Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Recuerda teatro argentino a Harold Pinter con “El amante”

09/10/2012 05:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

De inconformismo y rebeldía está dotada la obra “El amante”, que se presenta de jueves a domingo en el Auditorio Losada, en Buenos Aires, Argentina, y que esta semana sirve para recordar a su autor, el británico Harold Pinter, quien mañana habría cumplido 82 años. En el original, Pinter se propuso derribar las barreras de la hipocresía, a través de la mirada sobre un matrimonio que habla de sus propias infidelidades. “El amante” fue escrito en la década de 1960 y es un ejemplo de su filosa dramaturgia, según resalta la cartelera teatral argentina. Harold Pinter nació en el barrio de clase obrera de Hackney, Londres, el 10 de octubre de 1930, en el seno de una familia judía. Durante la Segunda Guerra Mundial fue separado de sus padres mientras la evacuación de Cornwall, experiencia traumática para él. Cuentan sus biógrafos que estudió en la Academia Real de Arte Dramático por dos semestres. Además, en su juventud publicó poesía y trabajó en el teatro como actor bajo el seudónimo de “David Baron”. Su primera obra “The Room” fue presentada por estudiantes en la Universidad de Bristol, destaca una famosa enciclopedia colaborativa en línea. Pinter inicia así su extensa obra teatral, con “The Room” y los cuartos cerrados serán frecuentes escenarios y utiliza muy pocos personajes. En ese tiempo, se declaró objetor de conciencia y se negó a cumplir el Servicio militar. Luego escribió “The Birthday Party” (1958), pieza estrenada en el West End y que la crítica maltrató, al grado de que fue retirada y lo llevó a plantearse la posibilidad de abandonar su carrera antes de comenzarla, según destaca otro texto de “biografiasyvidas.com”. En 1959, cambió su suerte con “The caretaker”, pues la obra fue un éxito y supuso su primer reconocimiento público. Durante la década de 1960, Pinter delimitó su estilo “pintoresco”, repleto de silencios (dramas escritos en lenguaje elusivo, cómico, pero con ambiente de amenaza). Para la crítica especializada, Pinter retoma el teatro del absurdo de Samuel Beckett, Eugene Ionesco y Jean Genet, sus obras son aderezadas con fantasías eróticas y obsesiones, celos y odios, y han sido calificadas como “teatro de la inseguridad”. Sus personajes intentan reaccionar frente a una invasión en la estrechez de sus vidas. Sus diálogos son reticentes, evasivos, esconden intimidaciones, advertencias, riesgos. La obra de Pinter, aseveran, mezcla realismo y misterio, y no obstante que no conlleva intención moralizante, trata de lo amenazante y violento que nace de la propia naturaleza humana y de las contradicciones de nuestra sociedad. Pinter se implicó en la política y utilizó muchas veces alegorías de la represión. Alrededor de 1970, adoptó una postura izquierdista. El golpe de Estado que derrocó al gobierno de Salvador Allende en Chile en 1973 lo consternó y su activismo se tornó en favor de los derechos humanos. En 1985, viajó a Turquía, donde se opuso abiertamente a la represión y a la supresión del idioma kurdo. Inspirado escribe la obra “Mountain Language” (1988). Criticó fuertemente al presidente estadounidense Ronald Reagan y a la primera ministra británica Margaret Thatcher. Además, escribió para televisión y radio. Dirigió producciones teatrales propias y de otros autores. Escribe guiones para películas como “El sirviente” (1963) y “El mensajero” (1971) de Joseph Losey, “El último magnate” (1976) de Elia Kazan y “La mujer del teniente francés” (1981), de Karel Reisz. También publicó una novela “Los enanos” que son relatos cortos y cientos de poemas, teñidos de ideología. Fue miembro honorario de diversas universidades, y ha sido galardonado con el premio Shakespeare, el premio Europeo de Literatura, el Pirandello. Asimismo, obtuvo el David Cohen de literatura británica, el Laurence Olivier y el Molière de honor al conjunto de su carrera. Sus guiones para el cine han ganado el Oso de Plata del Festival Internacional de Cine de Berlín (1963), el premio BAFTA (1965 y 1971), la Palma de Oro del Festival Internacional de Cine de Cannes (1971) y el premio de la Commonwealth (1981). Además, fue candidato al Oscar por “La mujer del teniente francés” y “Traición”. En 1999, ingresó en la Compañía de Literatura de la Royal Society. Harold Pinter vivía en Londres con su segunda esposa, la escritora Antonia Fraser, tras divorciarse de la actriz Vivien Merchant. En 2002, le fue diagnosticado un cáncer de esófago. En octubre de 2005, obtuvo el Premio Nobel de Literatura, que recibió con delicado estado de salud. Según la Academia sueca, tras la concesión del Nobel, Pinter devolvió el teatro a sus elementos básicos que es un espacio cerrado y un diálogo impredecible, en el que el público es sorprendido por lo impredecible de las cuestiones cotidianas y la fuerza de los cuartos cerrados. Títulos como “A Night Out” (1959), “Night School” (1960), “The Lover” (1963), “The Homecoming” (1964), “Landscape” (1967) o “Silence” (1968) lo convirtieron en una figura del teatro británico, cuya influencia sería determinante para toda una generación de dramaturgos. Murió a los 78 años el 24 de diciembre de 2008.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
215
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.