Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Será recordado 2010 como un año de grandes pérdidas en la cultura

20/12/2010 05:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tomás Eloy Martínez, José Saramago, Luis Leal, Helen Escobedo, Margaret Norquist Nelson, Alí Chumacero, Carlos Montemayor y Carlos Monsiváis, Ariel Ramírez y Graciela Grillo-Pérez, son algunos de los artistas e intelectuales que fallecieron este 2010. Apenas habían transcurrido 25 días del año cuando murió el escritor español Luis Leal, miembro de la Academia Norteamericana de la Lengua Española y del Modern Language Association of America, así como uno de los más destacados pioneros en el estudio de la literatura de México y Estados Unidos. Tenía 102 años de edad. El 27 de enero, el mundo de las letras se vistió de luto con la muerte del escritor estadounidense Jerome David Salinger, quien tras publicar su novela “El guardián en el centeno” se apartó de la vida mundana durante 50 años, lo que le mereció el mote de “el recluso literario”. Director de escena, dramaturgo y formador de varias generaciones de actores y creadores del concepto de “Teatro de Círculo”, Xavier Rojas, falleció en su domicilio el 28 de enero a los 89 años de edad. El mes de enero cerró con el deceso del escritor argentino Tomás Eloy Martínez, a los 75 años de edad, luego de una larga lucha contra un cáncer que padecía. Pese al tumor cerebral que tenía, Martínez había continuado su producción literaria que publicó en periódicos de circulación internacional como “El País” y “The New York Times”. El 3 de febrero murió la violonchelista estadounidense Margaret Norquist Nelson, quien por más de 20 años formó parte de la Orquesta Sinfónica Nacional. Cinco días después, el 8 de febrero, la escritora mexicana, autora de una vasta prosa poética y ensayos que retrataban la vida cultural del país, Esther Seligson, falleció a los 69 años de edad a consecuencia de un infarto al miocardio. El compositor y pianista Ariel Ramírez, considerado como uno de los principales exponentes del folclore argentino, falleció la noche del jueves 18 de febrero a los 88 años de edad, a causa de una neumonía y una complicación renal. Conocido como una de las grandes voces del doblaje en España, el poeta y actor español Rafael de Penagos falleció el 25 de febrero en un hospital de Madrid. A lo largo de su vida cultivó amistad con grandes poetas españoles como Rafael Alberti y Juan Ramón Jiménez. Un día después, el galerista y coleccionista suizo cofundador de la Feria Internacional de Arte de Basilea, Ernest Beyeler, murió a los 88 años de edad. Le había tomado más de medio siglo constituirse como uno de los coleccionistas más destacados del mundo, por su acervo de arte contemporáneo. Este mismo día, el 26 de febrero, el director de teatro Jorge Méndez Garza falleció en su natal Torreón, Coahuila. Participó en más de 70 obras como actor, director, escenógrafo y productor de teatro, principalmente en los teatros asentados en los barrios marginales. También se resintió la muerte del escritor, tenor, activista social, miembro de la Academia Mexicana de la Lengua y traductor mexicano, Carlos Montemayor, quien tras permanecer hospitalizado por varios días a causa de un cáncer de estómago que lo aquejaba desde cuatro meses atrás, dejó de existir el 28 de febrero. El poeta chiapaneco Enoch Cancino Casahonda, considerado como el segundo vate más importante de la era contemporánea en su entidad, tan sólo después de Jaime Sabines, murió el 2 de marzo. Su obra poética trascendió fronteras, principalmente por “Canto a Chiapas, que escribió cuando era estudiante de la UNAM. El también escritor español Miguel Delibes falleció el 12 de marzo a los 89 años de edad, debido a un cáncer que le fue detectado 10 años atrás. En sus obras literarias abordó numerosos temas de su época, como la vida rural, el paso a la ciudad, las relaciones amorosas y el contexto social de la segunda mitad del siglo XX. Este mismo día, la muerte también sorprendió a la dramaturga salvadoreña Matilde Elena López, de 91 años de edad, quien destacó por su gran legado teatral y como pionera del ensayo en El Salvador. Mientras que el 16 de marzo pereció el pintor y muralista mexicano Pedro Banda Salazar (Tamaulipas), heredero de José Clemente Orozco, cuya obra destacó por su fuerza y vitalidad cuyos temas recurrentes fueron la pobreza de la clase campesina. El destacado poeta y decimista Guillermo Cházaro Lagos (veracruzano) también vio llegar la muerte el pasado 18 de marzo en su natal Papantla, donde se le calificó como el maestro de la poesía. Abril no fue la excepción, el 7 de este mes la “primera dama del latin jazz”, Graciela Grillo-Pérez, falleció a los 95 años de edad, a causa de una complicación pulmonar y renal. La intérprete cubana fue pionera en la ejecución de estos ritmos isleños en Estados Unidos donde radicó el resto de su vida. El 9 de abril, una de las figuras más importantes del arte pictórico y escultórico español, Nacho Criado, dejó de existir a los 67 años de edad. Cinco días después, el arqueólogo especialista en el conocimiento de la historia prehispánica del sur de Quinta Roo y de la zona maya, Enrique Nalda Hernández, falleció a causa de un cáncer pulmonar. La dramaturga, directora de escena y promotora cultural Perla Szuchmacher, pereció la mañana del 10 de mayo en la Ciudad de México, donde pasó la mayor parte de su vida como difusora de teatro infantil. Otra de las muertes que conmocionó no sólo al mundo de la literatura sino a la sociedad en general, fue, el 25 de mayo, la del caricaturista Gabriel Vargas, autor de la famosísima serie “La Familia Burrón”, que lo llevó a ser considerado entre los siete sociólogos más importantes a nivel mundial, por retratar en ella a la sociedad mexicana. Tras su desaparición en la ciudad de Tijuana, Baja California, es hallado muerto uno de los mejores intérpretes de la viola en México, Omar Hernández-Hidalgo, el 7 de junio. A la edad de 102 años, la decano del Ballet Bolshoi, figura legendaria de la danza clásica de la época soviética, Marina Semenova, murió el 9 de junio en su domicilio de Moscú. El connotado investigador y especialista en literatura chicana Juan Bruce-Novoa, también falleció el 11 de junio, mientras que la antropóloga franco-estadounidense, Anne Chapman, falleció el día 12 en México, donde descubrió su pasión por los grupos indígenas americanos, dedicándose lo mismo a las étnias de Los Altos de Chiapas que de la Patagonia, en el Cono Sur. La conmoción mundial llegó el pasado 18 de junio con el deceso de uno de los más importantes escritores y Premio Nobel de Literatura del siglo XX, el portugués José Saramago, quien fuera poeta, novelista y dramaturgo, cuya obra apostó siempre a la necesaria y positiva transformación de la sociedad. Un día después, las letras mexicanas se vistieron de luto con la muerte anunciada de uno de sus cronistas y ensayistas políticos de izquierda más importantes, Carlos Monsiváis, quien durante meses permaneció hospitalizado a causa de una afectación pulmonar. El 21 de junio murió a los 85 años, el pintor y muralista mexicano Jesús Alvarez Amaya, quien fuera integrante del Taller de la Gráfica Popular desde 1955 y desde entonces uno de sus más destacados participantes. Autor de “Picardía Mexicana” y de otros títulos que lo llevaron a ser apodado “el rey de los albures”, el escritor y arquitecto chiapaneco, Armando Jiménez Farías, falleció el 2 de julio a causa de un cáncer de garganta y el domingo 4 del mismo mes, murió el narrador y ensayista coahuilense Francisco Javier Amparán. Juan Hernández Luna, uno de los principales representantes del género negro en la literatura mexicana, falleció el jueves 8 de julio en el Hospital General de la capital mexicana, a causa de una enfermedad renal, en tanto, el dibujante y pintor mexicano Carlos Amoretti murió el 29 del mismo mes en la Ciudad de México. Un mal hepático terminó con la vida del artista plástico irlandés, Phil Kelly el 3 de agosto en la Ciudad de México, el doctor Enrique Cárdenas de la Peña, miembro de la Academia Mexicana de la Lengua falleció el 11 de ese mes y el dramaturgo sonorense, pilar del movimiento teatral del noroeste del país, Jorge Velarde Soto, dejó de existir el 25 de este mismo mes. Antes, el 22 de agosto, la muerte le llegó a uno de los más importantes exponentes de la plástica mexicana popular e iniciador del movimiento cultural “Tepito Arte Acá”, Daniel Manríque, y el 27 del mismo mes, le tocó el turno a la museógrafa Patricia Real Fierros, quien contaba con una amplia trayectoria en el Instituto Nacional de Antropología e Historia. Mientras que el escritor colombiano Jairo Anibal Niño, reconocido ampliamente en América Latina en el género de la literatura infantil, falleció el 30 de agosto, y el escritor, dramaturgo y columnista político mexicano, Germán Dehesa, murió el 2 de septiembre. El 16 de septiembre falleció una de las figuras más representativas de la plástica mexicana del siglo XX, Helen Escobedo. Fue escultora de grandes y pequeños formatos, cuyas obras se caracterizaban por el uso de material reciclable, además de ser la primera artista mexicana en trabajar con lo que hoy se conoce como instalación y performance. El impulsor de la paleontología mexicana Joaquín García-Barcena murió también en este 2010, pero el 25 de septiembre. A lo largo de su vida hizo importantes aportaciones en las áreas de protección del patrimonio arqueológico y paleontológico del país mediante la aplicación de ciencias físicas y naturales. El prestigiado filólogo, traductor y ensayista originario de Autlán, Jalisco, Antonio Alatorre Chávez, murió el 21 de octubre pasado, mientras que uno de los poetas, académicos y editores más entrañables de México, Alí Chumacero, dejó de existir el 22 del mismo mes. El mismo día, pereció el escritor, periodista y abogado nayarita Héctor Gamboa Quintero, considerado por la crítica como una carta visible en la actividad literaria. Considerado como una de las máximas autoridades mundiales en el estudio del microrrelato en lengua española, David Lagmanovich, falleció la madrugada del 27 de octubre a los 83 años de edad. Uno de los coleccionistas de arte más importantes de México, quien dedicó su vida a documentar el arte mexicano de los últimos dos siglos y crear la Biblioteca de Arte Mexicano, Ricardo Pérez Escamilla, falleció el pasado 8 de noviembre. En diciembre, la muerte también sorprendió a otra figura destacada de la cultura, el académico español Valentín García Yebra, pionero en el estudio de traducción de su país natal.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
164
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.