Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Espectáculos escriba una noticia?

Recordado Ernesto Alonso por su trabajo frente y detrás de cámaras

27/02/2011 04:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Reconocido como “El señor Telenovela”, el actor y productor Ernesto Alonso, quien este lunes celebraría 94 años de vida, es recordado por su trabajo frente y detrás de cámaras, en películas como “Ensayo de un crimen” y melodramas como "La mentira", cuyo último remake: “Cuando me enamoro”, está por concluir. El capítulo final de esta producción, estelarizada por Silvia Navarro y Juan Soler, fue grabado recientemente en Ensenada, Baja California, pero los televidentes podrán disfrutarlo hasta el domingo 13 de marzo de 2011. Esta última versión de “La mentira” es una adaptación libre a la historia original de Caridad Bravo Adams, y debido a sus altos niveles de audiencia fue alargada, pues su desenlace estaba previsto para enero. Ernesto Alonso produjo dos versiones de esta telenovela, una en 1965 con el nombre de “La mentira”, y otra en 1982, protagonizada por Christian Bach y titulada “El amor nunca muere”. El nombre real del “Señor Telenovela” fue Ernesto Ramírez Alonso. Nació en Aguascalientes el 28 de febrero de 1917, en el seno de una familia de abolengo conformada por el farmacéutico Justo Ramírez Sánchez y Rosa Alonso. Su hermano fue el torero Alfonso Ramírez "Calesero". Dejó su ciudad natal con el objetivo de incursionar en el Séptimo Arte. Su presencia y carisma fueron decisivos para que penetrara en la cinematografía mexicana, que a fines de los 30 y principios de los 40 necesitaba de nuevas figuras. El primero que le propuso someterse a unas pruebas de fotogenia y actuación, tras actuar como extra en "La Zandunga" (1937) y "Papacito lindo" (1939), fue el director Fernando de Fuentes. Los resultados fueron positivos, lo cual le abrió las puertas del cine nacional. Es ese momento, cuando también se encontraba enrolado en los escenarios teatrales con la ayuda del dramaturgo Celestino Gorostiza, y siguiendo la sugerencia del director Julio Bracho, decidió cambiar su primer apellido (Ramírez) por el de Alonso, en homenaje a su madre. Con su nuevo nombre debutó en el papel estelar de la película "La virgen que forjó una patria" (1942), de Julio Bracho. A partir de ese momento empezó a despuntar su carrera actoral en la industria del celuloide, en donde se cuentan más de 40 filmes en su haber. Con Luis Buñuel filmó "Abismos de pasión" (1953), "Ensayo de un crimen" (1955) y narró "Los olvidados" (1950). Por su trabajo en "Ensayo de un crimen" fue nominado en 1956 al premio Ariel en la categoría de Mejor Actor. En el ámbito teatral, trabajó en más de 30 obras, y su primer montaje fue "Los domingos de Don Blas" (1939). En 1959 el consolidado galán de cine, quien disfrutaba de las mieles del éxito, fue convencido por Emilio Azcárraga Milmo para que se dedicara a la producción de televisión. Su primera telenovela, "La casa del odio", producida en 1960, tuvo mucho éxito. Los resultados positivos lo motivaron a involucrarse de lleno en el negocio, y aunque extrañaba la actividad cinematográfica, no dio marcha atrás. Después realizó "Pecado mortal" y "La leona", ambas en 1961, a las que le siguieron "Doña Macabra" (1963), "La mentira" (1965), "Corazón salvaje" y "El derecho de nacer", éstas dos en 1966. Entre sus trabajos también se encuentran "Muchacha italiana viene a casarse" (1971), "La hiena" (1973) y "Ana del aire" (1974), así como "Paloma", "El milagro de vivir", ambas de 1975, y "Pasiones encendidas" (1977). Posteriormente volvió a trabajar en proyectos que ya había realizado en el pasado: "Corazón salvaje" (1977), "El derecho de nacer" (1981) y "El amor nunca muere" (1982), adaptación de "La mentira" (1965). En 1983 actuó y produjo la telenovela por la cual fue inmortalizado: "El maleficio", en la que interpretó a "Enrique de Martino", un brujo patriarca cuya fortuna la debe a las malas artes y la hechicería. Ese mismo año realizó "Bodas de odio", la primera historia de época en tener éxito. A este melodrama le siguieron "La traición" (1984), "Tú o nadie" (1985), el polémico "De pura sangre" (1986), "Victoria" (1987), "Encadenados" (1988), "Yo compro esa mujer" (1990), "Triángulo" (1991), "Desencuentro" (1997) y "Laberintos de pasión" (1999). Fue pionero y único productor de las llamadas "Telenovelas históricas", cuyas tramas y argumentos relataban distintos hechos de la historia de México como la Independencia, la Revolución y la Guerra de Reforma. Algunos de estos melodramas fueron: "La tormenta" (1967), "Los caudillos" (1968), "La Constitución" (1972), con María Félix; "El carruaje" (1973), "Senda de gloria" (1987), "El vuelo del águila" (1994) y "La antorcha encendida" (1996). En su juventud, Alonso protagonizó romances con reconocidas actrices, y aunque nunca se casó, tampoco renunció a la satisfacción de formar una familia, por medio de la adopción ahora tiene nietos y bisnietos. Guadalupe y Juan Diego, sus hijos, aparecieron en su camino, a decir de él, "porque Dios quiso que los tuviera". Su casa fue sitio de visita obligada para figuras de gran talla como Orson Welles, Lupe Vélez, Nelson Rockefeller, Gilbert Roland, Salvador Novo, Pita Amor, Emilio "Indio" Fernández, Dolores del Río, Julio Bracho, María Félix y Andrea Palma, con quien se dice vivió un intenso y largo romance. Fue también animador de la cultura. En su casa, y después en "El Quid", un centro nocturno de su propiedad, fue anfitrión de grandes figuras del cine, la música, la plástica y las letras. Aunque fue más reconocido por la producción de telenovelas, también actuó en algunos títulos como "La leona" (1961), "Mundos opuestos" (1976), "Lo blanco y lo negro" (1989), "Bajo un mismo rostro" (1995), "Abrázame muy fuerte" (2001) y "Entre el amor y el odio" (2002). En los últimos años de su vida realizó melodramas protagonizados por Yadhira Carrillo, como "La otra" (2002), "Amarte es mi pecado" (2004) y "Barrera de amor" (2005), su última telenovela. En las 150 producciones que tiene en su haber trabajó con actores como Jacqueline Andere, Enrique Alvarez Félix, Julissa, Maricruz Olivier, Amparo Rivelles, Angélica María, Christian Bach, Verónica Castro, Andrés García, Humberto Zurita, Leticia Calderón, Sergio Jiménez y María Rubio, entre otros. Asimismo fue descubridor de talentos, entre ellos Erika Buenfil, Lucía Méndez, Victoria Ruffo, Eduardo Yáñez, Susana Dosamantes, Sergio Goyri, Ana Patricia Rojo, Daniela Castro, los hermanos Raúl y Armando Araiza, Guillermo García Cantú y Salma Hayek, por mencionar algunos. Ernesto Alonso falleció a los 90 años víctima de neumonía, el 7 de agosto de 2007 en la Ciudad de México. Su muerte cerró una etapa en la historia de la telenovela, con historias con la calidad, pureza, y el sello único que impuso al género. A principios del 2010, el nombre de Ernesto Alonso fue incluido en una encuesta realizada en Internet por una revista estadunidense, para elegir al Mejor Villano de las Telenovelas, por su personaje del brujo "Enrique de Martino", en "El maleficio". Alonso compitió al lado de actores como María Rubio (Cuna de lobos), Diana Bracho (Cadenas de amargura), Ignacio López Tarso (El derecho de nacer), Itatí Cantoral (María la del barrio) y Catherine Siachoque ("Tierra de pasiones"), quien resultó ganadora. En marzo del mismo año, se publicó el libro “Ernesto Alonso. El Señor Telenovela”, escrito por la periodista Claudia de Icaza y en el cual se relatan los conflictos desatados tras la muerte del actor y productor, debido a las inconformidades por su testamento.


Sobre esta noticia

Autor:
Espectáculos (21096 noticias)
Visitas:
786
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.