Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bionero escriba una noticia?

Los pueblos por la Paz con Justicia y Dignidad

29/08/2011 19:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los pueblos por la Paz con Justicia y Dignidad por Tunuary y Cristian Chávez* Última modificación Aug 29, 2011 06:47 PM La Jornada Jalisco — archivado en: , ,

La protección de los territorios es un reclamo histórico de los pueblos originarios en este país, este es un derecho reconocido principalmente en convenios internacionales signados por el Estado mexicano, aunque no se encuentran protegidos del todo en la legislación nacional.

Los pueblos por la Paz con Justicia y Dignidad

Celebración del Día Internacional de los Pueblos Indígenas en el Congreso del Estado de Jalisco. Fotografía por: Arturo Campos Cedillo.

Uno de los factores que ha mermado significativamente el efectivo cuidado de dichos territorios es la proliferación de bandas de la delincuencia organizada que responden a la implementación de megaproyectos económicos tanto legales como ilegales, incluso el Estado mexicano reconoce esta figura en la Convención de las Naciones Unidas Contra la Delincuencia Organizada Trasnacional(Convención de Palermo). Convenio en el cual hoy el Estado mexicano justifica la injerencia de agentes estadounidenses de la DEA y la CIA en operaciones dentro del territorio nacional. Es decir, se trata de trasnacionales con poder político y económico implementando planes económicos y de "desarrollo".

Y la economía es economía; al hablar de delincuencia organizada, para la mayoría de la población es sinónimo de narcotráfico. Para los pueblos indígenas es eso, pero no sólo eso, es también el mercado ilegal de madera (entiéndase Cherán y la mayor parte de la meseta purépecha en Michoacán), es también el mercado ilegal de minerales que para ejemplificar basta citar los periódicos (Milenio, 14 de octubre de 2010) en los que se informa que 1.1 millones de toneladas de hierro han sido extraídas de las montañas michoacanas y exportadas de manera ilegal a empresas trasnacionales Chinas. Es pues una guerra por la apropiación de los recursos.

Para ello, el crimen organizado y empresas extractivas requieren territorios indígenas para su desarrollo; en este contexto han optado por arrebatarlo a las comunidades, que hoy en día conservan en sus territorios alrededor del 80 por ciento de los recursos naturales existentes en México, y que a la vez son los mas golpeados por los efectos de la crisis ambiental planetaria, parte de un llamado "cambio global"; llámese desertificación, erosión natural y cultural, deforestación, contaminación, injusticia ambiental y concentración del poder político y económico.

Los bosques de Cherán terminan en mercados "legales" de muebles que lucen quizás en puertas maltrechas de casas humildes y lujosos escritorios de oficinas gubernamentales, al igual que el hierro de la costa nahua de Michoacán termina en mercados "legales" de clavos y puentes, quizás en un ostentoso evento de inauguración de obras públicas del gobierno federal.

Estos factores, agudizados por la violenta intromisión de los operadores de los megaproyectos transnacionales tanto legales como ilegales están produciendo una profunda descomposición de los tejidos sociales-colectivos; disfrazados de conflictos comunitarios o intercomunitarios –que se maten todos contra todos–.

Mientras tanto, Ostula denuncia las agresiones en contra de su autonomía y su gente y espera la voluntad política que dé la certeza jurídica a la posesión de tierras que les habían sido arrebatadas hace mas de 40 años, recuperada en junio de 2009 y que ha costado la vida de muchos comuneros.

Junto con la Policía Comunitaria de la montaña y costa de Guerrero, Cherán y Ostula exigen las garantías legales para autoprotegerse de la violencia que impera en esas regiones, pues después de tanta muerte, se ha generado una falta de confianza en las instancias oficiales de seguridad.

La lucha wixárika por Wirikuta representa la combinación de varios factores, por una parte se trata de un proyecto con el potencial de arrasar el tejido cultural- comunitario e intercomunitario en un pueblo cuyo territorio continuo abarca una superficie mayor al del estado de Colima, en una región interestatal entre Durango, Zacatecas, Jalisco y Nayarit sumamente amenazada en sus alrededores por la presencia creciente de actos de violencia de la delincuencia organizada. Y de una pobreza en el Altiplano potosino inducida en gran parte por la desecación de las fuentes de agua subterránea, el despojo territorial y la afectación a los temporales de lluvias por parte de empresas agroindustriales que se empeñan en modificar el clima para evitar la lluvia y así su cultivos no se vean afectados por plagas y enfermedades que se generan en los frutos como la Podredumbre Gris en los jitomates, afectando así a todos los campesinos de la región que dependen de la lluvia.

La solución de los casos indígenas incluidos en la agenda del Movimiento Por la Paz con Justicia y Dignidad, no es sólo la atención a casos aislados y que nada tienen que ver con las miles de víctimas ciudadanas, sino que cada uno de esos casos representan extensas superficies territoriales de esta nación y miles de personas, que hoy claman una paz certera y duradera.

Así, salvar Wirikuta y con ello contribuir a salvar de un peligroso desgarramiento social y cultural a México es un acto de coherencia fundamental y paso imprescindible para la protección al tejido social de un pueblo, que basa la totalidad de sus dinámicas sociales y comunitarias en la preservación de su antigua tradición y peregrinación a este lugar sagrado. Es pues, la protección a los tejidos fundamentales en un territorio más extenso que el de un estado de la república.

Un ejemplo claro de que la paz que añora este país debe dar respuesta necesariamente a las exigencias colectivas que brotan por varias partes de la geografía nacional, fue la caravana denominada Agua y Paz para Todos y para Siempre organizada por el pueblo en lucha de Temacapulín, en Jalisco, que mantienen una intensa lucha en contra de la construcción de la presa El Zapotillo, que amenaza con inundar tres antiguas comunidades, evento en el que anunciaron su adhesión al movimiento que encabeza Javier Sicilia, quien incluso envió una carta de solidaridad a esta caravana.

No puede existir la paz cuando hay una amenaza sobre todos los tejidos sociales construidos en cientos de años, cuando existe la amenaza devastadora de destrucción al medio ambiente, cuando todos esos megaproyectos trasnacionales legales e ilegales desbaratan los territorios, la comunicación, la confianza y el amor a través de sus violentos operadores.

Entender esto es una tarea urgente para los interlocutores del gobierno federal y para el propio movimiento por la paz, sobre todo hoy que está en puerta la Caravana al Sur a partir del 8 de septiembre, con un recorrido que incluye entre otros los estados de Morelos, Guerrero, Oaxaca y Chiapas, donde las respuestas son respuestas colectivas, donde están ellos, los pueblos.

*Vía La Jornada Jalisco, enlace:http://www.lajornadajalisco.com.mx/2011/08/29/index.php?section=opinion& article=006a1pol

tunuaryycristian@yahoo.com.mx


Sobre esta noticia

Autor:
Bionero (370 noticias)
Fuente:
bionero.org
Visitas:
200
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.