Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Recuerdan al maestro Óscar Cardozo Ocampo en “Concierto de la amistad”

20/07/2011 04:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hace una década el “Concierto de la amistad” se vistió de luto con la muerte del maestro Óscar Cardozo Ocampo, quien perdió la vida en un accidente cuando viajaba a Formosa para participar en el famoso recital, que la víspera lo recordó con emotiva velada. Formosa está a pocos kilómetros de la ciudad argentina de Resistencia, capital de la provincia del Chaco. Allí iba a actuar en el gran concierto, dirigiendo la orquesta provincial de música popular, con quien interpretaría sus más grandes éxitos. La víspera así ocurrió, cuando músicos de la localidad hicieron un recorrido por la historia musical de este notable pianista, cuyo legado abarca todo Iberoamérica pero, sobre todo, los países de los cuales se considera originario: Argentina y Paraguay, dos naciones por las cuales vivió. En su labor de compositor y arreglista, el maestro Óscar Cardozo Ocampo, quien nació el 27 de diciembre de 1942, recorrió la diversidad musical con el piano, musicalizando 37 películas, varias obras de teatro y algunas series de televisión. Hijo mayor del gran músico paraguayo, don Mauricio Cardozo Ocampo, a lo largo de sus obras siempre expuso su extraordinario talento para dar sonido a las palabras. Cuentan sus biógrafos que su búsqueda como compositor lo llevó a proponer proyecciones nuevas a tradicionales ritmos folclóricos sudamericanos. Sus maestros, la argentina María de Satcht y Pedro Sáenz, lo condujeron hacia la rama de la composición. Por su parte, Cardozo Ocampo padre siempre lo impulsó a ir más allá de sus conocimientos musicales empíricos. Fue gracias a él que adquirió un gran sentimiento por el país paraguayo, donde pasó gran parte de su vida. Director orquestal, arreglista, pianista y compositor, Cardozo produjo discos de cantantes y compositores tales como María Elena Walsh, Mercedes Sosa, Teresa Parodi, Sandra Mihanovich, Lolita Torres, el Trío los Panchos, el cuarteto Zupay y la Camerata Bariloche, entre otros. Dentro de sus labores más destacadas fungió como arreglista de la canción compuesta por Eladia Blázquez, para los Juegos Panamericanos de 1995 en Mar del Plata. Asimismo, Óscar arregló y dirigió la “Misa por la paz y la justicia”, de Ariel Ramírez. En cuestiones teatrales musicalizó las obras de “La raíz y la tierra”, “Gasalla 81/82”, “Pan y circo”, “La reina del Plata”, “”El último virrey”, “El patio de la morocha”, “Buenos Aires me mata” y “Borges Buenos Aires”, entre otras. Con la misma destreza y vocación, Cardozo Ocampo también musicalizó programas de ficción para televisión. Algunas de ellas son “Fortín quieto”, “Hombres en pugna”, “Compromisos”, “De carne somos” y “A conciencia”. Además de llevar a cabo proyectos artísticos de otros creadores, de manera más independiente desarrolló gran parte de su carrera musical con la agrupación “Sin Límites”. Con dicho conjunto realizó giras por Latinoamérica y subió a escena en el Carnegie Hall, al lado de la compañía de la Sociedad Coral de Nueva York, en 1988. “Sin Límites” se caracterizó por sus grandes improvisaciones con un toque de jazz, de igual forma agregaban sonidos de sintetizadores a instrumentos acústicos. La banda estaba conformada por su hermano Mauricio “pinchi” Cardozo, Galo Hugo García, Luis Ceravolo, Mario “mojarra” Fernández y Sergio Liszweski, entre otros. Para óscar, la lucha en contra del plagio y la defensa por los derechos de autor fue un tema primordial. Así llegó a ser dirigente del gremio Sociedad Argentina de Autores, Intérpretes y Compositores (SADAIC). Dentro de dicha sociedad, Ocampo defendió el patrimonio musical de su patria, al cual calificaba de privilegio gracias a su riqueza y variedad. “La finura de la tonada cuyana, la profundidad de la milonga pampeana y esa cosa cosmogónica de la vida, la que le permite al hombre de la montaña comunicarse con las estrellas”, dijo en alguna entrevista. El musical “El diario de regreso”, el cual proponía un diario imaginario de la vida del Che Guevara, fue presentado en el Memorial donde descansan los restos del Che en 2000. Este fue uno de sus últimos grandes proyectos. Óscar Cardozo Ocampo falleció en 2001, cuando viajaba rumbo a Formosa, donde iba a actuar en el gran Concierto de la Amistad, dirigiendo la Orquesta provincial de música popular. En el último disco de su vida, “Piano paraguayo”, quedó impregnada su visión de la música, acompañada de antiguas melodías del folclore del país guaraní.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
82
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.