Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Recrea con humor plástico costarricense la obra del pintor Boticcelli.

16/05/2009 05:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Obras de artistas clásicos como Sandro Boticcelli, uno de los pintores más destacados del Renacimiento italiano, quien murió el 17 de mayo de 1510, son abordadas con humor, por el plástico costarricense Francisco Munguía, en recintos de su país. Bajo el título "Parodias famosas", el artista expuso 12 cuadros elaboradas con acrílico y plástico hasta el pasado 7 de mayo en la galería Vida Plena, en el Barrio a California y otra más de temática animalística y crítica en las paredes de la galería Kiosco, en barrio Amón, así como una próxima, en 8 de Mayo, en la provincia Alajuela. Con un total éxito desde el 2008 por diversos recintos de la ciudad, el público ha apreciado la parodia de obras clásicas, como la noche estrellada de Van Gogh, como un Ovni estrellado; "La famila de Carlos IV", de Goya, fue sustituida por una de cavernícolas y la famosa Venus embarazada, del maestro Boticcelli, por citar algunas. Este último autor de obras como "El nacimiento de Venus" y "La primavera", desarrolló un estilo característico de elegante trazo, carácter melancólico y fuerza expresiva de sus líneas que lo ubican como uno de los genios más originales de la pintura florentina. Alessandro di Mariano Filipepi, su nombre verdadero, nació el 1 de marzo de 1445 en Florencia Italia. Fue discípulo de Fray Filippo Lippi. Trabajó con el pintor y grabador Antonio del Pollaiuolo, del que aprendió el dominio de la línea y así como la influencia de Andrea del Verrocchio. En 1470, Boticcelli tenía su propio taller. Dedicó casi toda su vida a trabajar para las grandes familias florentinas, pintando retratos en los que plasmaba la belleza del alma y los sentimientos de quienes retrataba, tal es el caso del "Retrato de Giuliano de Medici" y "La adoración de los Magos". Como integrante del círculo intelectual y artístico de Lorenzo de Medici, Boticelli recibió influencia del neoplatismo cristiano que pretendía conciliar las ideas cristianas con las clásicas. Esto se ve reflejado en sus obras "La primavera" (1478) y "El nacimiento de Venus" (1482), basadas en algún texto clásico, en los que sus elegantes personajes forman diseños lineales abstractos, bañados por una suave luz dorada. Dentro del ámbito profano también destaca la serie de cuatro cuadros "Nataspio degli Honesti", en los que recrea una de las historias de "El Decamerón", de Bocaccio, así como algunas pinturas basadas en "La Divina Comedia", de Dante Alighieri, las cuales posteriormente sirvieron para ilustrar dicha obra. También pintó temas religiosos, principalmente tablas de vírgenes, como "La Virgen Escribiendo El Magnificat" (1480), "La Virgen de la Granada" (1480), "La Coronación de la Virgen" (1490), "Virgen con el niño y dos santos" (1485), "San Sebastián" (1473) y un fresco sobre San Agustín (1480). En 1481 fue llamado a Roma para trabajar en la decoración de la Capilla Sixtina, del Vaticano, donde pintó los frescos "Las pruebas de Moisés", "El castigo de los rebeldes" y "La tentación de Cristo". Aun cuando las pinturas de Boticcelli tienen más de 500 años de antigüedad, no han perdido su belleza y originalidad, tal es el caso de "La Virgen Escribiendo El Magnificat", cuyo gesto dulce y languidez no han podido ser superados por ningún artista plástico. Tras la expulsión de los Medici de Florencia en 1490, Boticcelli sufrió una crisis religiosa que se vio reflejada en sus obras "La Pietá" (1490), "La Natividad Mística" (1490) y "La crucifixión mística" (1496), en las que el pintor expresó una intensa devoción religiosa y un retroceso en el desarrollo de su estilo. Casi al final de su vida, el pintor chocó con Leonardo Da Vinci, pues mientras éste analizó la pintura, la transformó y la convirtió en ciencia, Sandro clamó por el retorno a lo místico y la tradición florentina. Murió a los 65 años en Florencia, Italia.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
237
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.