Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

Entre la reforma y el reacomodo de fuerzas/José Manuel Tovar Herrera

02/09/2013 12:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

José Manuel Tovar Herrera

Usando a Braudel como referencia, podemos hacer una pequeña analogía; hay movimientos que duran un largo, mediano o corto tiempo. No obstante, sin caer completamente en el historicismo, podemos comentar que estos responden a un contexto y sociedad en específico. Mientras unos están sujetos a procesos ideológicos-culturales, otros responden a cuestiones laborales, sociales o políticas. Es por ello que en base a estas breves palabras, puedo dar continuidad a lo que escribí la semana pasada.

Como todos habrán seguido por los medios de comunicación convencionales (radio y televisión) y digitales (Internet), aún siguen las protestas de la CNTE en la Ciudad de México, aunado a ello, inicia una nueva etapa en las movilizaciones contra la reforma energética. Existen diversas posturas encontradas en torno a lo que acontece en este escenario. En primer lugar, no faltan las personas que solo se expresan por lo banal, lo simple, lo que los medios de comunicación (que solo tienen una agenda informativa y no una guía crítica del contexto en el que nos encontramos) difunden; los que están en contra de llegar tarde al trabajo (por el cierre de calles); aquellos que piensan que protestar no es de civilizados, cuando son herederos de movimientos armados, sociales y culturales. En fin, una serie de contradicciones simples.

Estamos acostumbrándonos como sociedad a algo que nombraré como pax inexistente . Puede que esto responda a mil cosas; tal vez a un descontento generacional (no total, sino sectorial, pero sí mayoritario); una globalización que invita a la inmovilidad social; un sistema económico que nos entretiene trabajando y nos quita el ocio intelectual recortando el presupuesto educativo. Muchas causales se pueden enumerar, pero esa no es la intención. En estos momentos de convulsión debemos analizar lo que acontece desde diferentes ángulos, dándole posibilidad a cada uno de ellos, ya que como sociedad no nos podemos quedar con una información única y "verdadera".

En el artículo semanal pasado de un servidor, se hizo una breve remembranza sobre el origen y movilizaciones que definieron a la CNTE como organización que ha perdurado hasta nuestros días. Dicho texto se finalizó con una frase de Mario Alberto Leyva Galicia "...la CNTE se debate entre la preservación de su independencia y formas de movilización, y los intentos por llevarla a engrosar las filas de apologistas del lopezobradorismo." En sí, desde las elecciones presidenciales del año pasado se planteó la teoría de que para qué dicha organización siguiera con vida tendría la opción de incorporarse a las filas políticas de Andrés Manuel López Obrador. En el lapso de poco más de un año a partir de la expresión de esas palabras de Leyva Galicia la CNTE logró afrontar esa orfandad política. Con todas sus desavenencias y tragedias como la del pasado 13 de junio en donde desgraciadamente profesores fallecieron a causa de un accidente vial en la Autopista Siglo XXI, concretamente en la caseta de San Ángel Zurumucapio. A pesar de haber sido un accidente (o negligencia del conductor) el gobierno michoacano y la sociedad se volcaron contra los profesores, paradójicamente echándoles a ellos la culpa de sus propias muertes. Con todo ello, la Coordinadora no perdió su capital político y de movilización.

Con el arribo de los docentes a la capital mexicana, la primera imagen que se tenía sobre la movilización era únicamente contra la reforma educativa además de las ya conocidas demandas salariales y políticas. Con el paso de los días y el aumento de la intensidad de las movilizaciones, se fue girando más al aspecto político, lo educativo no se dejó de lado, no obstante, lo primero comenzó a tener mayor peso en la mesa de diálogo, la cual no se transmitió por solicitud de los mismos docentes, dando mayor margen a que era lo político el interés de la Coordinadora.

Si bien es sabido que en México lo que más impera son tres cosas, la pobreza, el desencanto por el sistema político-económico y las izquierdas. Siendo las últimas las que han estado en constante pugna continua desde la década de los cuarenta. Después de la desintegración del Frente Democrático Nacional y el nacimiento del PRD en 1989, la izquierda tomó nuevos rumbos, y asumió nuevas posturas. Todo desde un inicio giraba en torno al neocardenismo, mientras otros se decían cardenistas (porque no elogiaban a Cuauhtémoc Cárdenas, solo a su padre, Lázaro), pero con la llegada de nuevas generaciones, las polarizaciones tuvieron un descanso con la formación de diversas corrientes internas, las cuales se les confirió el título de tribus , todas le rinden honores a su líder y buscan posicionarlo para que les vaya bien a toda la tribu en conjunto, aunque para ello deban actuar como hordas germanas en tiempos de la caída del Imperio Romano.

Más sobre

Y es que el neocardenismo, después del 2000, vio en el horizonte su parcial ocaso. Las elecciones federales de 2006 abrieron de nueva cuenta una herida muy profunda en el perredismo y en la izquierda en general. Había surgido un líder qué con el paso del tiempo se fue convirtiendo en mesiánico. Y de nueva cuenta volvemos a acudir al buen Foucault y su parrhesía . Tras las evidentes negociaciones entre personajes de la izquierda contra López Obrador, los simpatizantes de éste se fueron convirtiendo en profetas, en palabras del pensador francés, todos ellos hablaban en nombre de AMLO y estaban (y siguen estando) a la mediación que emana desde su máximo líder. Asimismo, la verdad que dirigen ellos no emana de sí mismos, sino de los discursos y posturas de Andrés Manuel. Si bien, en comparación a lo que dice Foucault sobre los profetas es que ellos no dicen la verdad clara y cruel, los seguidores de Obrador si usaron la verdad clara y cruel, pero ellos pasaron a un tono apocalíptico.

Los diferentes modos de veridicción hicieron su aparición con el reacomodo de fuerzas en la izquierda; unos tomaron la postura de ser los únicos salvadores de la nación; otros, a pesar de su pasado guerrillero, optaron por incorporarse de lleno al sistema político; unos siguen su inercia histórica, apoyados en el apellido Cárdenas; finalmente, también otros han optado por una postura aparentemente neutra, personajes como Marcelo Ebrard Casaubón que mantienen su impacto político llevándose bien con todos y esperando a que simpatizantes de todas las corrientes, o en su defecto, de la mayoría, se vaya incorporando a su equipo de trabajo.

Históricamente la izquierda siempre ha estado dividida y la tendencia parece seguir. Siguiendo con la Coordinadora, ha comenzado a tener un apoyo que tal vez no se imaginó en su momento, y fue el de Cuauhtémoc Cárdenas. Si bien la CNTE también ha estado contra la reforma energética, no optó irse con AMLO, sino con Cárdenas, lo que significa, que en la medida de lo políticamente posible se a una de las causales por las cuales Mancera no haya movilizado a las fuerzas policiacas como se pensaba en los medios nacionales y locales del Valle de México. En un momento se había pensado que las movilizaciones tenían tres finalidades, las dos de la Coordinadora en el terreno salarial y educativo, y una política, neutralizar a Mancera temporalmente con propósitos meramente de pugna entre grupos.

La negativa de Cárdenas de asistir al evento que está organizando MORENA (AMLO) hace evidente la ruptura entre fracciones de la izquierda. Además de que el primero haya optado mejor por unirse a las movilizaciones de la CNTE da cuenta de que Obrador seguirá como un ente independiente, al parecer, en la izquierda. Mientras Cárdenas obtiene un respiro político más a través de Mancera y organizaciones como la Coordinadora. En otro escenario, a los chuchos les está llegando la presión de a donde se deben de ir, si con algún grupo en pugna en la izquierda, o mantenerse en el Pacto por México y asegurar su supervivencia política.

Las movilizaciones también pueden verse desde esa perspectiva, un reacomodo de fuerzas al interior de la izquierda y la redefinición de posturas en torno a los siguientes momentos de definición nacional. No se niega lo de PEMEX, CFE o la educación, no se demerita la importancia de las reformas, ni del impacto de las mismas a corto, mediano y largo plazo. No obstante, en un escenario así, hay otras cuestiones que se logran visualizar en los roles de juego político. Cuando la izquierda no va unida por una causa similar es porque algo pasa a su interior.


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
328
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.