Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sociedad Mexicana escriba una noticia?

Prevé México consolidar el próximo año su presencia internacional

30/12/2009 06:23 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con miras a posicionar a México como uno de los países más importantes en el mundo, la política exterior mexicana se concentra en las cumbres mundiales de las que el país será sede, así como de la recepción de decenas de dignatarios internacionales que visitarán el territorio nacional en 2010. Luego de que en 2009 la política exterior mexicana debió enfrentar serios desafíos, debido al brote de influenza A H1N1) -incluyendo la discriminación de connacionales en China-, el próximo año la prioridad se centra en mejorar la posición de México en el exterior. Como parte de la agenda de actividades más sobresalientes de la Cancillería se encuentran el Foro Global de Cambio Climático y la Cumbre Mundial sobre Migración. Otro asunto relevante a tratar será la relación con España, pues además de constituir de por sí una de las más importantes de México con el exterior, esa nación ocupará la presidencia de la Unión Europea en el primer semestre. Con la propia Unión Europea, el trato será especialmente trascendental, porque a partir de 2010 se comenzará la era en que México será considerado plenamente como socio estratégico de los países del nuevo mundo. Eso significa que a partir de 2010, México ocupará un lugar privilegiado en cuanto a la cooperación económica y comercial, así como en el diálogo político en temas como medio ambiente, seguridad, desarme y combate a la delincuencia transnacional. Además, conforme a lo establecido tanto en el Tercer Informe de Gobierno del presidente de la República, Felipe Calderón, como en el Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012 la política exterior nacional continuará con cuatro ejes básicos: Convertir a la política exterior en palanca del desarrollo nacional; el papel central de México en la construcción de un nuevo orden mundial; la diversificación de la agenda y la presencia de México en el exterior y la migración. Sobre este último tema, destaca el reconocimiento de que México debe construir una nueva cultura de la migración, sobre todo al interior de sus propias fronteras, al respetar y proteger los derechos de los migrantes en territorio nacional. Año del Bicentenario Para conmemorar el Aniversario 200 de la Independencia de México y el Centenario de la Revolución Mexicana, el gobierno federal planea diversas festividades a las que han invitado a un numeroso grupo de dignatarios internacionales. De acuerdo con lo que ha señalado en entrevista el subsecretario de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Cancillería, Juan Manuel Gómez Robledo, la recepción de jefes de Estado, presidentes y primeros ministros extranjeros será parte de la agenda. Los dignatarios internacionales, explicó, participarán en los festejos patrios a invitación del gobierno de México, de acuerdo con los lineamientos en materia de relaciones exteriores planteados por el Ejecutivo federal, Felipe Calderón. Asimismo, se prevé la participación de México en organismos internacionales como el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), del Grupo de los cinco (G-5), que incluye también a India, Sudáfrica, China y Brasil. Además se incluye en la agenda como asunto relevante la colaboración de México en el Grupo de Río, cuya Secretaría General ocupará hasta 2010. Esto es parte de la estrategia mexicana para ocupar cargos relevantes en la construcción del nuevo orden mundial. México ha presentado y obtenido candidaturas en organismos como la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Organización de las Naciones para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) y otros órganos de la ONU. 2009, año de la influenza El año que está por concluir ha sido para México uno de los más complejos en cuanto a la defensa de los intereses nacionales a escala global. A finales de abril, con el brote del virus de influenza A(H1N1), de reciente descubrimiento, México enfrentó algunas dificultades en la relación con otros países. Argentina, Cuba y Ecuador cerraron sus vuelos comerciales con México; Canadá canceló vuelos charter; en tanto que Singapur, Japón y otras naciones impusieron de manera repentina el requisito de visa para los mexicanos que pretendan ingresar a su territorio. Aunque de manera paulatina los vuelos se regularizaron y Japón suprimió el requisito de visa el 22 de mayo y Singapur lo hizo el 11 de mayo, los problemas con China y con Cuba fueron mayores. China estableció medidas abiertamente discriminatorias contra ciudadanos mexicanos, como la cuarentena obligatoria por razones de nacionalidad, sin importar si las personas se encontraban o no infectadas del virus de A(H1N1). Las circunstancias llegaron a punto tal que el gobierno mexicano emitió una alerta para no viajar a China y el 3 de mayo alquiló un avión de Aeroméxico para repatriar a 127 mexicanos que fueron objeto de trato discriminatorio. A la llegada del vuelo -que arribó la madrugada del 6 de mayo a México- la primera dama, Margarita Zavala, acudió a dar la bienvenida a los connacionales que sufrieron reclusión obligatoria, bajo la vigilancia del ejército chino. El caso de Cuba, la influenza provocó un nuevo desencuentro en las relaciones. Poco después de conocerse la presencia del nuevo virus, el comandante Fidel Castro publicó una "reflexión", en la que señaló que la enfermedad se conocía desde antes de que el presidente de Estados Unidos Barack Obama, visitara a México, en abril. El gobierno mexicano desmintió la información y después admitió que estaba prestando asistencia consular a varios estudiantes mexicanos residentes en Cuba, seis de los cuales fueron hallados infectados con el virus. Aunque los roces diplomáticos se superaron finalmente, el desencuentro provocó que el presidente Felipe Calderón no cumpliera la visita que había programado a la isla para el primer semestre del año. Incluso, no visitó Cuba ni en los últimos meses del año. Doble visita de Barack Obama Tras el triunfo del demócrata Barack Obama en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, en noviembre de 2008, surgieron grandes expectativas. Se trata del primer presidente afromericano que toma posesión en la era moderna de Estados Unidos; su victoria, representó para muchos una auténtica esperanza en el contexto de crisis económica y política de ese país, luego de ocho años de gobierno de George W. Bush. Antes de su toma de posesión de Obama, el presidente de México, Felipe Calderón, lo visitó en enero para sostener una charla oficial, en Washington. Fue el único jefe de Estado que recibió el entonces mandatario electo. Ese acto fue considerado por muchos como un indicativo de la importancia que el régimen de Obama otorgaría a la relación con México. De hecho, en abril el presidente Obama hizo su primera visita oficial al país, al acudir al Distrito Federal para dialogar con su homólogo mexicano, Felipe Calderón, con quien platicó sobre seguridad bilateral, asuntos económicos y la relación política. Después, en agosto, el presidente Obama fue recibido en Guadalajara por el presidente Calderón durante la Cumbre de Líderes de América del Norte, ocasión en la que los mandatarios coincidieron en la necesidad de fortalecer la relación bilateral. También, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Rodham Clinton, estuvo en México antes de la visita del presidente Obama para ultimar detalles y dar seguimiento a los avances de la Iniciativa Mérida. En ese tema, la cooperación en materia de seguridad ha sido intensa, al haberse anunciado el establecimiento en México de una oficina bilateral para dar seguimiento a los programas y con el flujo de entrenamiento y recursos desde Estados Unidos. No obstante la relación cordial, la embajada de Estados Unidos permaneció sin titular desde enero, cuando presentó su renuncia al cargo el embajador Antonio O. Garza, quien se mantuvo en el puesto por seis años. El polémico nombramiento del nuevo embajador, Carlos Pascual, se concretó el 9 de agosto, cuando presentó sus cartas credenciales en Guadalajara, Jalisco. De hecho, el presidenta Barack Obama descendió del avión oficial "Air Force One", el enorme jumbo que lo transporta en las giras internacionales, abrazado de Carlos Pascual.


Sobre esta noticia

Autor:
Sociedad Mexicana (21910 noticias)
Visitas:
179
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.