Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Se recuerda a José Rubén Romero como hombre polifacético

03/07/2011 07:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Académico, escritor, consejero presidencial, funcionario público auxiliar, comerciante, periodista y embajador de México en Brasil y Cuba, en suma, un hombre polifacético, así es como se recuerda al mexicano José Romero, a 59 años de su muerte, ocurrida el 4 de julio de 1952. Hijo de Melesio Romero y de Refugio González, José Rubén nació el 25 de septiembre de 1890 en Cotija de la Paz, Michoacán. El poeta Luis Murguía Guillén al darse cuenta de las tendencias literarias de José Rubén, lo invitó a fundar un periódico, que llevó por nombre “Iris” y en el que se publicaron los primeros poemas suyos. Los trabajos en verso de José Rubén siguieron apareciendo, lo que fue motivo de admiración, así como de distinción y del nombramiento como socio de un grupo literario de Morelia. El reconocimiento lo llenó de satisfacción y lo incitó a querer conocer al presidente del grupo y a los integrantes en general. Durante su visita dijo varios de sus poemas, los que fueron acogidos con aplausos de entusiasmo por los poetas michoacanos Alfredo Iturbide, Fidel Silva y Donato Arenas López. Fue una acción que le dejó aprendizajes. Don Melesio Romero, su padre, tenía un objetivo claro, meter en prisión a ladrones influyentes, esto condujo a la familia Romero a Sahuayo, lugar donde el joven poeta publicaría su libro “Fantasía”, del que no existe ejemplar alguno. Al sobrevenir la Revolución Mexicana, Romero sigue los pasos de su padre, persona prudente, incorruptible y honrada a carta cabal, y se une al maderismo. Con el triunfo del movimiento antireeleccionista es nombrado receptor de rentas de Santa Clara del Cobre. Pero al usurpar el poder Victoriano Huerta, los maderistas, entre ellos Romero, sufrieron una severa persecución en todos los rincones de la República, que le obligó a huir hacia la Ciudad de México. Aquí, si bien fue cierto que pasaba inadvertido, sufrió de soledad, hambre y miseria, por lo que decidió regresar a Michoacán. Creyó que con el tiempo transcurrido ya se habrían olvidado de él, pero al llegar a Morelia, un hombre lo reconoció. Esa misma persona regresó aproximadamente dos horas después, pero con una escolta de soldados para llevarlo al paredón de fusilamiento. Con el indulto en la mano llegó el padre de José Rubén, cuando éste estaba a punto de ser fusilado. Romero ocupó varios puestos oficiales: Secretario particular del gobernador del estado de Michoacán, Pascual Ortiz Rubio; inspector General de Comunicaciones, encargado del Departamento de Publicidad de la Secretaría de Relaciones Exteriores, rector interino de la Universidad de Michoacán, Cónsul General en Barcelona, y director del Registro Civil en esta capital, entre otros. Además fue miembro de la Academia Mexicana de la Lengua y tomó posesión de la silla XII el 14 de junio de 1950. En Barcelona escribió “Apuntes de un lugareño”, obra en la que recrea sus impresiones y vivencias de niño, adolescente y joven. Sus libros "La vida inútil de Pito Pérez" y "Rosenda", fueron llevadas al cine. De la primera existen tres películas, una de 1944 a cargo del actor Manuel Medel. La siguiente se filmó en el año de 1956, estelarizada por el cómico Germán Valdez, "Tin Tan", denominada "Las aventuras de Pito Pérez", y la tercera fue protagonizada por el actor Ignacio López Tarso, en 1970. También existe una película llamada "Pito Pérez se va de bracero", del año 1949, que fue protagonizada por Manuel Medel. En cuanto al texto "Rosenda", hay una versión cinematográfica a cargo del actor Fernando Soler, del año 1948. Su hogar paterno todavía existe a media cuadra de la plaza de Cotija de La Paz, Michoacán, y lo más asombroso es que la fuente cantarina que refiere en su libro "Apuntes de un lugareño" (1932) aún está allí. A lo largo de su vida escribió las novelas “Desbandada” (1934), “El pueblo inocente” (1934), “Mi caballo, mi perro y mi rifle” (1936), “Anticipación a la muerte” y “Una vez fui rico”. Entre sus poesías figuran “Fantasías” (1908), “La musa loca” (1917) y “Tacámbaro” (1922).


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
120
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.