Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Recuerda Conaculta a Elena Garro en el 90 aniversario de su natalicio

10/12/2010 11:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) recordó a la escritora Elena Garro, quien renovó la literatura mexicana y rompió con el realismo de la novela de la Revolución de México, en el 90 aniversario de su natalicio, el 11 de diciembre de 1920. La autora de “Los recuerdos del porvenir” fue hija de padre español y madre mexicana. Garro Navarro (1920-1998) nació en Puebla y algunos fechan su nacimiento en 1916. Fue narradora, dramaturga, coreógrafa y periodista mexicana que a contracorriente forjó una de las obras literarias más solventes en Hispanoamérica. Pasó su infancia en la Ciudad de México. Durante la Guerra Cristera (1926-29), su familia se trasladó a Iguala, Guerrero. Estas experiencias quedaron reflejadas en su novela “Los recuerdos del porvenir” (1963) y también en su teatro de corte social. Su escritura renovó la literatura mexicana. Ingresó a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para estudiar literatura, coreografía y teatro, allí conoció al joven poeta Octavio Paz, con quien se casó en 1937; tuvieron una hija, Helena Paz Garro, y se divorciaron hacia fines de la década de 1970. En 1957 escribió las obras en un acto “Andarse por las ramas”, “Los pilares de doña Blanca” y “Un hogar sólido”, que fueron dirigidas por Héctor Mendoza. Elena escribió su obra cumbre “Los recuerdos del porvenir” (1963), con la que obtuvo el Premio Xavier Villaurrutia, donde rompe con el realismo de la novela de la Revolución Mexicana y combina diferentes temporalidades y pasajes de corte fantástico. Por esta razón, se ha señalado que la novela de Garro es un claro antecedente del realismo mágico, pues se publica cuatro años antes que “Cien años de soledad”, del colombiano Gabriel García Márquez, Nobel de Literatura 1982. Garro reunió sus primeras obras teatrales en “Un hogar sólido” (1958, reeditado en 1983), donde alternó varias realidades. En los cuentos de “La semana de colores” (1964) indagó sobre la infancia y también destaca el relato “La culpa es de los tlaxcaltecas”, donde alterna la realidad presente con un viaje al pasado, donde narra vívidamente la Conquista de México. En la obra “Felipe Ángeles” (1979) analiza un periodo oscuro de la Revolución Mexicana; en los cuentos de “Andamos huyendo Lola” (1980), retrata el clima de persecución que imaginaba la rodeaba en vida, en el que aparece, de manera obsesiva y biográfica la figura de su hija Helena Paz. Mientras que en la novela “Y matarazo no llamó” (1991) se escenifica una lucha sindical. Poco antes de su muerte, se publicó la novela “Un corazón en un bote de basura” (1996). Quizá por los impactantes recuerdos de la Guerra Cristera, o por su entrañable relación con su nana indígena, Elena Garro desarrolló una natural propensión a señalar las duras condiciones en las que sobrevivían los descendientes de los pobladores originarios de México. Algunas de la obras de Garro, como “El rastro”, aluden a la marginación de los indígenas. También el cuento “La culpa es de los Tlaxcaltecas” y otras piezas dramáticas y reportajes con líderes sociales. Para Elena Garro toda la literatura tenía un asidero en la propia vida, así desde sus primeras novelas los hechos se desprenden de recuerdos suyos o ajenos, pasados por el tamiz de la fantasía o la indignación por las injusticias. Al respecto, la propia Elena reconoció que “no puedo escribir nada que no sea autobiográfico; en ´Los recuerdos del porvenir´ narro hechos en los que no participé, porque era muy niña, pero sí viví. “Asimismo, en ´Reencuentro de personajes´ y ´Testimonios sobre Mariana´, trato las experiencias y sucesos que me acontecieron en la multitud de países donde he vivido. Y como creo firmemente que lo que no es vivencia es academia, tengo que escribir sobre mí misma”. Para el escritor argentino César Aira, en la novela “Testimonios sobre Mariana la mexicana” crea el “desarrollo obsesivo de un sólo tema: el poder tanático del orden masculino (que) persigue a una madre y a una hija, protagonistas de una ´folie á deux´ que necesita de la catástrofe para reproducirse”. Jorge Luis Borges, Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares fueron admiradores de la obra de Garro e incluyeron en la segunda edición de su “Antología de la literatura fantástica” la obra en un acto “Un hogar sólido”. Como periodista, Elena Garro entrevistó a Frida Kahlo, Pablo Neruda -Nobel de Literatura 1971-, Regis Debray y al reformador líder priísta Carlos Madrazo Becerra. Garro estaba convencida de que la palabra empeñada tenía que ir acompañada de acciones concretas. Hizo reportajes en torno al reparto agrario y trató temas como la condición de las mujeres presas. La escritora peruana Patricia de Souza (El País, 2008), lo resume así: “Toda toma de palabra significa un acto político; de alienación o de rebeldía, por lo que presiento que la Garro al asumir la palabra se vio obligada a asumir el personaje que su país vio en ella”. Abunda que “la Tolstoi de México”, como la llamó Borges, “sí produjo una obra importante, a tono con su tiempo, con la situación social y política que ella veía de cerca y que despertó sus ganas de ser un personaje de novela, activo, importante en la historia de su país”. Elena Garro regresó de Francia a México en la década de 1980. Se instaló en una modesta casa en Cuernavaca, en compañía de 14 gatos y de su hija Helena Paz Garro. Padecía enfisema. Al final se le declaró cáncer pulmonar. “Aquí estoy, sentada sobre esta piedra aparente. Sólo mi memoria sabe lo que encierra. Estoy y estuve en muchos ojos, yo sólo soy memoria y la memoria que de mí se tenga. Quisiera no tener memoria o convertirme en el piadoso polvo para escapar a la condena de mirarme”, escribió en una de sus novelas. Murió el 22 de agosto de 1998, a la edad de 78 años, dejándole a las letras hispanoamericanas muchas historias inéditas. Entre sus obra de teatro destacan: “Felipe Ángeles” (1979); “Un hogar sólido” (1958, y 1983, ilustrado por Juan Soriano); y “La mudanza y la recopilación” (FCE, 2009). También sus novelas “Los recuerdos del porvenir” (1963); “Testimonios sobre Mariana” (1981); “La casa junto al río” (1983); “Y matarazo no llamó” (1993); “Busca mi esquela & Primer amor” (1998); “Un corazón en un bote de basura” (1996); y “La vida empieza a las tres” 1997). Lo mismo que los libros de narraciones breves de “La semana de colores” (1964); “Andamos huyendo Lola” (1980); y “El accidente y otros cuentos inéditos” (1997).


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
659
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.