Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sociedad Mexicana escriba una noticia?

Profanan en México un promedio de 26 recintos católicos a la semana

26/02/2011 06:48 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los actos profanos contra templos e iglesias católicos de todo el país, para robar arte sacro, por delitos menores o por odio al catolicismo, han aumentado hasta alcanzar un promedio de 26 recintos por semana. De acuerdo con un informe de la unidad de investigación del Centro Católico Multimedial (CCM), en colaboración con el Consejo de Analistas Católicos de México (CACM), la profanación de recintos católicos ha aumentado sistemáticamente durante los últimos 17 años. Según los registros recabados por estas organizaciones, la ola de violencia contra los 11 mil templos distribuidos entre las 18 provincias eclesiales del país, fue de dos por ciento por año antes de 2000, lo que significa cuatro recintos profanados a la semana. Especifica que de 2000 a 2006 la cifra aumentó a un cuatro por ciento equivalente a ocho templos atacados semanalmente, pero de 2007 a la fecha creció 12 por ciento, correspondiente a 26 iglesias afectadas, lo que representa un aumento del 600 por ciento en los últimos 20 años. Estos datos, destaca el estudio, ubican a México como el país donde más ataques se registran contra las iglesias católicas, seguido en orden descendiente por Colombia, Brasil Guatemala, Venezuela, El Salvador y Argentina. Según esa investigación, 42 por ciento de los ataques mencionados están relacionados con el crimen organizado especializado en el robo de arte sacro, cometido por bandas que estudian el acervo y clasifican los objetos que planean robar. Estas bandas delictivas poseen catálogos de obras de arte que muestran a sus clientes e incluso difunden a través de internet; en algunos casos estas bandas trabajan por encargo de galerías que se prestan para la venta de las obras de arte principalmente de la época virreinal, señala este estudio del CCM. Estos delincuentes se especializan en el robo de joyería, crucifijos, coronas, vestidos de imágenes con bordado en oro y plata, pinturas al óleo, lienzos sagrados y escudos, piezas artísticas de talla en madera y policromado, esculturas, cuadros, medallones con acabados en estofado de oro, estilo barroco y neoclásico. Esa investigación indica que los ladrones de arte sacro ganan así unos 83 millones de pesos al año y se presume que sus clientes principales, coleccionistas y anticuarios, se encuentran en las ciudades de México, Guadalajara y Monterrey, así como en Estados Unidos, Sudamérica y Asia. El segundo grupo de profanadores de iglesias está clasificada por este estudio como el de las personas que se dedican al robo exprés de objetos religiosos en menor escala. Este tipo de delitos representan 21 por ciento de los ataques a templos y van desde la sustracción de cestos de limosnas, biblias y libros de oración, lo mismo que equipos de sonido, computadoras y objetos religiosos utilizados para la celebración del culto. En este grupo se encuentran los llamados “metaleros” o delincuentes de cobre, que roban alrededor de 50 campanas por año principalmente aquellas con más de dos siglos de fabricación por la reconocida pureza del material que se utilizaba entonces. El último grupo es el de delincuentes anti católicos, que son responsables de 37 por ciento de las profanaciones, y corresponde a personas con creencias religiosas opuestas a la fe católica. En esta categoría la investigación también incluye a aquellos sujetos que operan bajo un perfil político que en ocasiones responden a grupos aislados de la delincuencia organizada. El estudio señala que tras los ataques a la Iglesia ha sido posible identificar un odio especial de estos delincuentes contra la madre de Dios, en sus diferentes advocaciones y sobre todo al lugar donde se le rinde culto. Puntualiza que siete de cada 10 recintos profanados por estos motivos son santuarios marianos, y lamenta la falta de eficacia al investigar y sancionar a los delincuentes a fin de inhibir los ataques contra los templos e iglesias católicas.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Sociedad Mexicana (21910 noticias)
Visitas:
6
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Roberto Díaz Ramírez (26/02/2011)

Incluso se roban las campanas de las iglesias para venderlas en empresas recicladoras de metales y evidentemente compradoras de materiales robados, por 200 pesos, ahí nomás para la dosis diaria de droga.