Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Reflexiona anticuario en torno al Porfiriato

08/12/2010 06:16 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Inspirado en una fotografía que compró, el anticuario Daniel Liebsohn escribió "Filomeno", una historia desarrollada a partir de una ficción sobre el México de principios del siglo XX, una época de modernismo y grandes cambios, aunque limitada por los prejuicios de una sociedad moralista. El texto, de reciente publicación, contiene algunas fotografías y objetos originales que pertenecen a la colección de su autor y refieren el juego de erotismo que se ha perdido actualmente, así como a la riqueza gastronómica de la época del Porfiriato en México. Los insólitos personajes de esta historia se desenvuelven en detallados interiores, donde sus vidas toman cursos inesperados tras la llegada de un charro que responde al nombre de “Filomeno”, dueño de un par de espuelas y una belleza apabullante. En entrevista con Notimex, el autor afirmó que realizó una investigación muy profunda sobre la vida cotidiana, la fisonomía de las ciudades de México y Zacatecas, así como de Londres y La Habana, donde se desarrolla la historia. Recordó que desde chico se dedicó al coleccionismo y que la fotografía de la portada la adquirió en La Lagunilla cuando tenía 10 u 11 años. Esta imagen, afirmó, es muy peculiar, no es una fotografía muy común en esa época, tiene como todo ese juego de la formalidad, la idea de la virilidad del charro y toda una carga erótica que provoca el personaje. "La idea -expuso- era recrear esa época pero de manera muy irreverente, como diciendo somos las mismas personas hoy que hace 100 años, con las mismas emociones, pero retrata cómo se desenvolvía en los interiores con los objetos y ese mundo que era el final del Porfiriato, decadencia que de alguna forma le encuentro como un paralelo a lo mismo que vivimos hoy en día". Explicó que para desarrollar un personaje siempre tiene que encontrarlo en un retrato, puede ser un óleo o una fotografía y de esa hace un trabajo de introspección y el personaje toma vida inmediatamente. "Para mí fue muy estresante también porque llegó el momento en el que los personajes ya tenían vida propia y entre ellos se hablaban, se contestaban, todo pasa en la cabeza al mismo tiempo y para mí fue una cosa fascinante, me divertí como loco, aunque también trabajé mucho", abundó. "El nombre de ´Filomeno´ -explicó- salió porque mi lugar favorito en la capital es el Bar La Ópera, que está en la calle de Filomeno Mata, de ahí el título, pues además investigué sobre el nombre que es filo, de cuchillo, por eso el personaje era afilador de cuchillos y tijeras", subrayó. Recordó que de profesión es anticuario, museógrafo y siempre está en el análisis y estudio de objetos, pinturas, retratos, pero muchas veces hay esta fantasía y esta evocación que permiten las piezas que a veces no se pueden ligar con la profesión que tiene algo más de académico. “Quise dar rienda suelta a la fantasía y a esto que nos narran las mismas cosas", abundó emocionado. El proceso de esta obra, dijo, duró cuatro años, desde que surgió la idea, la estructura de la historia (la trama) ya la tenía concebida y luego realizó la investigación. "Mi mayor obsesión es la Ciudad de México que es mi eje para todo, en la época precolombina, virreinal, hasta la actualidad, quise investigar la época de Porfirio Díaz por los 100 años de la Revolución Mexicana, pero enfocada más a la decadencia porfiriana". El volumen publicado por Editorial Felou en 2010, fue presentado recientemente en el Museo Nacional de Arte (Munal), donde exhibió algunos elementos de los mismos personajes, fue muy interesante porque se hizo en una curaduría muy formal, pero era ese juego entre las piezas recreadas y las originales, para darle el hilo conductor. Adelantó que está muy emocionado porque se realizará una segunda edición que presentará en La Habana, otro de los momentos donde se narra la historia. Además, Eusebio Leal, historiador que hizo todo el rescate de La Habana vieja, va a realizar la presentación en el Palacio de los Capitanes Generales, el 26 de febrero de 2011, al terminar la Feria del Libro de Cuba. Anticuario de profesión y coleccionista de corazón, Daniel Liebsohn se ha destacado como uno de los más grandes especialistas en arte mexicano de los siglos XVI al XIX, así como en indumentaria y artes aplicadas. Ha colaborado en innumerables publicaciones de arte mexicano y participado en diversas exposiciones como curador y museógrafo. Desde chico le gustaban las cosas antiguas, porque en su casa no había nada de eso, y ahora tiene una colección de arte mexicano desde el siglo XVI a principios del XX. "No sé en qué momento me convertí en anticuario", dijo, y enfatizó que "debe quitársele el miedo y el formalismo a las antigüedades y entender que son objetos de vida cotidiana y que enriquecen tu vida". Consideró importante que "los jóvenes se interesen más, acercar a los niños a que coleccionen, siempre se tiene la idea de que las antigüedades son muy caras o inaccesibles, pero no es cierto, hay todos los márgenes y hay para todo el mundo".

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
729
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.