Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Proyecta Museo Nacional de Historia su museografía hacia Bicentenario

22/12/2009 12:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con dos antecedentes en su haber, el Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec, ha reorientado su museografía con miras a los festejos de 2010 por el Bicentenario de la Independencia de México. En entrevista, el director del recinto, Salvador Rueda Smithers, explicó que en esta primera década del siglo XXI la visión se ha orientado hacia los procesos, con la finalidad de explicar la historia de las propias piezas que lo integran. Para que así el público comprenda que los museos no son instrumentos de la historia sino de la memoria, añadió el titular del museo que tiene 65 años de existencia. "Ahora no buscamos las piezas que tienen un significado de reliquia patriótica como hace 100 años, sino los elementos que hablan más del cuerpo humano como objeto de historiografía", dijo al añadir que desde sus inicios ha caminado a la par de la historiografía. Esto significa, precisó, que ha funcionado de acuerdo con la perspectiva de los historiadores, pero ahora toma un nuevo rumbo. El criterio del discurso científico y museográfico con el que se presenta el recinto del Instituto Nacional de Antropología e Historia es reflejo de las conmemoraciones por el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución Mexicana. "En estos 65 años, conforme se logró hacer de lado el discurso oficial historiográfico, el museo se alejó de la línea moral-cívica del discurso para hacerla más explicativa en el sentido de los sucesos de la historia", indicó. En opinión de Rueda Smithers es necesario que se cambie la idea que ha predominado sobre la función del museo, en lo que "lo primero es desterrar la impresión de que una visita sustituye la lectura". Lo anterior, pues "si se quiere saber de historia hay que leer libros; si se quiere saber cómo se ha recordado y dibujado el pasado histórico de generaciones de mexicanos, para eso están estos recintos", subrayó. Agregó que el museo además de ser una síntesis de la realidad, es una máquina de pensar, que en el caso del Museo Nacional de Historia se cuenta con un acervo de 90 mil objetos que testimonian 200 años de historia. Aclaró que desde el punto de vista cronológico no existen lagunas, aunque el discurso llega hasta 1920 o 1925 y con el videomural se amplía hasta 2000, a través de una sucesión de imágenes muy rápidas, por lo que de los hechos reciente sí hay una carencia. Si bien desde el punto de vista cronológico está cubierta, en lo temático no, y tampoco tiene que ver con la falta de piezas sino con la decisión de los historiadores de hacerlo así, así como por la falta de acervo sobre el siglo XX. "Este museo está dedicado a los protagonistas de momentos fundacionales, pero faltaba darles estatura humana. No se trata de juzgarlos, ni por parte de los historiadores ni de los visitantes, sino explicarlos y dar elementos" para entenderlos, dijo. "Pero para ello se requieren bases sólidas que permitan tener el contexto y eso se logra a través de los objetos, pero muchos de ellos dejaron muy pocos, a diferencia de lo que sucede con Maximiliano y Porfirio Díaz", señaló. También resaltó que el recinto ubicado en el Castillo de Chapultepec no ofrece una mirada sacralizadora de los personajes, hubo un cambio de la mirada patriótica a la mirada inquisitiva. "En ningún momento establecemos juicios, pues como decía (el historiador) Edmundo O"Gorman, nuestra función no es regañar a los muertos sino entenderlos. Lo que buscamos es dar una visión inquisitiva, que llame la atención, que sea lo más inteligente posible". Es decir, "que la gente común que la historia es contingente y que las decisiones políticas cuentan; que los personajes se equivocan, como fue el caso de Bernardo Reyes y Madero, pero también que en el juego político hay reglas que no se pueden pasar por alto y que no hay mucho margen de movimiento. Ahí no hay amigos, hay aliados". En cuanto a los planes para 2010, en el marco de las conmemoraciones, Salvador Rueda manifestó su interés por impulsar el estudio de la historia política, con la lectura de documentos importantes para México, fundamentalmente de la Independencia y la Revolución. Entre ellos, de Hidalgo, Morelos, López Rayón, los de Chilpancingo y Apatzingán, el Plan de Iguala, las reflexiones sobre la guerra de Independencia, los escritos de Iturbide, Guadalupe Victoria y Guerrero, entre otros de la Independencia y la Revolución. En materia de exposiciones, adelantó que se presentará una muy vasta, con un sentido más bien didáctico, titulada "El amanecer de la nación", que abarcará de 1765 a 1830, es decir la de la generación que le tocó vivir a Morelos, López Rayón y otros. Detalló que la cronología iniciaría el 30 de septiembre de 1765 -día en que nace Morelos- y concluiría en 1830, cuando se da el golpe de estado a Gómez Pedraza, la conversión de Valladolid en Morelia y la llegada de Guerrero, por mencionar algunos hechos. Finalmente, Salvador Rueda informó que el tema de la Revolución será abordado con muestras de fotografía, un ciclo de cine-debate con documentales históricos, que llegaría hasta los cristeros, y una serie de conferencias.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
137
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.