Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Reeditan en México "Vigilar y castigar", de Michel Foucault

29/12/2009 07:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A 34 años de su publicación, una nueva versión revisada y corregida del libro "Vigilar y castigar. Nacimiento de la prisión", fue lanzada en español, como punto de reflexión de ese subsuelo profundo y sólido que representa la sociedad disciplinaria que se desarrolló en el XIX, el llamado siglo de las libertades. Siglo XXI Editores fue el encargado de reeditar este trabajo emblemático de Michel Foucault, quien comienza con una comparación entre dos tipos de castigo, el monárquico y el disciplinario. El primero consiste en la represión de la población mediante ejecuciones públicas y tortura, mientras que el segundo, se practica en la actualidad y tiene que ver con el poder sobre el prisionero, donde la duración de la estancia depende de la opinión de los profesionales. Foucault compara la sociedad moderna con el diseño de prisiones llamadas panópticos de Bentham, donde un sólo guardia puede vigilar a muchos prisioneros mientras éste no puede ser visto. El oscuro calabozo de la pre-modernidad, dice, ha sido reemplazado por la moderna prisión brillante, pero "la visibilidad es una trampa", advierte Foucault. A través de esta óptica de vigilancia, señala, la sociedad moderna ejercita sus sistemas de control de poder y conocimiento (términos que considera tan íntimamente ligados que con frecuencia habla del concepto "poder-conocimiento"). Foucault sugiere además que en todos los planos de la sociedad moderna existe un tipo de "prisión continua", desde las cárceles de máxima seguridad, trabajadores sociales, la policía, los maestros, hasta nuestro trabajo diario y la vida cotidiana. Todo está conectado mediante la vigilancia (deliberada o no) de unos seres humanos por otros, en busca de una "normalización" generalizada, sostiene en el material que vio la primera luz en 1975. Una reflexión que deriva de este volumen es que aunque quizá hoy provoquen verguenza las prisiones actuales, en el siglo XIX eran motivo de orgulloso las fortalezas que se construían en los límites de las ciudades, algunas veces incluso en el corazón de éstas. Complacían la nueva benignidad que reemplazaba a los patíbulos y se maravillaban de no castigar más a los cuerpos y sí corregir las almas. Aquellos muros, cerrojos y celdas, indica, figuraban una verdadera empresa de ortopedia social, quienes robaban eran encarcelados igual que aquellos que violaban o mataban. En ese sentido, el libro de Foucault expone de dónde viene el curioso proyecto de encerrar para corregir, disciplinar, controlar, y expone temas como el de qué traen consigo los códigos penales de la época moderna. Cómo ésa que parece una herencia de las mazmorras medievales es más bien el desarrollo de un conjunto de procedimientos de coerción colectiva, a fin de dividir en zonas, medir, encauzar a los individuos y hacerlos dóciles, útiles. Vigilancia, ejercicios, maniobras, puntajes, rangos y lugares, clasificaciones, exámenes y registros, son una manera de someter los cuerpos, de dominar las multiplicidades humanas y de manipular sus fuerzas, que fue desplegándose en los hospitales, el ejército, las escuelas y los talleres, a la que se llama disciplina, concluye el autor en su libro de unas 350 páginas.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
467
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.