Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Recordará Ballet Independiente al coreógrafo Raúl Flores Canelo

02/02/2012 04:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Ballet Independiente comenzará el próximo 15 de febrero, en Tlaxcala, su temporada 2012, en cuyo marco recordará a su fundador, el bailarín y coreógrafo mexicano Raúl Flores Canelo, a 20 años de su deceso, ocurrido el 3 de febrero de 1992. El director artístico de la agrupación, Edgar Robles, adelantó que el 17, 18 y 19 de los corrientes ofrecerán funciones en el Centro Cultural Los Talleres, de la capital mexicana; el 22 en San Miguel de Allende, Guanajuato; mientras que el 4 de marzo realizarán una función especial en el Teatro Macedonio Alcalá, de Oaxaca, en honor al maestro. La temporada dedicada a Flores Canelo, quien ha sido considerado por la crítica como un icono de la mexicanidad en la danza contemporánea, continuará el 6 de marzo, en el Teatro de la Danza, del Centro Nacional de la Danza (Cenart), donde se presentarán todos los martes. La agrupación que dirige Magnolia Flores dio a conocer hace unas semanas que 2012 sería un año de intensa actividad, en conmemoración del 20 aniversario luctuoso de Flores Canelo, de quien pretenden mantener vivo su legado. Para ello, anunciaron, se montarán o remontarán piezas como "Soliloquio", "El hombre y la danza" y "Tres fantasías sexuales y un prólogo", en espacios abiertos y cerrados, y ante auditorios poco convencionales, tal es el caso del público de reclusorios, manicomios o centros comerciales, retomando el legado social del artista. Considerado uno de los creadores mexicanos más importantes del siglo XX, Raúl Flores Canelo fue un bailarín, coreógrafo, escenógrafo y diseñador nacido en Monclova, Coahuila, el 19 de abril de 1929. Estudió Artes Plásticas en la Universidad de Arizona (EUA) y en San Carlos (México), luego decidió dedicarse a la danza e ingresó en la Academia Mexicana de la Danza y al Ballet Nacional (1953-1966), donde fue coreógrafo y bailarín solista, bajo la tutela de Guillermina Bravo, José Limón y Ana Sokolow, entre otros. Entre sus principales aportaciones figuran la introducción de la "mexicanidad" y del nacionalismo crítico en la danza contemporánea, lo que lo convirtió no sólo en uno de sus grandes pilares sino en un innovador. Además, en 1966 fundó el Ballet Independiente, que el año pasado cumplió 45 años de trayectoria, como una de las compañías de danza más importantes del país. Flores Canelo fue un bailarín muy cotizado, formó parte de las filas del Ballet Nacional de México, de Guillermina Bravo, donde aprendió las bases que lo llevaron a convertirse en uno de los pilares de la danza contemporánea mexicana. Alberto Dallal, uno de los más afamados críticos de danza en el país, comentó en su momento que "los jóvenes coreógrafos mexicanos estaban comenzando a implementar imágenes y movimientos del México prehispánico, cuando Flores Canelo ya las había buscado, encontrado y llevado a escena desde los años 70". De Flores Canelo se dice que sus obras supieron llegar al pueblo porque de ahí provino; "retrató a personajes de su entorno: al cantinero, al carpintero y los sacó en sus coreografías. No trató de poner a los grandes personajes, fue un coreógrafo básicamente popular. La inspiración de Raúl era que sabía hacer trascender las clases populares por medio de la danza". Datos biográficos disponibles destacan entre los elementos que marcaron la trayectoria del coreógrafo mexicano están haber abordado temas con sentido del humor, así como símbolos y estilos que reflejaban su propia experiencia. "Tenía gran sensibilidad para transmitir sutilezas, erotismo y emociones. Su pensamiento no estuvo enfocado a los públicos de otros países o en tratar de ser universal como coreógrafo, fue capaz de dirigirse a públicos provincianos que compartían una idea de lugar que traspasaba de alguna manera la ubicación clasista". Una de sus grandes coreografías legadas a la danza mexicana es “La espera”, una pieza donde logra una fusión sui géneris de música, danza, palabra, iluminación, vestuario y dramatismo, en una búsqueda que no se queda en el nacionalismo acartonado. Entre sus amigos, cuentan, estaban Alberto Beltrán, Leopoldo Méndez, Francisco de la Maza, Efraín Huerta, Elías Nandino, Carlos Pellicer, Jaime Sabines, Alberto Domingo y Froylán López Narváez, entre otros. Entre los reconocimientos que se le hicieron sobresalen la entrega del Premios "José Limón", en 1990; en 1995 se funda en el Centro Nacional de las Artes el teatro que lleva su nombre, mientras que en el 2002 se crea un festival nacional de la disciplina y un premio en su honor. La muerte de Raúl Flores Canelo, en 1992, conmovió al gremio de la danza, que recordó entonces la convicción inquebrantable del artista, cuyo sentido del humor fue su mejor credencial, “su honestidad fue su aplomo y su amor a la cultura popular, su alimento”.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
134
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.