Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Espectáculos escriba una noticia?

Recuerdan a Ray Conniff en Yucatán, a nueve años de su muerte

11/10/2011 02:37 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A nueve años de su muerte, el músico y director de orquesta Ray Conniff, quien desde su álbum debut "‘S wonderful" (1956) siempre estuvo en los primeros lugares de las listas de popularidad estadunidenses, fue recordado en Yucatán mediante la música del grupo Lluvia con Sol. El pasado 30 de septiembre, como parte del programa "Todos somos maestros en la cultura", realizado en la "Tierra del Mayab", el exitoso trombonista fue recordado por el grupo Lluvia con Sol, que además interpretó temas de Glenn Miller y Los Aragón, en un "show" nostálgico. Ray Conniff, quien destacó como músico, director de orquesta, arreglista, trombonista y por emplear un coro acompañando a la orquesta que él formó, nació el 6 de noviembre de 1916 en Attleboro, Massachusetts. Fue hijo del trombonista y líder de la Jewelry City Band de su tierra natal, en tanto que su madre también tocaba el piano, motivo por el cual destacó desde pequeño como músico. En 1933, en compañía de algunos amigos de secundaria, comenzó a tocar. Años después, en esta misma década, comenzó a ejecutar el trombón. Participó con la orquesta de Bunny Berigan en Nueva York, en 1938, y posteriormente con las de Bob Crosby, Artie Shaw y Glen Gray. Durante la guerra trabajó en la Radio de las Fuerzas Armadas. Los primeros arreglos musicales de Ray Conniff aparecieron en los 50, época en la que acompañó a cantantes como Johnnie Ray, Marty Robbins, Johnny Mathis, Frankie Laine y Guy Mitchell. En 1951 llegó su gran oportunidad, cuando Columbia Records le ofreció un contrato como arreglista. Ese mismo año decidió lanzarse como solista y su primera composición fue para el "Marrún dulce", de Georgia, la cual le llevó dos semanas terminarla. Conniff encontró un nicho en el público adulto con su sonido, basado en arreglos digeribles, combinados con voces que alternaban las letras con el tarareo. Casi todas las canciones famosas de otros intérpretes, pero recreadas en el particular estilo que lo caracterizó, apoyado en instrumentales y coros, volvieron a ser todo un éxito mundial. Su banda The Ray Conniff Orchestra and Singers marcó el sonido "lounge" de los 50 y 60, con sus acordes melódicos y ligeros, que en los 90 sentaron la base del "easy listening". La señal de identidad de la orquesta fue la estrecha vinculación entre un coro de cuatro mujeres e igual número de hombres, con un total de 18 instrumentistas. El coro no cantaba con ningún texto, sino que sólo entonaba la melodía. Su primer disco "‘S wonderful" fue un éxito enorme y permaneció nueve meses en el Top 20. Grabó más de 100 discos, 25 de los cuales estuvieron en el Top 40 en Estados Unidos. Con su instrumento, el trombón, Ray fue todo un espectáculo, al dirigir a su orquesta. Entre los grandes éxitos de su orquesta figuran "New York, New York" y "S’ wonderful". Cada año en Navidad era común escuchar su "We wish you a Merry Christmas". La estrella de Conniff se apagó con la aparición del rock and roll, aunque muchos grupos se inspiraron en sus arreglos, entre ellos Simon and Garfunkel, La Quinta Dimensión y Los Carpenters. La popularidad de la orquesta de Ray Conniff en Venezuela llegó en los 50, cuando el músico y su orquesta pegaron en todo el continente latinoamericano con su versión de "Bésame mucho", de la compositora mexicana Consuelo Velázquez. En la década de los 70 actuó con notable éxito ante el público del Poliedro de Caracas y en Venevisión. Posteriormente participó como invitado sorpresa en un homenaje que "Sábado sensacional" le hizo a Simón Díaz, compositor de "Caballo viejo", el cual Ray Conniff también grabó. Algunos de sus álbumes de más éxito fueron: "S’ wonderful" (1956), "Broadway in rhythm" (1959), "It's the talk of the town" (1960), "Somebody loves me" (1961), "So much in love" (1962) y "Just kiddin around" (1963). Sus últimos materiales discográficos fueron: "Always Conniff" (1991), "Latinísimo" (1993), "40th anniversary" (1995), "I love movies" (1997), "My way" (1998), "S Christmas" (1999) y "Do Ray para o rei" (2000). Sus interpretaciones de clásicos como "Bésame mucho" y "New York, New York" fueron éxitos en el mundo. Durante una carrera que se prolongó seis décadas, Conniff grabó más de 100 discos, los cuales le valieron 10 discos de Oro y dos de Platino. El 12 de octubre de 2002 el músico falleció en Escondido, California, a consecuencia de una caída en el baño, y fue enterrado en el Cementerio Westwood Village Memorial Park, en Los Ángeles, California. En 2008 fue recordado por el grupo coral boliviano Tiempo de Canto, que con motivo de los festejos por su décimo aniversario interpretara sus temas en diferentes escenarios culturales. Música sacra, música nacional, música latinoamericana, obras reconocidas de Ray Conniff, Broadway y una selección de clásicos del pop, figuran en el programa y repertorio que ofrecieronn los miembros del coro Tiempo de Canto, cuyos conciertos fueron gratuitos. En agosto de 2010 salió a la venta un material del trompetista estadunidense de jazz Billy Butterfield, quien tuvo dos afortunados encuentros con Ray Conniff, de los que salieron dos LP, de los cuales uno se lanzó un EP con los temas "South of the border" (Al sur de la frontera/En la frontera), "Rosalie", "Cuando vuelva a tu lado" y "A love is born".


Sobre esta noticia

Autor:
Espectáculos (21096 noticias)
Visitas:
249
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.