Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Recupera José María Sbert aspectos de la vida de Iván Illich

30/12/2009 02:44 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Una compilación de ensayos filosóficos e históricos de gran profundidad y claridad sobre temas diversos fueron reunidos en el libro "Epimeteo, Iván Illich y el sendero de la sabiduría", del escritor mexicano José María Sbert. En el prólogo del volumen, el escritor Jorge Márquez Muñoz también señala que esos temas pueden agruparse en las siguientes dicotomías: Prometeo/Epimeteo, Desarrollo/Vernáculo o Arrogancia/Humildad. Sbert, economista, hijo de exiliados republicanos españoles, comenzó a trabajar con Illich –austriaco, pensador, polifacético, polémico, filósofo y teólogo- en Cuernavaca, como editor en el Centro Intercultural de Documentación (Cidoc) y escribió esa obra desde principios de los 90, hasta su muerte, el 11 de agosto de 2006. Dicho polígrafo, nacido en esta capital el 18 de enero de 1945, desde finales de los años 90 hizo un esfuerzo sistemático por interpretar la obra de Illich –muerto en 2002-, su maestro y amigo, agregó Márquez. Añadió que el fruto más importante de ese trabajo fue su ensayo "El otro titán", que se refiere a la figura de Epimeteo, el humilde, cuya actitud contrasta con la de su arrogante hermano, Prometeo. La fe cristiana de Illich era muy profunda. No estaba nunca dispuesto a hablar de Dios, ni siquiera a mencionar su nombre. Por ello adoptó el método de la teología negativa o apofática, en donde sólo se habla de Dios a partir de algo distinto a El. Así, a pesar de su profunda admiración por Jesucristo, decidió sólo referirse a El, a través de la figura de Epimeteo. Sbert procuraba descubrir las raíces del pensamiento de Illich y las encontró en el espíritu de los años 60. El texto con el que comienza la segunda parte del libro de marras es acerca del macedonio Alejandro Magno. Este, junto con Napoleón, eran las dos figuras de las que Sbert más hablaba para referirse a las máscaras de Prometeo. En el texto sobre Alejandro Magno se pueden encontrar algunas referencias de la infancia de José María, cuando admiraba al conquistador. Al redescubrirlo, algunas décadas después, se horrorizó. Consideraba que Alejandro Magno había sido el "Hitler de la Antiguedad", un genocida consumado. Sobre Napoleón no escribió un texto específico, pero en sus conversaciones aparecía constantemente. Posteriormente, aparecen los textos sobre el léxico de la modernidad y el método para escapar de sus trampas. Las transformaciones y los usos del lenguaje fueron temas que preocuparon a Illich desde los años 60, cuando Sbert comenzó a trabajar con él. Illich pensaba que la crítica radical a la modernidad sólo podría llevarse a cabo con un lenguaje distinto al creado por ella misma. A finales de los 70 e inicios de los 80, Illich comenzó su estudio sobre las lenguas vernáculas y las madres o modernas, y puso especial énfasis en el tema de las palabras clave, que "son un rasgo característico del lenguaje moderno, claramente distintas de los términos técnicos…". El propio Illich desarrolló el tema del lenguaje moderno en algunas conferencias y ensayos de los años 80 y 90. Una parte del trabajo también lo hicieron sus amigos.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
372
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Personaje

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Art Gut (26/10/2011)

Un libro excepcional que recupera varios estudios sobre la obra de Iván Ilich. Aparecen ensayos de Sbert, de Jorge Márquez, de Jean Pierre Dupuy, de Rosa María Olvera. Una pieza fundamental en la interpretación de los aportes de Ilich al pensamiento civil contemporáneo. La edición es de 2003, pero debiera reeditarse por su importancia.