Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Espectáculos escriba una noticia?

Recuerdan con un homenaje póstumo en Miami a Ernesto Lecuona

28/11/2009 08:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El intérprete, músico y compositor cubano Ernesto Lecuona, autor de más de 400 obras musicales, entre ellas "Malagueña" y "Andalucía", fue recordado con un homenaje póstumo, en ocasión del 46 aniversario de su muerte. Con lo mejor de Lecuona y sus destacados intérpretes, la puesta en escena"íViva Lecuona!" celebró la herencia de su música en una magistral puesta en escena en el Latin Quarter, de Miami. La dirección musical del espectáculo, que contó con las voces de la contralto Tania Martí, las sopranos María Antúnez y Mónica Martínez, el barítono Nelson Martínez y el tenor Martín Nusspaumer, Aldo y Mónica Martínez, de la Academia Kumbancha, estuvo a cargo del musicólogo y pianista José Ruiz Elcoro. Ernesto Lecuona Casado, prolífico en el género clásico, zarzuela, ritmos afro-cubanos y música tradicional de su país, nació el 6 de agosto de 1896 en La Habana, Cuba, y murió el 29 de noviembre de 1963. Fue hijo de un periodista español radicado en la isla, Ernesto Lecuona Ramos, y de la cubana Elisa Casado Bernal. Comenzó a estudiar piano bajo la tutela de su hermana Ernestina, por lo que se convirtió en un niño prodigio. Dio su primer recital a los cinco años y su primera composición a los 11. Estudió en el Peyrellade Conservatoire con Antonio Saavedra y el famoso Joaquin Nin. Lecuona se graduó en el Conservatorio Nacional de La Habana con una medalla de oro en interpretación. Con tan sólo 15 años compuso "Danzas cubanas", obra de gran calidad en la que además del dominio musical se puede observar su interés por temas procedentes del sustrato folklórico de su país. Poco después estrenó "Vals del Rhin", cuya partitura, a pesar del título, reitera su tendencia por la música nacional. Fuera de Cuba comenzó su carrera en el Aeolian Hall de Nueva York, y luego continuó sus estudios en Francia. A los 17 años se graduó en el Conservatorio Nacional Cubano y comenzó una larga gira por Estados Unidos, España y Francia. Ese viaje le sirvió para conocer nuevas técnicas, a la par que difundió más su obra en importantes conciertos. Lecuona fue un hombre de grandes iniciativas que introdujo la primera orquesta latina en Estados Unidos, donde en 1942 su composición "Siempe en mi corazón" fue nominada para el premio Oscar como Mejor Canción, pero perdió contra "White Christmas". Organizó también la Orquesta Sinfónica de La Habana y una compañía de teatro lírico con la que estrenó algunas de sus obras, entre las que destacan la ópera "El rumbero de Yarey" y las zarzuelas "El cafetal" y "Rosa la china". "El maizal", "El calesero", "El Batey" (1929), "La flor del sitio", "El amor del guarachero", "La tierra de Venus", "Diablos y fantasías", "La caravana", "El recluta del amor", "Lola Cruz" (1935) y "Cuando La Habana era inglesa", entre otras de sus zarzuelas. En lo que a la técnica se refiere, el aporte más importante de Lecuona al género teatral fue fórmula definitiva de la romanza cubana, que constó generalmente de dos partes: La primera hace las veces de introducción con un sentido de gran recitativo. La segunda parte fue la romanza propiamente dicha, sobre un ritmo marcado y constante. Con sus zarzuelas más importantes Lecuona dio forma clásicamente definida a la zarzuela cubana en cuanto a género y estilo se refiere. El artista poseyó siempre una capacidad especial para la realización escénica y supo explotar todos los medios a su alcance para que sus representaciones fueran siempre un éxito. La música que impuso en el teatro lírico cubano fue representativa. Fue uno de los primeros compositores de música para películas sonoras estadunidenses y latinoamericanas incluidas: "Under cuban skies", "Free soul" y "Susana Lenox", todas en 1931; "Pearl harbor", "La cruz y la espada" y "Always in my heart" (1942). En 1960 el pianista se trasladó a Tampa, ya que no estaba contento con el gobierno de Fidel Castro. Tres años más tarde, murió en Santa Cruz de Tenerife, Islas Canarias, durante unas vacaciones, y fue enterrado en Hawthorne, Nueva York. En ese mes, tras recorrer los escenarios del Archipiélago, la Fundación Orquesta Filarmónica de Las Palmas acoge al septeto Troveros de Asieta, que pone fin a su gira en la capital gran canaria reivindicando la figura de este legendario músico. Así, se realiza "Bailando con Lecuona", un espectáculo que combina la música del creador con la danza, y cuenta con unos arreglos que acercan el legado del pianista y compositor a un amplio espectro de público, bajo la producción del cubano Manolito Simonet, aderezado por una coreografía y audiovisual creados para él. Con el trabajo discográfico "Bailando con Lecuona" (editado en 2004), al grupo incorpora de forma decisiva los elementos percusivos olvidados en aquellos viajes de ida y vuelta. Imprescindible en la historia de la música cubana y universal, en 2006 se le rindió otro homenaje, en esa ocasión por parte del grupo palmero Troveros de Asieta, en el espectáculo "Bailando con Lecuona".

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Espectáculos (21096 noticias)
Visitas:
70
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.