Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Recuerda el mundo al compositor Maurice Ravel

06/03/2011 06:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El compositor Joseph Maurice Ravel nació el 7 de marzo de 1875 en Ciboure, en los Pirineos Atlánticos, parte del País Vasco francés. Su padre Joseph Ravel, de ascendencia suiza y saboyarda, era un renombrado ingeniero civil, quien contrajo matrimonio con Marie Delouatrt, quien era de origen vasco y de familia española. El matrimonio Ravel tuvo dos hijos Edouard y Maurice. La infancia de Maurice Ravel se vio impregnada de atención, gracias a la educación de sus padres, que lo frecuentaron al arte, fomentando sus primeros pasos artísticos en su hijo que a muy temprana edad demostró tener un talento excepcional en la música. Comenzó sus estudios de piano a los seis años de edad, bajo la tutela de Henry Ghys, posteriormente con Charles René, con quien perfeccionó sus clases de armonía, contrapunto y composición. Al ingresar al Conservatorio de París en 1889, Ravel tomó clases con Charles Bériot; ahí mismo conoció al pianista español Ricardo Viñes, ambos formaron el grupo “Los Apaches”, armando gran revuelo en el estreno de “Pelléas el Méilsande”, de Claude Debussy, en 1902. Tardó en llegar el reconocimiento a las obras de Ravel, sin embargo en 1901 con su pieza para piano “Juegos de agua”, quedó cimentada la personalidad del compositor, quien iba a mantenerse independiente de la riqueza del patrimonio musical de su tiempo. Entre 1901 y 1908 compuso piezas que lo engrandecieron en el mundo artístico, como a, Cuarteto de Fa mayor, Melodías de Shéhérazade, Mirois, Sonatina para piano, Introducción y allegro para arpa y conjunto, Rapsodia española, Mi madre la oca, Suite para piano sobre cuentos clásicos “Mamá Ganso” y su obra maestra, Gaspar de la noche. En agosto de 1914, la Primera Guerra Mundial (1914-1918) sorprendió al compositor en plena composición de su Trío en La menor, la cual fue estrenada en 1915. Desde el inicio de la guerra, el compositor pretendió entrar, pero debido a su baja estatura fue rechazado. En 1917, el compositor se entera de la muerte de su madre, bajo el panorama de la guerra, la noticia le causó una gran depresión; en ese mismo año terminó seis piezas bajo el título “La tumba de Couperin”, suite en un estilo neobarroco francés, que dedicó a sus amigos muertos en la guerra. En 1928, Ravel tuvo uno de sus mejores años, realizó una gira de conciertos por Estados Unidos y Canadá, que le valió en cada ciudad visitada, un inmenso éxito; al igual que conoció uno de los ritmos de la época y lejanos de Europa, el jazz. De regreso a Francia, Ravel comenzó a trabajar en la pieza que se convertiría en su obra más famosa, “Bolero”, escrita para la bailarina y coreógrafa Ida Rubenstein, el músico adoptó una antigua danza andaluza: el bolero. Su difusión fue inmediatamente inmensa, Ravel había firmado una auténtica obra maestra a partir de un material casi insignificante. En su estreno una dama gritó “!al locoó óal locoó, cuando el compositor vio eso, le confiesa a su hermano “he ahí, ella lo ha comprendido”. En 1928, Ravel recibe el doctorado en música honoris causa de la Universidad de Oxford. Las últimas dos obras maestras de Ravel fueron escritas entre 1929 y 1931, sus dos conciertos para piano y orquesta, ambas muy distintas: Concierto para la mano izquierda y Concierto en sol. Después de una larga gira que tuvo en Europa Central, de regreso a Francia, Ravel se dedicó a escribir un ballet inspirado en “Las mil y una noches”, Morgiane; y una ópera inspirada en la novela de Joseph Delteil, Juana de Arco, la cual no pudo concluir. A los 58 años de edad, el músico comenzó a padecer una enfermedad neurológica que lo llevaría al silencio por cuatro años, tuvo un desorden en su motricidad, afectando principalmente su escritura y lenguaje, a la vez que su inteligencia se mantenía en buen estado, pensando en música, con la peculiaridad que no podía tocar y escribir música. “Nunca terminaré mi Juana de Arco, esta ópera está allí, en mi cabeza, la oigo pero no la escribiré jamás, se acabó, ya no puedo escribir música”, dijo. Al parecer tenía un traumatismo craneano, debido a un accidente de taxi que tuvo en 1932; aunque Ravel parecía consciente de este desorden hacía ya varios años En diciembre de 1937 el músico tuvo una intervención quirúrgica en su cerebro, debido a su enfermedad neurológica, la cual no tuvo mucho éxito, pues Ravel falleció el 28 de diciembre del mismo año, a la edad de 62 años. Con la muerte de Ravel, murió una generación de compositores que habían renovado la escritura musical, sin dejar sus principios heredados del Clascicismo.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
396
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.