Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Recordarán en Fuendetodos a Francisco de Goya

29/03/2011 02:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con la presentación del grabado “Los pasos: De la casa al museo”, en las estructuras del nuevo museo de la especialidad, los habitantes de Fuendetodos, en Zaragoza, recordarán este miércoles a uno de sus hijos predilectos, el pintor Francisco de Goya, a 265 años de su nacimiento. Vecinos del municipio, creadores y artistas participaron en la creación de este grabado "del suelo", al recorrer la distancia que separa la casa natal del pintor del Museo del Grabado, siguiendo los primeros pasos de Goya. La obra se realizó impregnando con agua de lluvia y piedra caracoleña unos 115 metros de papel alemán, según da cuenta hoy una publicación electrónica. La efeméride incluirá un acto institucional en el pabellón de Fuendetodos, donde actuará el grupo Baluarte Aragonés, con tres piezas de baile, y se proyectará una selección de fotografías sobre cómo se hizo el grabado de Ricardo Calero el año pasado. Además de la inauguración de una nueva exposición en la sala “Ignacio Zuloaga”, que albergará la obra gráfica de Antoni Clavé. Francisco José de Goya y Lucientes nació el 30 de marzo de 1746 en Fuendetodos (Zaragoza, España), en el seno de una familia de clase media. Su padre era artesano de prestigio, cuyas relaciones laborales influyeron de manera significativa en la formación artística de Francisco. A los 10 años, Goya comenzó sus estudios primarios pero debido a dificultades económicas tuvo que dedicarse a trabajar para sacar adelante a su familia. Demostrando desde muy joven sus facultades artísticas, a los 13 años de edad entró a la Academia de Dibujo de Zaragoza, bajo la tutela de José Luzán, cuyo aprendizaje se prolongó hasta que Goya cumpliera los 20 años. Si por algo se destacó Goya en su etapa de aprendizaje fue porque tuvo un aprendizaje lento, que lo llevó a tener una obra de paso al mismo ritmo pero que culminara con una gran madurez en su trabajo. Tal fue el caso que en 1763 participó en un concurso de pintura en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde no obtuvo el triunfo que quería. Tras dos intentos frustrados de obtener apoyo material para llevar a cabo el obligado viaje para estudiar a los maestros italianos, Goya partió a Roma, Venecia, Bolonia y otras ciudades italianas, donde constó su aprendizaje de la obra de Guido Reni, Rubens, El Veronés o Rafael, entre otros grandes pintores. En 1771 regresó a España, debido a un encargo de la Junta de Fábrica del Pilar, donde se le encomendó realizar un mural para la bóveda del coreto de la capilla de la Virgen. A partir de ese entonces, Goya comenzó a tener una intensa actividad en la pintura, ya que decoró la Basílica del Pilar y pintó la capilla del palacio de los condes de Sobradiel, los cuales dejaron satisfechos a la Junta de Fábrica del templo, valorando así el trabajo del pintor. A partir de entonces, Goya comenzó su labor menor como pintor, pero importante para introducirse en los círculos aristocráticos, con la dificultad añadida de conjugar el rococó de Tiépolo y el neoclasicismo de Mengs. Debido al manejo de las técnicas y las corrientes de la época, Goya pudo alcanzar el estilo apropiado para unos cuadros destinados a la decoración de las estancias reales, donde primaba el buen gusto y la observación de las costumbres españolas. La actividad de Goya para la Real Fábrica de Tapices se prolongó durante 12 años, de 1775 a 1780 en un primer quinquenio de trabajo y de 1786 hasta 1792. Realizó cuatro series de cartones distribuidos en diferentes etapas, donde destacan obras como “La caza de la codorniz”, ”Perros en traílla”, “Paseo por Andalucía”, “El quitasol”, “La novillada”, “La nevada”, “El albañil herido”, “Las gallinitas”, “El pelele”, entre otras. En 1792 presentó un discurso en la Academia donde expresa sus ideas respecto a la creación artística, que se aleja de los supuestos idealistas y de las preceptivas neoclásicas vigentes en la época de Mengs para afirmar la necesidad de libertad del pintor, que no debe estar sujeta a estrechas regla. En esa época, y sobre todo por la enfermedad que adquirió en 1793 y que le provocó sordera, Goya hizo lo posible para crear obras ajenas a las obligaciones adquiridas por sus cargos en la corte; cada vez pintaba obras de pequeño formato en total libertad, alejándolo para siempre de las pinturas de la realeza. Goya dejó una gran cantidad de obras que marcaron toda una tendencia de libertad y conceptos en el arte, entre las que destacan “Saturno devorando a un hijo”, ”El tres de mayo de 1808”, “El empecinado”, ”Bodegón con costillas y cabeza de cordero”, “El coloso”, “La maja vestida”, “La maja desnuda”, “El aquelarre”, entre otras. Son de especial mención sus series “Los caprichos”, “Los desastres de la guerra”, “Los disparates”, “La tauromaquia” y “Los toros de Burdeos”. Debido a la enfermedad que adquirió en 1792 y que desarrolló en 1818, Goya falleció el 15 de abril de 1828 en Burdeos, Francia.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
257
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.