Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Negocios escriba una noticia?

Sin recuperarse aún bienestar perdido por impacto de crisis

24/07/2011 07:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El impacto de la crisis en el bienestar de las familias mexicanas fue considerable y aún no se recupera lo perdido, señaló el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP). De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares 2010 (ENIGH), el ingreso promedio trimestral de los hogares mexicanos de 2008 a 2010 se redujo 12.3 por ciento. En su reporte semanal “Análisis económico ejecutivo”, señaló que aunque la economía repuntó de manera importante en 2010, esto no fue suficiente para compensar en su totalidad el porcentaje de caída de 2009. Tampoco lo fue para lograr generar los empleos que requiere el país año con año, independientemente de que el empleo formal medido como asegurados al IMSS haya superado su nivel previo a la crisis, anotó. Consideró que el problema puede atribuirse a varios factores. Por una parte, a que hasta ahora la economía no ha sido capaz de crear los suficientes empleos bien remunerados para todas aquellas personas que se integran año con año al mercado laboral. Por otra, agregó el CEESP, a que los trabajadores contratados en los últimos años reciben salarios menores a los que se pagaban antes de la crisis, lo cual confirma la precarización del empleo. Según cifras trimestrales de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del INEGI, al cierre de 2007 el total de población ocupada fue de 44 millones de personas, mientras que al final de 2010 fue de 43.8 millones, lo que significó una disminución de 200 mil ocupados. Además, expuso, se aprecia que por nivel salarial, mientras que el universo de ocupados que ganan hasta tres salarios mínimos aumentó en 1.1 millones de personas, los que perciben ingresos superiores a tres salarios mínimos disminuyó en 1.9 millones. Esta situación explica por qué de los rubros que integran la clasificación del ingreso de los hogares, las remuneraciones al trabajo subordinado y el ingreso por trabajo independiente hayan sido los que mayor incidencia tuvieron en la caída de los ingresos totales de los hogares, refirió. Consideró que un aspecto que llama la atención es que los resultados de la ENIHG 2010 reportan una mejora en la distribución del ingreso, pues el coeficiente de Gini se redujo, tanto antes como después de transferencias, lo cual indica una menor concentración del ingreso. No hay duda, comentó el CEESP, que una mejora en la distribución del ingreso es una de los principales factores que pueden fortalecer el mercado interno y estimular el crecimiento de la economía. Sin embargo, acotó, esta mejora debe provenir de un aumento en el beneficio de las familias, en especial de las que se ubican en los deciles más bajos, y no como se aprecia en la ENIGH, resultado de una caída en el ingreso, aun cuando este haya sido mayor en los deciles más altos. El organismo mencionó que aunque la distribución del ingreso mejora después de transferencias, esta diferencia es marginal en nuestro país. La ENIGH señala que en 2010 el Gini antes de transferencias fue de 0.488, mientras que después de ellas se ubicó en 0.435, una diferencia de solo 0.053 puntos. En países como Italia y Francia esa diferencia es mayor en poco más de cinco veces a la de nuestro país, añadió. En este entorno, estimó el CEESP, las expectativas de los hogares no muestran una perspectiva muy favorable, sobre todo cuando los ingresos por trabajo son bajos en la mayoría de los hogares y dependen en un porcentaje elevado de las transferencias, en especial los deciles I y II, donde estos recursos representan 37 y 28.2 por ciento, respectivamente de sus ingresos totales. En este contexto, era de esperarse que el gasto promedio trimestral de los hogares también disminuyera. Según la ENIGH, entre 2008 y 2010 el gasto corriente total se contrajo 3.8 por ciento en términos reales. Parar fortalecer el mercado interno y que la economía crezca a tasas elevadas de manera sostenida, es fundamental generar un ambiente de negocios en el que empresas y personas puedan desarrollarse eficientemente, de tal manera que sea un estímulo para la inversión, afirmó. Esto permitirá una mayor creación de empleos mejor remunerados, incidiendo positivamente en el bienestar de los hogares, subrayó el organismo.


Sobre esta noticia

Autor:
Negocios (21643 noticias)
Visitas:
57
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.