de la reconstrucción histórica. En entrevista, Mauricio Carrera habló acerca del contenido y la forma de las obras de De Valle-Arizpe y dijo que "fue alguien interesado en proporcionarnos una historia de México y, en ese sentido, un orgullo por ser mexicanos", así nos enseña a amar a la ciudad por su gran historia y sus calles. Carrera asentó que De Valle-Arizpe fue un escritor de tiempo completo, que revisaba libros y hurgaba en los archivos, al mismo tiempo, dedicaba largas horas a la escritura, debido a la máxima latina causante de su motivación: Nulla dies sine línea. (Que no pase un día sin escribir una sola línea) Por esto, "él no fue un gran aventurero; aunque vivió en España durante un tiempo, entonces, su única aventura fue la del viajero temporal, la de haber preferido el tiempo pasado, el tiempo de antaño, ese es el viajero que fue", reiteró el escritor. Sigue Presentarán nueva colección/dos/escritor. . Mediante un lenguaje exquisito y delicado donde usa el arte de Churriguera, De Valle-Arizpe retoma pasajes de la Conquista y la Colonia, por lo que "en ocasiones es muy complicado de leer; es un escritor por completo churrigueresco y barroco que yuxtapone muchísimos vocablos con una sintaxis muy especial pero, precisamente, eso es lo que hace el estilo", aseveró Carrera. La mayor parte de la obra del ensayista pertenece a la corriente literaria del colonialismo, que surgió como consecuencia del movimiento armado y del espíritu nacionalista de la Revolución, que provocó una fuga al pasado en diversos escritores. Entre éstos mencionó a Francisco Monterde, Julio Jiménez Rueda, Manuel Horta, Ermilo Abreu Gómez, Alfonso Cravioto, Genaro Estrada y Manuel Toissaint. Sin embargo, "se le da mayor importancia [a De Valle-Arizpe] porque es el que escribió mayor obra en cuanto a volumen y penetró en el gusto popular" sostuvo el autor, además, afirmó que su popularidad se debió a la unión de personajes en situaciones determinadas y un lenguaje popular. "El fue fiel a sus ideas, sólo hay que ver sus fotografías", aseguró Carrera, como evocación a las anécdotas de Don Artemio, quien se creó una imagen personal acorde a sus intereses intelectuales, por lo que se diseñó un bigote con picos levantados, vistió trajes con chalecos cortados metódicamente, capa dragona y un sombrero de paja. Carrera garantiza que el lector del siglo XXI encontrará gran entretenimiento en las obras de este autor, en las que podrá conocer historias y temas como la juventud de Hernán Cortés, y trazos del feminismo del siglo XX, entre otros. Andanzas de Hernán Cortés y otros excesos (1940); El Canillitas (1941); Calle vieja y calle nueva (1949), La Güera Rodríguez (1949) e Inquisición y crímenes (1952), son las recomendaciones para personas que deseen acercarse a un mundo de historias donde las calles de México y personajes de este país se muestran de un modo insólito, extravagante y atrayente. "Una vez que alguien le ha hincado el diente a una obra de Artemio de Valle-Arizpe, las nociones estilísticas se convierten simplemente en un juego más de Arizpe hacia nosotros y, en este sentido, es más fácil que nosotros busquemos qué otros libros leer de él", aseguró Carrera. Carrera está seguro que si De Valle-Arizpe viera la ciudad actual la contemplaría, en principio, con horror, porque sería completamente distinta a la que él vio y amó, pero no duda que el elegido cronista de la Ciudad de México en 1942, "intentaría caminar por las calles de esta ciudad, de entenderla y sería un buen cronista de esta noble y leal ciudad de México", finalizó el escritor. Mauricio Carrera es narrador y ensayista, becario del INBA (1985) y miembro del SNCA. Autor de obras como El club de los millonarios (1996), El tiburón de los cayos holandeses (2000) y Las hermanas Marx (2004). Fue ganador del Premio Nacional de Novela Jorge Ibargüengoitia en 2002, del Premio Nacional de Cuento Inés Arredondo en 2003 y el Certamen Internacional de Literatura Letras del Bicentenario Sor Juana Inés de la Cruz, en novela.

Más sobre

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en