Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

La Rebelión del Whisky: ¿Un modelo para nuestro tiempo?

11/08/2017 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

image[Publicado en Making Economic Sense]

En años recientes, los estadounidenses han estado sometidos a un ataque concertado contra sus símbolos, festividades y aniversarios nacionales. Se ha olvidado el nacimiento de Washington y Cristóbal Colón ha sido denigrado como un malvado hombre blanco europeo, mientras nos han impuesto nuevas y oscuras celebraciones de aniversarios. Se han creado nuevos héroes para representar "grupos oprimidos" y han desfilado delante de nosotros para que nos emocionen.

Sin embargo, no hay nada malo en el proceso de descubrir hechos importantes y ocultos acerca de nuestro pasado. En particular, hay un grupo extenso de oprimidos que siguen estando denigrados y desdeñados, y cada vez más: los desvalidos contribuyentes estadounidenses.

Este año[1] se celebra el bicentenario de un importante acontecimiento estadounidense: el levantamiento de los contribuyentes estadunidenses rechazando el pago de un impuesto odioso: en este caso, un impuesto especial sobre el whisky. La Rebelión del Whisky es conocida desde hace mucho tiempo por los historiadores, pero estudios recientes han demostrado que su verdadera naturaleza e importancia ha sido distorsionada tanto por sus partidarios como por sus enemigos.

La versión oficial de la Rebelión del Whisky es que cuatro condados del oeste de Pennsylvania rechazaron pagar un impuesto especial sobre el whisky que se había aprobado a propuesta del secretario del tesoro Alexander Hamilton en la primavera de 1791, como parte de su propuesta de impuestos especiales para la asunción federal de las deudas públicas de los diversos estados.

La gente del oeste de Pennsylvania no pagaban el impuesto, dice esta versión, hasta que las protestas, manifestaciones y algunas agresiones a recaudadores de impuestos en ese lugar hicieron que el presidente Washington enviara un ejército de 13.000 hombres en el verano y otoño de 1794 a sofocar la insurrección. Un desafío local pero significativo a la autoridad federal recaudadora de impuestos había sido enfrentado y derrotado. Las fuerzas de la ley y el orden federales estaban a salvo.

Esta versión oficial resulta estar completamente equivocada. Para empezar, debemos darnos cuenta del profundo odio de los estadounidenses por los que se llamaban "impuestos internos" (frente a un "impuesto externo" como un arancel). Los impuestos internos significaban que el odiado recaudador de impuestos podía presentarse delante de ti y en tu propiedad, investigando, examinando tus cuentas y tu vida y saqueando y destruyendo.

El impuesto más odiado de los fijados por los británicos había sido el impuesto del sello de 1765, sobre todos los documentos y transacciones internos: si los británicos hubieran mantenido ese detestado impuesto, la Revolución Americana se habría producido una década antes y hubiera disfrutado de mucho más apoyo del que acabó recibiendo.

Además, los estadounidenses habían heredado del odio al impuesto especial de la oposición británica. Durante dos siglos, los impuestos especiales en Gran Bretaña, en particular el odiado impuesto sobre la sidra, habían provocado disturbios y manifestaciones bajo el lema "Libertad, propiedad y no a los impuestos especiales". Al estadounidense medio, la asunción por el gobierno federal del poder de fijar impuestos especiales no le parecía muy distinta de las recaudaciones de la corona británica.

La principal distorsión de la versión oficial de la Rebelión del Whisky fue su supuesta limitación a cuatro condados del oeste de Pennsylvania. Por investigaciones recientes, ahora sabemos que nadie pagaba el impuesto sobre whisky en todo del "campo" estadounidense: es decir, las áreas fronterizas de Maryland, Virginia, Carolina del Norte y del Sur, Georgia y todo el estado de Kentucky.

El presidente Washington el secretario Hamilton decidieron dar un escarmiento al oeste de Pennsylvania precisamente porque en esa región había una camarilla de oficiales ricos que estaba dispuesta a recaudar impuestos. Esa camarilla ni siquiera existía en las demás áreas de la frontera americana: no hubo escándalos ni violencia contra los recaudadores de impuestos en Kentucky ni en el resto del campo porque no había nadie dispuesto a ser recaudador de impuestos.

El impuesto al whisky era especialmente odiado en el campo porque la producción y destilado del whisky estaban extendidos: el whisky no sólo era un producto casero para la mayoría los granjeros, sino que a menudo se usaba como dinero, como medio de intercambio para transacciones. Además, de acuerdo con el programa de Hamilton, el impuesto recaía más duramente sobre las destilerías más pequeñas. Como consecuencia, muchas grandes destilerías apoyaban el impuesto como medio para perjudicar a sus competidores, más pequeños y numerosos.

Así que el oeste de Pennsylvania era solo la punta del iceberg. Lo importante es que, en todas las demás áreas campestres, el impuesto del whisky nunca se pagó. La oposición al programa de impuestos especiales federales fue una de las causas de la aparición del Partido Demócrata Republicano y de la "revolución" jeffersoniana de 1800. De hecho, uno de los logros del primer mandato de Jefferson como presidente fue derogar todo el programa federalista de impuestos especiales. En Kentucky, solo se pagaron los impuestos cuando quedó claro que el propio impuesto iba a ser abolido.

La Rebelión del Whisky, en lugar de estar localizada y ser derrotada, resulta ser en realidad una historia muy distinta. Todo el campo estadounidense estaba lleno de un rechazo no violento de desobediencia civil a pagar el odiado impuesto. No se podían encontrar jurados locales para condenar a los que no pagaban el impuesto. La Rebelión del Whisky en realidad estuvo muy extendida y tuvo éxito, pues acabo obligando al gobierno federal a derogar el impuesto especial.

Salvo durante la Guerra de 1812, el gobierno federal nunca volvió atreverse a imponer un impuesto especial interno hasta que el Norte transformó la constitución estadounidense, centralizando la nación, durante la Guerra de Secesión. Uno de los malos frutos de esta guerra fue el "pecado" permanente federal del impuesto sobre el alcohol y el tabaco, por no decir nada del impuesto federal de la renta, una abominación y una tiranía todavía más opresiva que un impuesto especial.

¿Por qué los historiadores anteriores no supieron acerca de esta rebelión extendida y no violenta? Porque ambos bandos se dedicaron a una "conspiración abierta" para ocultar los hechos. Evidentemente, los rebeldes no querían atraer demasiada atención por encontrarse en un estado de ilegalidad.

Washington, Hamilton y el Gabinete ocultaron la extensión de la revolución porque no querían que se conociera el grado de su fracaso. Sabía muy bien que, si hubieran tratado de aplicar el impuesto o hubieran enviado un ejército al resto del campo, habrían fracasado. Kentucky y tal vez las demás áreas se habrían independizado de la Unión aquí y allí. Ambos bandos contemporáneos estuvieron conformes en ocultar la verdad y los historiadores cayeron en el engaño.

Así que, la Rebelión del Whisky, considerada adecuadamente, fue una victoria para la libertad y la propiedad en lugar de para los impuestos federales. Tal vez esta lección inspire a una generación posterior de contribuyentes estadounidenses que están tan agobiados y oprimidos como para hacer que los viejos impuestos al whisky o del sello parezcan el paraíso.

El artículo original se encuentra aquí.

[1] Publicado por primera vez en setiembre de 1994.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (391 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
701
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.