Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Reciben académicos de UAM reconocimientos en arquitectura e historia

19/11/2010 07:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El investigador Pedro Fernando Castro Martínez recibió hoy el Premio "Francisco Xavier Clavijero" en el área de historia y etnohistoria, y el doctor Enrique Ayala Alonso fue galardonado con el Premio "Francisco de la Maza", en el rubro de conservación del Patrimonio Arquitectónico y Urbanístico. Este último fue reconocido, por su trabajo "La idea de habitar. La ciudad de México y sus casas, 1750-1900". Otorgados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), dichos reconocimientos fueron entregados en el Alcázar del Castillo de Chapultepec. Allí, la doctora y académica de la Universidad Autónoma Metroolitana (UAM), María Eugenia Olavarría Patiño, fue distinguida también con una mención honorífica, en la categoría de mejor investigación del Premio Fray Bernardino de Sahagún, otorgado en el área de Etnología y Antropología Social. Castro Martínez -investigador de la UAM, al igual que Ayala Alonso-, quien obtuvo el galardón por su trabajo "Alvaro Obregón: fuego y cenizas de la Revolución Mexicana" aseguró que si bien existen buenas biografías sobre este personaje, la suya es un trabajo profundo que abunda en la dualidad militar-político de quien fue asesinado en La Bombilla. Es decir, ahondó, Álvaro Obregón fue una figura medular en la reconstrucción de México, luego de la Revolución, pero primero vivió las glorias del caudillo triunfante. El general experimentó las dos vertientes de este conflicto; en primer término, las grescas del campo de batalla, y luego la construcción y el diseño de la instituciones. "Vivió con el ardor revolucionario y luego con las brasas apagadas de quien ya no realiza una actuación militar, sino política, y tiene la misión de reconstruir el país", agregó Castro Martínez. Por su parte el académico, Ayala Alonso, refirió que su trabajo demuestra que la arquitectura habitacional mexicana inicia su proceso de modernización con las reformas borbónicas y concluye un siglo después con las reformas liberales. El cambio en la concepción de los espacios durante estos 100 años no sólo modificó la arquitectura nacional, sino también la forma de vida de los habitantes. Por ejemplo, la privacidad y la comodidad se vuelven primordiales; concepciones que aunque sí existían en la época Colonial (1521-1821) se volvieron mucho más relevantes a partir del periodo descrito. Con ello, continuó Ayala Alonso, las ideas de intimidad y de propiedad privada cobran gran relieve. La necesidad de privacidad provoca, en primera instancia, la aparición de espacios para la higiene, como las letrinas, o como los placeres. Una suerte de cuarto de baño, también aparecen los estudios y las capillas privadas; todos éstos, elementos que distinguen el periodo borbónico, señaló. Ya en siglo XIX aparecen los salones para fumar, las salas de juego, los boliches e incluso los jardines de invierno; espacios distintivos de las casa de clase burguesa, expresó el académico. El doctor Ayala Alonso afirmó que estos cambios en la constitución de los hogares devinieron la reducción del número de integrantes de las familias. Antes del periodo borbónico, las familias eran extendidas: se constituían de los parientes en primero, segundo y tercer grados, e incluían hasta paisanos y a la servidumbre. Después de las reformas borbónicas se cambia hacia la familia endogámica y conyugal, es decir, al tipo de organización actual. Estas mudanzas arquitectónicas van de la mano de cambios en los materiales de construcción. El estilo modernista opta por los tabiques y deja detrás la piedra; también prefiere los pisos de madera, los cuales se elevan a cierta distancia de los cimientos, dejando un espacio que se puede considerar como un sótano o semisótano. Esto último significó un hito, ya que produce un desnivel entre la habitación y el patio, dejando perfectamente diferenciado el adentro del afuera, frontera antes más ambigua, concluyó.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
277
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.