Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Se realiza VII Encuentro Iberoamericano de Poesía “Carlos Pellicer”

15/02/2011 04:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Desde el día 13 y hasta el 19 de febrero próximo, el estado de Tabasco es sede del VII Encuentro Iberoamericano de Poesía “Carlos Pellicer Cámara”, organizado en honor al “Poeta de América”, fallecido el 16 de febrero de 1977. La entidad fue declarada “capital iberoamericana” para recibir en estos siete días un programa de 79 actividades, entre mesas de lectura, presentaciones de libros, talleres literarios, un maratón de lectura y una conferencia magistral, a cargo del escritor Luis Barjau. Entre los invitados especiales a este encuentro sobresalen los poetas de Cuba Aitana Alberti y Waldo Leyva, de Chile Omar Lara, quien celebrará aquí sus 70 años de vida, y de República Dominicana Rey Berroa. Carlos Pellicer fue un creador lírico que superó los problemas económicos de su niñez para lograr ser un literato prominente en Latinoamérica, un hombre de espíritu noble que lo mismo enseñó en las vecindades de las colonias populares que en la Universidad Nacional. Entre el gusto por la lectura, su afición por los aviones y los olores de los dulces que su madre preparaba y él vendía, comenzó a escribir sus primeros versos en Campeche, en donde a temprana edad descubrió sus habilidades como escritor, después de abandonar su ciudad natal, Villahermosa, por los conflictos políticos de ese estado. Inició sus estudios en la escuela primaria “Daría González”, que continuó en la Escuela Nacional Preparatoria (ENP), ya en la Ciudad de México, y posteriormente en Colombia, enviado por Venustiano Carranza. Su vida continuaba siendo precaria y como agregado estudiantil en Venezuela, criticó al dictador Juan Vicente Gómez, en una arenga ante la Federación de Estudiantes. Su círculo amistoso estuvo integrado por destacados intelectuales del siglo XX, como José Vasconcelos, entonces rector de la Universidad Nacional, quien invitó a Pellicer a trabajar como profesor de poesía moderna, al tiempo que impartió la cátedra de lengua castellana en la ENP. Su faceta como maestro incluyó la enseñanza de Historia de México, Historia Universal y Literatura en la secundaria número cuatro. Impulsor de la filantropía, propagó fervientemente el vasconcelismo, razón por la que fue detenido en 1929, ayudando en la alfabetización de las personas que vivían en vecindades y zonas marginadas del país, labor que desempeñó junto a Daniel Cosío Villegas imitando a los misioneros franciscanos en su tarea de evangelizar. Su interés por rescatar obras prehispánicas pérdidas durante la Conquista, lo estimuló a realizar diversos viajes durante los cuales halló figuras que le hicieron tener una nueva afición, la museografía. Aunque no desconocía la tarea, pues ya antes había organizado los museos Frida Kahlo, La Venta y Anahuacalli, sí representó una innovación en esta disciplina. Fue en Tabasco, y luego de su retiro del magisterio y la muerte de su mentora, que se consagró por completo a la trasformación de estos inmuebles. Restableció el museo local integrando un auditorio, una biblioteca y una sala de exhibición. De ahí que su alumno, el reconocido arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, se haya basado en los consejos de él para construir el Museo Nacional de Antropología, uno de los iconos de México en el mundo. Por sus aportaciones a la literatura y la lengua fue miembro de la Academia Mexicana de la Lengua desde 1953, y en 1964 presidente del Consejo Latinoamericano de Escritores en Roma. Recibió además el Premio Nacional de Literatura en 1954. Sus creaciones literarias, específicamente la poesía, son del estilo considerado de vanguardia, el cual integró al modernismo dejando de lado los problemas de la conciencia, como lo hicieron los intelectuales mexicanos conocidos como Los Contemporáneos, al que perteneció. Enfatizó en sus obras la belleza del mundo, de lo natural de los paisajes y los elementos que lo integran. Destacan entre sus obras "Colores en el mar y otros poemas" (1921), "Piedra de sacrificios" (1924), "Hora de junio" y "Práctica de vuelo" (1937). En su haber político estuvo el apoyo que otorgó a Vasconcelos en su lucha por la presidencia, y en 1976 desempeñó el cargo de Senador de la República por el Partido Revolucionario Institucional. Para el último periodo de su vida, “El poeta de América" viajó a Baja California alentado por la contrastante naturaleza de la península, en donde se gestó su poema "Dulce canto del desierto". Carlos Pellicer Cámara falleció en la Ciudad de México, sus restos descansan en la Rotonda de las Personas Ilustres, también en la capital del país.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
227
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.