Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Espectáculos escriba una noticia?

En los 80 quería ser mujer fatal, hoy vivo una edad hermosa: Vale

19/08/2011 05:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

*La artista dice que el teatro es su pasión; alista su debut en el musical “Mentiras” y planea montar la obra “Esencia de mujer” Por Claudia Pacheco Ocampo México, 19 Ago. (Notimex).- En la década de los años 80, Angélica Vale anhelaba ser una mujer fatal, ahora desea quedarse como está, pues asegura que vive una edad hermosa junto a su madre Angélica María, al lado de su esposo Otto Padrón y una carrera profesional brillante. “En ese tiempo yo quería ser grande, deseaba ser mujer fatal, me ponía mi flequito y usaba toreritas; me pintaba el pelo de rosa y luego con un mechón gûero, lo cual fue culpa de Madonna, varias caímos con sus copetes. “También me fascinaba la idea de parecerme a Yuri, de vestirme como ella. Me acuerdo que leía la revista Eres; de dulces comía los Cazares, las cazuelitas y los brinquitos. Me acuerdo muchos de las obras de mi abuelita (Angélica Ortiz) y de los shows que hacía mi mamá”, platicó. Fue una época feliz en la vida de Angélica María Vale Hartman, quien es una reconocida actriz, comediante y cantante mexicana, hija de dos grandes estrellas: la “Novia de México”, Angélica María y de “El hombre espectáculo”, Raúl Vale (1944-2003). “Sin embargo, ahora vivo una edad hermosa y no me quiero mover, ya me quiero quedar aquí”, subraya la artista, quien recién contrajo nupcias. Además, desea convertirse en madre, disfrutar con su mamá y sobre todo, realizar muchos proyectos exitosos como el musical “Mentiras”, donde debutará el 25 de agosto con funciones dos días cada tres o cuatro semanas. “Estoy feliz de la vida y agradezco a Morris Gilbert la oportunidad de regresar a mi origen, no nada más a mi país, sino al teatro, soy rata de aquí, de verdad me gusta mucho estar en el escenario. Disfruto bastante los ensayos, el compañerismo es impresionante. “Si les pido que pasemos a un número que no lo tengo muy seguro, lo hacen, de verdad todos se han portado divinos conmigo, estoy como pez en el agua”, platicó a Notimex al finalizar uno de los ensayos de la obra en el teatro México del Centro Teatral Manolo Fábregas. En primera fila estuvo Angélica María echándole porras. La orgullosa mamá coreó desde su asiento todos los temas, y en tono de broma, le dijo: “Mi chiquita, al final deberías lanzarte de las escaleras (donde los actores interpretan los últimos temas) para que la gente te aplauda más”. Ataviada con una blusa rosa que lucía en el frente la palabra “Mentiras”, Vale adelantó que a este personaje le imprimirá un sello particular que la distinga. Se trata de una mujer que ha sido engañada por su esposo “Emmanuel”, quien tiene tres amantes: “Lupita”, la secretaria de él; “Dulce”, la nana de su hermanito, y “Yuri”, su mejor amiga. “Me agrada encarnar a ‘Daniela’ porque tiene muchos tonos. También me cuesta trabajo imprimirle mi propia personalidad, porque las muchachas que lo hacen están increíbles. Para no quedarle mal a los fans de ‘Mentiras’, quienes no se cansan de verla a sus 900 representaciones, les prometo que sacaré su lado de comedia, será una ‘Daniela’ no tan seria”. Pero ahí no terminaría el proyecto, pues el productor Morris Gilbert dijo que existe la posibilidad de que Angélica Vale se convierta en la primera actriz que interprete a las cuatro protagonistas de la historia. Incluso, planea que encabece el reparto en Miami, Florida. “Creo que exageró un poquito. Primero me dijo que hiciera a ‘Lupita’, yo le dije que prefería a ‘Daniela’, después a ‘Lupita’; pero el director (José Manuel López Velarde) desea que interprete a ‘Dulce’ y si es así, pues ya me aviento a ‘Yuri’. No sé hasta dónde me lo permitan otros compromisos de trabajo, pero sí me gustaría”. “Castillos” (Amanda Miguel); “Cuando baja la marea” (Yuri); “Mentiras” (Lupita D’Alessio); “Ese hombre no se toca” (Rocío Banquells); “Noche de copas” (María Conchita Alonso); “Yo no te pido la luna” (Daniela Romo) y “Es ella más que yo” (Yuri), son algunos de los temas que se interpretan durante el montaje y que a Angélica le recuerdan muchas cosas. “Me fascina la de ‘Él me mintió’, tampoco es que yo sufriera cuando la canción estaba en su apogeo, pues yo tendría unos seis años, pero me acuerdo que la cantaba todo el día porque era fan de Amanda Miguel. Es más, ella fue una de mis primeras imitaciones al igual que Lupita D’Alessio. “Yuri ni se diga, todas sus canciones me las sé. Cuando vi la obra por primera vez, hace tres meses, me la pasé cantando en toda la función y pensé: ‘si entro, por lo menos no me tengo que aprender todos estos temas, pues crecí con ellos’. Ni siquiera fue porque mi mamá los escuchara, pues ella era fan de Emmanuel y José Luis Rodríguez “El Puma”. “Claro que también me sabía las de Timbiriche y Flans, pero insisto, de Yuri todas. En aquel entonces, no tenía idea de lo que significaba la de ‘Cuando baja la marea’, pero la cantaba inspiradísima cuando el galán no me hablaba por teléfono, después entendí que no era para mi edad”, comentó entre risas, ya que para aquel tiempo contaba con apenas 12 años. Reveló que “Yo no te pido la luna”, de Daniela Romo “la canté más que la propia intérprete, en serio. Es una melodía que me recuerda mucho a mi abuela, al teatro. Era la época de cuando hacíamos ‘El mago de Oz’”. El canto no es nuevo en la carrera de Angélica Vale. Aunque ha destacado como actriz e imitadora en sus 33 años de carrera, es una de las pocas artistas mexicanas que le viene perfecto el término de multifacético. Ha grabado tres discos de estudio como solista y otro editado como éxitos. Si bien no ha logrado el reconocimiento que se merece, lo cierto es que su voz logra alcanzar los tonos más difíciles y es una caricia al oído. “Ya tenía muchas ganas de cantar. Gracias al cielo, la voz no cambia, pero es un músculo que debe ejercitarse, por lo que en los últimos dos meses me la he pasado cantando todo el día y ahí va saliendo”. “Mentiras” le recuerda mucho a las comedias musicales que hacía su abuela Angélica Ortiz (quien falleció en 1996), mujer que revolucionó el teatro mexicano con la aparición de obras infantiles originales como “Mamá ama el rock" (1986-1990) y “Los tenis rojos” (1987-1990), por citar algunas en el teatro Aldama, a su cargo. “Para mí el teatro es una pasión indescriptible. Estar aquí me provoca muchas sensaciones, demasiada alegría, me divierto mucho y la paso bien. El gran compañerismo sólo existe aquí, claro que siempre está el frijol en el arroz, pero generalmente en el ambiente se respira una solidaridad hermosa. “Cuando dan tercera llamada, todos nos unimos para que la función salga bien. Desde la señora que está acomodando a la gente, el señor del telón, los de vestuario, de sonido, los tramoyas y nosotros. El teatro es una cosa mágica y algo así no existe en otro lado, hay mucho amor por nuestro trabajo”, resaltó. La primera vez que Angélica Vale pisó un escenario teatral fue en 1977 cuando contaba con dos años en la obra “Papacito piernas largas” en el Teatro Lírico, al lado de Angélica María, Gustavo Rojo y Laura Zapata. “Me acuerdo mucho cuando me subí al escenario. Aún veo las luces, veo al público aplaudiendo y huelo el aroma. No olía a naftalina ni a humedad, olía a madera, a teatro. Tengo algunos flashes de aquel momento y a la fecha no ha nacido quien me baje de aquí”. Suma más de 25 obras, la mayoría han sido musicales: “Zoila Sonriras”, “Los tenis rojos”, Atrapada en los 60”, “Mamá ama el rock”, “Una estrella”, “Mi suegra es un fantasma”, “Vaselina”, “Los Miserables” y “José, el soñador”, por citar algunas. Pero eso no es todo, Angélica Vale también ha escrito y adaptado seis puestas en escena que la han hecho merecedora de más de un centenar de premios nacionales e internacionales. “Con mi abuela escribía muchísimo y lo sigo haciendo, lo que pasa es que ya no las produzco. Le dije a Morris que le voy a pasar todos los libretos que tengo para ver si se nos hace. Tengo la obra ‘Esencia de mujer’, que dejó mi abuela para mi mamá, yo la escribí y está hermosísima. “Ya que Morris anda tentado con hacer una de los éxitos de mi mamá, se la voy a pasar a ver si de ahí se inspira. Es una comedia musical, se refiere a un matrimonio adulto y está muy chistosa. Mi abuela murió dirigiéndola, tenía su maqueta, ponía los personajes y tomaba notas. La tengo guardada en un cajón, espero que podamos hacerla. También está la de ‘Los tres mosqueteros’, en fin”. La intérprete de éxitos musicales como “La fiesta del amor” y “Voy en taxi” radica desde hace cuatro años en Miami, Florida, donde trabaja para la empresa Univisión. En octubre finalizará su contrato y espera poder regresar a México con un buen proyecto que anhela, le proponga su otrora casa laboral Televisa. “Estamos viviendo una etapa muy interesante. A mi madre y a mí nos gusta estar de base allá, pero nunca vamos a poder dejar México, amo mi país. Todavía no platico con Televisa, pero ahora que ya se lleva bien con Univisión espero que salga algo bueno. “Telenovelas, serie, cine, lo que sea, donde haya chamba, estoy feliz. Me dicen rana y yo salto, nací para entretener a la gente, para divertirlos y que olviden sus problemas”. La protagonista de telenovelas como “La fea más bella” (2006-2007), “Amigas y rivales” (2001) y “Soñadoras” (1998) es de las pocas grandes estrellas a las que se les puede definir como sencillas, honestas y agradecidas con el público, todo gracias a buena la educación que le dieron sus padres y su abuela. “No porque salga en la tele soy mejor o peor persona que alguien. El chiste es ir creciendo como ser humano y con eso te das cuenta que el ego no es bueno, es el enemigo a vencer. Hay que dar mucho amor porque el mundo está ávido de eso, hace falta mucha tolerancia, hay mucha amargura. “Cuando se me acercan a pedirme un autógrafo, se agradece, como el hecho de que viene la prensa a ver mi trabajo y a entrevistarme, porque eso es lo que quieres cuando eres artista, pues hay muchos compañeros a los que no les hacen caso o de plano los olvidan. Siempre hay que agradecer y no andar por la vida creyéndote la gran cosa, eso es una babosada”, aseguró. Angeliquita Vale, como se le conoció al inicio de su carrera, tiene muchos objetivos profesionales, pero está convencida de que realizarlos no depende solo de ella, apuntó. “Llegaré hasta donde el público me deje, es no depende de mí sino de las empresas y de la gente. Luego piensan que es cuestión nuestra el trabajar o no, pero dependemos de la decisión de otras personas, Dios sabe a qué hora ponerte las cosas. “Tengo una vida personal maravillosa, de la cual no me puedo quejar, al contrario, estoy feliz y creo que sí necesitaba un poquito de tiempo para que llegara toda esta maravilla a mi vida”, puntualizó la comediante de 35 años. Informó que en noviembre o diciembre próximo lanzará a la venta un disco que recopila éxitos de Angélica María. Son nuevas versiones de temas como “Ella no es mejor que yo” y “El día”. “Estoy escogiendo mis favoritas, qué buen nombre, creo que acabo de bautizar el disco. Mi mamá tiene miles de canciones grabadas, pero sólo elegimos éxitos. Si me va bien, podría grabar un álbum con temas inéditos”, concluyó.


Sobre esta noticia

Autor:
Espectáculos (21096 noticias)
Visitas:
158
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.