Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Recibe el Teatro Principal a la compañía rusa Maly Drama Theatre

14/10/2011 07:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Una puesta en escena poética, intensa y funcional presentó la compañía Maly Drama Theatre-Theatre of Europe, de Rusia, a través de “El Tío Vania”, de Antón Chéjov, en el Teatro Principal, de esta ciudad, en la 39 edición del Festival Internacional Cervantino, que se realiza del 12 al 30 de octubre. Con motivo de la Fiesta del Espíritu se presentó la obra, ante un lleno en el recinto de esta ciudad, que albergará la propuesta también este viernes y sábado 15 de octubre. Durante el desarrollo del drama, una puesta en escena sencilla, funcional, poética e intensa, el grupo dirigido por Lev Abramovich Dodin (Siberia, 1944), conmovió al público que asistió a la primera de las tres representaciones de una de las más bellas piezas de Antón Chéjov. La acción se desarrolla en una antigua casa de campo de una familia aristocrática un tanto empobrecida a donde llega a vivir el profesor “Serevriakov” (Igor Ivanov) y su joven esposa “Elena” (Ksenia Rappoport). La vida cotidiana de los moradores de la casa, “Sonia” (Elena Kalinina), hija de la primera esposa del profesor; el “Tío Vania”, (Sergei Kurishev) y otros habitantes de la casa, entre ellos la primera suegra del profesor (Tatiana Shuko), comienza a tomar otro giro, porque los diálogos y comportamientos de “Elena” los llevan a tomar conciencia de sus miserias personales y existenciales. El final se desencadena cuando el doctor Astrov (Piotr Semak) se enamora de “Elena” y “Sonia” le confiesa a su madrastra el amor que siente por “Astrov”. Los diálogos y acciones de los personajes se desarrollan en un escenario con dos planos, pero el drama a lo largo de casi dos horas, tienen lugar en el de abajo. Al final de la obra, se unen los dos, como una forma de simbolizar la unión de todos los conflictos que existen en los personajes: frustraciones, fracasos, desdichas personales y vacíos existenciales. Solo las palabras de “Sonia” durante el último diálogo que mantiene con el “Tío Vania”, son un exhorto a vivir con dignidad, como la proeza más grande que podemos hacer como seres humanos. También vincula la dignidad humana con el valor de nosotros como seres y nuestras capacidades. Los diálogos de los personajes, aún los cotidianos están cargados de grandes verdades, significados y referencias a los grandes autores rusos Dostoievsky y Turguienev, entre muchos otros. Es la mano de Lev Abramovich Dodin, la que hace que sus actores representen el espíritu del ser humano y la esencia de la vida. Con esta pieza el teatro de Dodin fue galardonado gracias a la propuesta escenográfica de David Borovsky (1934-2006), a quien el mismo director define como “un pensador serio y profundo, un hombre maravilloso”. Destacan además los profundos e inquietantes diálogos en donde personajes como “El Tío Vania”, hace un balance de su vida, y así como vuelve a contar los bienes monetarios que posee, cuenta, las acciones que lo hacen saber que ha desperdiciado su vida. En el espectáculo escénico donde los actores cantaron y tocaron breves piezas, se apreció la plástica de los cuerpos de los actores y diversas e intensas individualidades.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
70
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.