Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Presentaron tres libros del poeta uruguayo Alfredo Fressia

17/03/2012 04:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Del poeta uruguayo radicado en Brasil, Alfredo Fressia (Montevideo, 1948) se presentaron en la Casa Refugio Citlaltépetl de esta ciudad tres de sus más celebradas obras, tituladas “Destino: Rúa Aurora”, “El memorial de hombres que me amaron” y “Poeta en el Edén”. Con los libros de formato pequeño, coloridas portadas y editados por el nuevo sello Mafia Rosa, en las manos, el autor dijo: “Uno no elige su destino, pero puede elegir su ciudad, esa parte medular de nuestro destino”. El público en la casa, selecto y conocedor, escuchó atento esas palabras y las celebró bastante. Con los comentarios de la escritora y experta en letras, María Luisa Martínez Passarge, la velada literaria, estuvo plena de alegorías lingüísticas como que la poesía de Fressia está contenida de los seres humanos que han habitado en su geografía y en su circunstancia; “Somos viajeros y seres en tránsito”. Fressia, profesor de Literatura, se desempeña como periodista cultural, explicó la víspera. Es traductor de poesía brasileña al español, vive en São Paulo desde 1976 y su obra poética incluye “Un esqueleto azul y otra agonía” (1973), “Clave final” (1982), “Noticias extranjeras” (1984) y “Cuarenta poemas” (1989). En el acto se informó en detalle que a él se deben también “Frontera móvil” (1997), “El futuro/ O futuro” (1998), “Amores impares” (1998), y “Veloz eternidad” (1999). En México ha publicado “Eclipse. Cierta poesía (1973-2003)” en Alforja- Conaculta, 2006, y “Destino: Rúa Aurora” (Thélema, 2007). Para el poeta Alfredo Fressia su obra “se urde en la vivencia y en el recuerdo de ese juego corporal donde se ensombrecen los unos a los otros, donde el volumen más grande devora al chico, o donde los convencionalismos impiden la visión y el nombre de los hechos…”, según ha manifestado. “La imposibilidad es el soplo que atiza este fuego verbal que aluza el tiempo, la repetición de ciertas historias. Es la posibilidad de alumbrarse a sí mismo. Las fronteras terrestres son extrañas como los límites del cuerpo; la persona, la máscara, ignora en realidad su verdadero nombre mientras no se lo pregunte…”. El poeta Fressia se reconoce demasiado extenso, con más definiciones que ser un militante, un hijo, un ciudadano, un exiliado, un inquilino, un varón. No le caben los amores y el recuerdo. Inventa esa frontera móvil que lo aleja de adjetivos, de ropajes y géneros estrechos, es lo que señalaron los críticos. “Nada sabes de mis íntimos paraísos artificiales, y te ofrezco las costillas húmedas y turgentes para que sigas modelando al mundo mientras duermo. Soy un niño inmenso escribiendo dócilmente en el barro del Edén. Tengo un muñeco de porcelana blanca”, dijo el vate.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
277
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.