Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ejesus escriba una noticia?

¿Cómo puedo dejar de ser aval?

02/05/2017 18:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Aceptar ser aval de una persona constituye una gran responsabilidad que en muchas ocasiones se toma sin pensar en las consecuencias. Otra forma de ser "aval" es aceptar ser un 'deudor solidario' y tiene la misma implicación: en caso de incumplimiento con los pagos, el deudor solidario se encuentra obligado a hacerse cargo. En un crédito o préstamo con aval, la deuda es tanto de quien solicitó el dinero, como de quien lo avala. Pero, ¿qué pasa cuando ya no quieres acompañar al deudor en esta responsabilidad? Sigue leyendo.

Para comenzar definamos, ¿qué obligaciones tiene un aval y para qué es necesario?

Al pedir un crédito, la entidad que lo brinda necesita alguna garantía para decidirse a prestar el dinero, aquí es donde entra el aval. Cuando ocurre un préstamo, siempre hay el riesgo de perder el dinero, por eso distintas instituciones buscan opciones para evitar que esto pase. Legalmente un aval es una persona que garantiza que la deuda será saldada. Eso quiere decir que si la persona o empresa que contrajo la deuda no paga, la institución que realizó el préstamo tiene el derecho de exigir al aval que cubra la deuda; si ejecuta acción legal o no es otra decisión.

No cualquier deuda requiere un aval. Esta figura legal existe únicamente para títulos de crédito, esto incluye a los pagarés y las letras de cambio. En ciertos casos suele confundirse, con otras figuras legales que tienen algunas diferencias como el fiador. La institución que hace el préstamo define las condiciones bajo las que se desarrollará esta función.

Ya no quiero ser aval, ¿qué hago?

El contrato que regula el préstamo impone las condiciones. Hay la posibilidad de renunciar a aparecer como aval, sin embargo, la institución que brindó el préstamo o crédito es la única figura encargada de autorizar este cambio. Cuando alguien quiere dejar de ser aval, lo primero es revisar las condiciones establecidas en el contrato.

La función de un aval es garantizar que la deuda sea saldada, por lo tanto, puedes imaginarte que no es una tarea sencilla deslindarte de las obligaciones que adquiriste al aceptar serlo. Si el contrato especifica que tienes esta posibilidad, basta con revisar los términos y condiciones establecidos. Si no especifica una cláusula al respecto, haz tu petición a la institución que otorgó el préstamo, aunque existe el riesgo de que la solicitud sea rechazada.

Para que el aval registrado sea removido de sus obligaciones debe conseguirse un aval sustituto. Esta acción no suele ser rápida ni fácil, primero debe informarse a la institución y a la persona que solicitó el crédito. Si aceptan, deberán buscar a quien cubra el espacio vacío, también el aval original puede proponer a sus sucesor, además se revisará el historial de pagos del deudor y los antecedentes crediticios del nuevo candidato a ser aval .

Si todos los involucrados aceptan, habrá que hacer una carta con esta solicitud por escrito y firmar un nuevo contrato. La posibilidad de que esto ocurra es mínima, pues como dijimos antes, la decisión final la toma la empresa que otorga el crédito.

¿Ser o no ser aval? ¡Evita las complicaciones!

La deuda tiene que pagarse y quien ofreció el crédito tiene el derecho de solicitar el dinero de vuelta, ya sea a quien lo recibió o a quien aceptó apoyarlo legalmente. La ley ampara el pago de la deuda e incluso puede llegarse a un embargo en contra del aval.

Una vez que la deuda ha sido liquidada, la persona que fungió como aval puede tomar acciones legales contra el deudor, sin embargo, implica un proceso legal y no hay garantía de recibir el pago correspondiente.

La opción más sencilla en estos casos es negarse a ser aval. Esto puede representar un roce momentáneo con quien te solicitó el favor, pero a la larga será lo más saludable para la relación entre ambos. Aceptar la solidaridad en la deuda obliga a tomar una responsabilidad que originalmente no nos compete.


Sobre esta noticia

Autor:
Ejesus (4819 noticias)
Fuente:
diarionoticiasweb.com
Visitas:
629
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.