Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elbuenfutbol escriba una noticia?

Proeza venezolana

01/08/2012 21:07 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Limardo venció en la final al noruego Bartosz Piasecki

Hoy nos enteramos de una proeza latinoamericana: Rubén Limardo, venezolano, ganó una medalla de oro para su país después de 44 años. La única dorada para ellos, hasta ayer, la había conseguido el boxeador Francisco Morochito Rodríguez, aquí en México 1968.

Ramón Fonst, cubano, ganó la primer medalla de oro en la disciplina en París 1900, hace más de un siglo.

Pero ante lo memorable, siempre, vía política, aparece lo cobarde. La derecha antichavista apeló, sólo por interés ajeno al deporte, que a su país le fuera mal, o lo que es lo mismo, que le fuera igual que siempre en Londres 2012.

El hoy histórico Rubén Limardo no es chavista ni nada parecido, pero ante su triunfo, más honesto que político, le dijo a Chávez: "Estoy muy contento y agradecido con usted por el apoyo al deporte nacional". El detalle, por supuesto, lo vio mal la oposición, que desde sus medios festejaron a medias el inolvidable triunfo.

El presidente, vía telefónica, le recordó al campeón: "Estoy muy feliz muchacho, hijo. Rubén, tú sabes que Bolívar dijo un día, «Dios concede la victoria a la constancia. Esto es producto de tu constancia»". El atleta, sincero, respondió: "Gracias por todo, ahora me uno a Morochito con esta medalla olímpica, y espero compartirla con usted y con el ministro de deportes, y con toda la gente de Venezuela".

A los contras, por supuesto, la respuesta les causó comezón. Hubieran preferido que Rubén terminara eliminado en las rondas eliminatorias.

Ramón Fonst, cubano como se ha dicho, es el más histórico de los latinoamericanos en Juegos Olímpicos. En 1900 daba clase con espada, sable y florete, hasta conseguir el primer oro para esta parte del mundo. Era zurdo, refiriéndose, claro, al uso de la mano.

Hoy, en 2012, Rubén Limbardo se convirtió en ídolo deportivo de Venezuela. Le agregó a Chávez, "siga ayudándonos que lo está haciendo muy bien. En el futuro no va a ser sólo una medalla, sino más porque usted está haciendo un excelente trabajo metiéndole la mano al deporte como debería ser, cosa que no se veía antes".

La derecha, con dolores de panza hace años, no sabe ahora cómo festejar el triunfo venezolano. La celebración sería darle crédito a lo que no dan crédito. Peor aún, se enteraron que Rubén nació diestro, derecho, sin embargo, por esas cosas de la vida, se hizo zurdo, y con ese brazo izquierdo se ganó la gloria... igual que el zurdo cubano Ramón Fonst, en 1900.


Sobre esta noticia

Autor:
Elbuenfutbol (276 noticias)
Fuente:
elbuenfutbol.com
Visitas:
160
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.