Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Distrito Federal escriba una noticia?

Proteger a defensores de derechos humanos es por el bien de todos

16/12/2011 09:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En un contexto de violencia, proteger y manifestar solidaridad con los defensores de derechos humanos, “verdaderos paladines” de la democracia, es lo menos que se espera de una sociedad consecuente con el respeto a los derechos humanos, consideraron analistas. Durante la presentación del libro “Un mundo nuevo. Eleanor Roosevelt y la Declaración Universal de los Derechos Humanos”, de la autora Mary Ann Glendon, los participantes en el acto advirtieron que en una sociedad donde no se respeten los derechos humanos, cualquier persona puede ser víctima, nadie estaría a salvo. Convocados por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), el Fondo de Cultura Económica (FCE) y la Universidad Panamericana (UP), editores del libro, los participantes hicieron notar que la lucha por la defensa de los derechos humanos es permanente. El secretario de Vinculación con la Sociedad Civil e Incidencia en Políticas Públicas de la CDHDF, José Antonio Guevara Bermúdez, comentó que el libro contiene cuatro principios base para toda negociación política de derechos humanos, tanto de aquella como de esta época. En primer lugar, dijo, la persona es más importante que cualquier grupo nacional o cultural al que pertenece; en segundo, la mente y la conciencia de la persona es la más sagrada e inviolable posición. En tercer lugar, añadió, cualquier presión del Estado, Iglesia u otro grupo que genere coerción en el consentimiento de la persona es inaceptable, y por último, al tener en cuenta que tanto los grupos como los individuos pueden estar en lo correcto o equivocarse, la libertad de conciencia debe prevalecer. “Sinceramente, creo que es un libro que vale mucho la pena ser leído por cualquier persona interesada con los antecedentes de la declaración y con la personalidad de la señora Eleanor Roosevelt”, enfatizó. Al tomar la palabra, el representante en México de la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), Javier Hernández Valencia, sostuvo que la obra sobre el nacimiento de la declaración no significa historia antigua, sino de actualidad “porque hoy en día se producen y debaten temas de derechos humanos”. En ese sentido, exhortó a proteger y acompañar a las y los defensores de derechos humanos de América Latina, a quienes llamó “paladines” de las garantías de las personas. “Creo que debemos seguir en esa tarea: protegerlos, hacer evidente nuestra solidaridad con ellos y provocar y crear también las condiciones para que sus testimonios y sus aportes sean frutos de ocasiones académicas”, subrayó. Hernández Valencia recordó que Latinoamérica jugó, y continúa jugando, un rol fundamental en la construcción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. “Aun cuando no tenemos un gran paladín, una persona cuyo recorrido culmina y se expresa en un documento como la declaración, sí tenemos un aporte latinoamericano; sin embargo, eso no quiere decir que paladines latinoamericanos no falten”, apuntó. A su vez, el rector de la Universidad Panamericana campus ciudad de México, José Manuel Núñez Pliego, se pronunció porque la Declaración Universal de los Derechos Humanos se lleve al seno familiar y al ámbito escolar. Citó a Eleanor Roosevelt, quien dijo que “después de todo los derechos humanos inician en lugares pequeños”. Núñez Pliego consideró que los derechos ciudadanos dignifican en una doble dirección: porque al respetarlos se admite la naturaleza humana de toda persona y al respetarlos se nos hace más humana. Consideró que en el contexto de violencia que vive el país, en la cual se levantan voces que quisieran excluir los derechos humanos en pro de rescatar la paz, se corre el riesgo de no respetar los derechos de las personas. Justamente este día en que se cumple un año del asesinato de Marisela Escobedo, la CDHDF hizo un llamado para reforzar la investigación del caso y encontrar a los responsables. Marisela Escobedo luchó de manera incansable para que se investigara el asesinato de su hija Rubí Marisol. Emprendió por su propia cuenta la indagatoria para dar con la persona que mató a su hija, y fue por realizar estas acciones que competen al Estado mexicano, que finalmente fue asesinada. La CDHDF señaló que la mejor forma de recordar y seguir el ejemplo de Marisela Escobedo es realizar una investigación fructífera del asesinato de su hija y continuar al mismo tiempo con la investigación de todas las personas defensoras de derechos humanos agredidas en este país.


Sobre esta noticia

Autor:
Distrito Federal (6654 noticias)
Visitas:
103
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.