Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rlongoria escriba una noticia?

Reforma laboral para una modernidad botarga

20/09/2012 17:04 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

La reforma laboral es una muestra más de una cultura política vieja y conservadora que prefiere ir detrás de las estrategias de los países desarrollados, pero sin su desarrollo y sin sus condiciones materiales

Son muchos los rasgos que caracterizan a las élites políticas mexicanas, de diferente índole y textura, no obstante, hay uno que, a mi juicio, ha sido una constante a lo largo de la historia del México independiente. Este rasgo, incluso, fue endilgado por el discurso revolucionario a Don Porfirio Díaz casi como algo exclusivo de su dictadura.

Se trata de la conceptualización sobre la modernidad. Una visión muy particular que se ha transmitido de generación en generación política, colmando sus anhelos de un espíritu tan ambiguo como cambiante.

Ha sido el eje de la fascinación, de la búsqueda y de los grandes y grandilocuentes discursos. Sin embargo, lo que más llama la atención es su materialización, la forma en que se evidencia ese entendimiento sui géneris, debido a que la mayoría de las veces, la modernidad no pasa por un proceso espiritual de modernización, sino tan sólo por el material. Dicho de otro modo, si para Don Porfirio la Modernidad eran los ferrocarriles, para Calderón; las reformas laborales, y en ambos casos, se encuentra ausente el proceso histórico, material y espiritual que llevó a los europeos occidentales a plantearse un proyecto como la Modernidad.

Lo importante, en todo caso, no es el hecho, sino lo que lo generó, lo que lo impulsó, y que, por ello, devino en un ferrocarril o en una estructura laboral eficiente tanto para las empresas como para la población general, en un contexto legítimo y efectivo de libre mercado.

El problema de esta visión es que, generalmente, conlleva resultados no sólo diferentes a los esperados, sino que, incluso, repercuten de manera contraria que como en su modelo original

Para las élites políticas nuestras; globalización, libre mercado, modernidad y posmodernidad son lo mismo. Diferentes actores, independientemente de su partido, consideran que esta clase de reformas son lo que llevan a dar el salto de la modernidad a la posmodernidad, como si se tratara de fases evolutivas, sin imaginar que uno y otro conceptos son contrarios, que se encuentran en discusión y son defendidos desde diferentes trincheras, identidades e intereses político económicos.

Para la clase política mexicana el rumbo es siempre ir atrás de los pasos del desarrollo, los cuales no pueden verse de manera lineal evolutiva, impulsando medidas carentes de su contenido histórico, de su sustancia activa. Es un fenómeno botarga, en el que lo que se mira es una caricatura referida y basada en una forma original, pero que no es siquiera su copia, sino una alteración del prototipo. Se destacan sus elementos más expuestos o visibles, se le reproduce de manera tal que se pueda vincular a su inspiración referencial, pero dista mucho de ser lo mismo.

El problema de esta visión transmitida de unos a otros, es que, generalmente, conlleva resultados no sólo diferentes a los esperados, sino que, incluso, repercuten de manera contraria que como en su modelo original. De este modo, habrá que irse con mucho cuidado con la próxima reforma laboral, porque las tasas de empleo actuales, por bajas que sean, podrían ser algo que añoremos.


Sobre esta noticia

Autor:
Rlongoria (6 noticias)
Visitas:
684
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
1
+ -
Responder

Roberto Díaz Ramírez (22/09/2012)

La modernidad deberia ser la justicia social, juridica y economica, aplicada como moneda de curso. Cualquier cosa que no vaya en ese sentido, avanza en contra del sentido de modernidad que debe prevalecer.