Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Reconocen obra de María Antonia Borroto con Premio “Cintio Vitier”

30/09/2011 07:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En homenaje a uno de los más destacados y activos escritores cubanos de su tiempo, Cintio Vitier, quien murió el 1 de octubre de 2009, el Centro de Estudios Martianos de La Habana entregó el Premio de la Crítica Martiana que lleva su nombre a la investigadora María Antonia Borroto Trujillo, por su texto “Palpitación de lo diario”. El texto de la periodista y escritora camagüeyana fue también laureado en 2008 con el premio nacional “Eliseo Diego”, en la categoría de ensayo, recibió una mención en esta primera edición del certamen, por su aproximación al análisis que hace José Martí relacionado con las costumbres de los pueblos. En el acto-homenaje participaron los poetas Fina García Marruz y Roberto Fernández Ketamar, todos ellos cercanos al ensayista cubano. El Premio “Cintio Vitier” fue creado para distinguir los mejores trabajos publicados, tanto de investigación como de divulgación, acerca de la vida y obra del intelectual e independentista cubano. Cintio Vitier nació en Cayo Hueso, Florida, Estados Unidos el 25 de septiembre de 1921, hijo del profesor Medardo Vitier Guanche. Hizo sus primeros estudios en el colegio “Froebel”, fundado por su padre en la localidad cubana de Matanzas. En 1935 se trasladó con su familia a La Habana, donde prosiguió sus estudios en el colegio “La Luz”, en el que tuvo como condiscípulo al futuro poeta Eliseo Diego. Años después cursó estudios superiores en la Universidad de La Habana, época durante la cual editó la revista “Clavileño” (1942–1943). Se doctoró en Derecho Civil en 1947, aunque nunca ejerció como abogado. Durante sus años universitarios, Cintio Vitier, hizo amistad con José Lezama Lima y Fina García Marruz, con la que contrajo matrimonio en 1947. Además, fue miembro de la redacción de la revista “Orígenes”, dirigida por José Lezama Lima y José Rodríguez Feo, y una de las más importantes revistas de la historia literaria cubana. También colaboró en otras muchas revistas literarias cubanas, como “Espuela de Plata”, “Poeta”, “Lunes de Revolución”, “Casa de las Américas” y “Unión”. Entre 1947 y 1961, laboró como profesor de francés en la Escuela Normal para Maestros de La Habana. Más tarde fue docente de literatura cubana e hispanoamericana en la Universidad Central de Las Villas. También, dirigió varias revistas, entre ellas: la “Nueva Revista Cubana”, la “Revista de la Biblioteca Nacional ‘José Martí’” y el “Anuario Martiano”.Entre los premios que recibió destacan: el Premio Nacional de Literatura en 1988, Premio Juan Rulfo, en 2002, el Título de Oficial de Artes y letras de Francia, y la medalla de la Academia de Ciencias de Cuba. Además de presidir el Centro de Estudios Martianos. Recibió doctorados honoris causa por parte de la Universidad de La Habana, la Universidad Central de Las Villas y la Universidad Soka de Japón. En cuanto a su trabajo como poeta, su obra siempre apareció reunida en diferentes volúmenes, entre éstos están: “Vísperas” (1933-1953) o, “Testimonios” (1953-1963), y tiempo después salieron a la luz, “Antología poética” (1981) y “Nupcias” (1993). Otros de sus poemarios son: “Poemas de mayo y junio” (1989) y “Dama pobreza” (1995). Su obra poética, dicen, se divide en dos etapas, la primera marcada por la reflexión mística, intimista y representada por los poemas recogidos en “Vísperas”, y el segundo periodo, influido por la Revolución cubana, a la que se adhirió desde sus convicciones cristianas. De acuerdo con los críticos, su poesía está presidida por la inteligencia, no abstracta y conceptual, sino mística, que parte de una oscura raíz y evoluciona hacia una forma lúcida y coherente, incluso en el cuidado de la métrica, como se percibe en el poema “Imposible”, que el poeta incluyó en su primera entrega colectiva. Con el paso del tiempo, su preocupación se centró en el lenguaje y en una progresiva reducción de su naturaleza mágica. Este poeta también desarrollo una importante labor de historiador y crítico literario. Entre sus ensayos destacan “Ese sol del mundo moral” (1975), “Temas martianos” (1982), escrito en colaboración con su esposa, la poetisa Fina García Marruz; “Crítica cubana” (1988) y “Obras II. Lo cubano en la poesía” (1998). Algunas de sus novelas son: “De Peña Pobre” (1980), en la que recorre cien años de la historia cubana desde 1895, y “Los papeles de Jacinto Finalé” (1984). El 1 de octubre de 2009, este destacado poeta, ensayista, narrador y crítico murió en La Habana, Cuba, dejando un legado importante para los cubanos, y no cubanos, sobre el dinamismo que puede encontrarse en la literatura, la narración, poesía y ensayo.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
119
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.