Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

A punto de cerrar museo que fue casa de Auguste Renoir

02/12/2009 03:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El histórico Museo de Montmartre, en París, fundado en 1960, está en peligro de cerrar ante la decisión del gobierno local de suspender el financiamiento al recinto que fuera residencia del reconocido pintor francés Pierre-Auguste Renoir, quien murió el 3 de diciembre de 1919, hace 90 años. El museo opera desde hace algunos años con déficit y además le falta capacidad técnico administrativa, confirmó el pasado 28 de noviembre el gobierno de la ciudad de París. Por su parte, el Museo de Montmartre, que es administrado por la Sociedad de Historia y Arqueología del Viejo Montmartre, señaló que si París corta sus subvenciones no llegarán a celebrar su cumpleaños número 50. Este centro cultural tiene un acervo compuesto por unas seis mil piezas de arte, entre cuadros, esculturas y tallas de madera, así como también unos 100 mil documentos históricos que ilustran la historia de la canción francesa. El pintor y escultor francés Pierre-Auguste Renoir fue uno de los máximos representantes del Impresionismo, quien destacó por el uso de colores límpidos y cuyo éxito tardío fue opacado por las generaciones siguientes, a quienes influyó poderosamente. Nació en Limoges, Francia, el 25 de febrero de 1841, siendo el penúltimo de cinco hijos. Su familia se trasladó a París y se instaló en una casa ubicada en el recinto del Louvre, donde Renoir estudió en una escuela municipal, reprendido a menudo por dibujar monigotes en su cuaderno durante clases. La balanza de su educación se inclinó hacia la opción de "artista" y a los 13 años ingresó como aprendiz en un taller de pintura de porcelana, donde aprendió a pintar con pinceles flexibles y redondos, además de manejar con fluidez los colores. En los descansos de su jornada laboral, Renoir aprovechaba para ir a Louvre a copiar telas antiguas. En uno de estos recreos descubrió la "Fuente de los Inocentes", de Jean Goujon, y con ella la fascinación por la plástica escultórica. Así, desde los 14 años, el joven pintor se sintió atraído por dos predilecciones que marcaron su obra: la escultura plástica del cuerpo femenino y la de los colores límpidos que actúan por transparencia. Sin embargo, el joven artista se vio obligado a buscar otro oficio, pintando abanicos, paneles que utilizaban los misioneros como vidrieras portátiles, lo cual le permitió ahorrar dinero y pintar lo que le gustaba. Estudió en la Escuela de Bellas Artes de 1862 a 1864 y en el taller del pintor Gleyre, donde aprendió pintura. Pronto entabló relaciones con sus futuros amigos: Bazille, Sisley y Monet. Tras su ingreso a la escuela de Bellas Artes, Renoir presentó su primer trabajo, "Esmeralda, bailando con su cabra", el cual fue bien recibido por la crítica. Sus primeros éxitos no lo salvaron de la escasez de material, pues sus ahorros se agotaron, pero su amigo Bazille lo apoyó y juntos trabajaron en el pintado de postales parisinas. Paul Durand-Ruel también contribuyó en gran medida al comprar sus cuadros y, aunque no pagaba mucho, en la situación de Renoir la mínima venta era importante. Renoir y sus amigos formaron una "Societé anonyme coopérative" y el 15 de abril de 1874 abrieron su propia exposición. La nueva escuela ya tenía en circulación el mote de impresionistas y sus integrantes expusieron juntos en la galería de Durand-Ruel, pero la crítica no fue favorable. En 1890 volvió a exponer en el Salón, donde obtuvo el reconocimiento público. Durand-Ruel organizó una exposición especial con 110 cuadros suyos, y por primera vez el Estado francés le compró un cuadro para el Museo de Luxembourg: "Yvonne y Christine Lerolle al piano". El pintor fue nombrado dos años más tarde albacea del legado de Caillebotte, estuvo en la Centennale, la muestra de arte francés del siglo XIX, y en la exposición universal de París de 1900, además que recibió la Cruz de la Legión de Honor. El triunfo y reconocimiento de su arte, así como una mejora de su economía, se vieron opacados por la agudización de su artritis, además de la desilusión al ver que su arte era revisado y superado por la generación siguiente. La artritis reumática avanzó y los huesos le encorvaron. En 1907 pesaba 48 y medio kilogramos y apenas podía sentarse, por lo que quedó postrado en una silla de ruedas. Pese a todas las adversidades, Renoir siguió pintando en formatos mayores con ayuda de un caballete. Al final de su etapa como artista, se hizo escultor con la ayuda del joven artista español Ricardo Guinó, quien moldeaba la arcilla como el artista le indicaba para crear sus obras mas originales. Pierre-Auguste Renoir murió el 3 de diciembre de 1919, a causa de una pulmonía. Sus restos fueron sepultados a los tres días en Essoyes, Francia, junto a los de su esposa.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
103
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.