Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Se hace presente Colombia en el programa de danza “Transversales”

10/08/2011 02:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un espectáculo donde una bailarina cuenta sus experiencias con hombres que la han marcado la vida, y en el que un elemento central son 400 vasos de cristal sobre el escenario, es “¿Por quién lloran mis amores?", estrenada anoche en el Teatro El Galeón del Centro Cultural del Bosque (CCB). Se trata de una coreografía presentada en el marco del Encuentro Internacional de Escena Contemporánea “Transversales 2011”, por la compañía colombiana L´explose, bajo la dirección del coreógrafo Tino Fernández, quien vuelve a la pureza de la danza como único medio de expresión, pero con la madurez que le ha dejado el trabajo con actores en sus últimos montajes. El montaje está construido a partir de un espacio escénico conformado por 400 vasos de cristal y dos muros laterales de reflectores, que encierran a la única bailarina del “show”, aún más en su propia intimidad, haciendo del espectador un voyeurista de su privacidad. “La obra habla de la fragilidad del ser humano, de la desnudez a la hora de contar nuestros sentimientos y emociones”, explicó Fernández a Notimex. Explicó que no es que a ella le haya ido mal con los hombres, sino que es una excusa para hacer la dramaturgia de la misma obra. Cuenta desde su primera relación con el padre, hasta la inicial de tipo amoroso. Es un recorrido por su vida, destacó. Animada por impulsos emotivos y el movimiento transformado en una acción consciente al servicio de la situación dramática, la obra es un espectáculo que atrapa a los asistentes, por la sensualidad y movimientos coreográficos de Luisa Fernanda Hoyos, bailarina de origen colombiano y quien se presenta desnuda. Por espacio de 60 minutos, “¿Por quién lloran mis amores?” es también una obra de riesgo, pues durante el juego escénico de la ejecutante con los vasos de cristal, éstos representan un riesgo, toda vez que ruedan de un lado para otro, además de que corre el riesgo de que se rompan. Es en parte hermoso, peligroso y dócil. “Los vasos los tenemos como una metáfora de la vida misma, esa transparencia y fragilidad. Además de que constituye un reto para la dramaturga Juliana Reyes y para mí como director al tratar de montar esta coreografía. “Los vasos son periodo de riesgo y son latente, pues en un párpado se pueden romper en un sitio del escenario”, refirió Fernández al tiempo que añadió que la contraposición entre un espacio frágil, transparente y la fuerza y potencia de la danza, permite que la bailarina sumerja al espectador en su propio universo, invitándole a cuestionarse sobre el suyo. Los vasos son, pues, un camino cristalino que permite vislumbrar lo vivido, para construir sobre el reflejo del pasado los cimientos de un futuro incierto. Acompañada por un collage musical conformado por distintas piezas musicales, la desnudez física se convierte en metáfora de la entrega absoluta, con la cual decide iniciar la travesía hacia sí misma, para descubrir y exorcizar sus dolores, temores y pérdidas. La obra en sí, conjuga lo teatral, con el movimiento, con lo plástico, con el performance.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
56
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.