Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lermanorberto escriba una noticia?

Regaño público de EU al gobierno de Calderón

03/04/2010 15:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Como mera fantasía, nos gusta pensar que nuestros gobernantes son seres poderosos que de golpe van a resolver nuestros problemas, con el tiempo hemos aprendido que no es así

Regaño público de EU al gobierno de Calderón

Juan Norberto Lerma

Nuestro gobierno, el mexicano, no asume su responsabilidad a plenitud cuando señala que los consumidores de droga estadounidenses son los que tienen la culpa de que en México haya una guerra de cárteles que pelean entre sí para proveerlos, y no tiene ningún empacho en endilgarles que en esa lucha interna hayan muerto en los último tres años, números más números menos, 18 mil personas relacionadas con el tráfico de estupefacientes, además de las víctimas civiles. Nada más le faltó decir que los norteamericanos tienen la culpa del desempleo en México, de los monopolios, de que los diputados no asistan a las sesiones y de que la selección pierda en penales.

Los mexicanos no votamos por gobiernos gringos, votamos por mexicanos, por lo tanto, los ciudadanos no les exigimos, si es que lo hacemos, a los estadounidenses, que solucionen nuestros problemas.

Tal parece que el gobierno, el nuestro, también padece, como la población en general, de esa dependencia del que todo quiere que le resuelvan. Aunque no nos guste, hay que recordar que quienes integran los gabinetes son extraídos de nuestra propia sociedad.

Como mera fantasía, nos gusta pensar que nuestros gobernantes son seres poderosos que de golpe van a resolver nuestros problemas, con el tiempo hemos aprendido que no es así. Eso que vemos en el gobierno, es lo que somos capaces de producir. Es cierto que muchos de ellos fueron escolarizados en otras latitudes, sin embargo nunca han dejado de ser lo que son: mexicanos. En la medida de lo posible, tienen nuestras costumbres, tradiciones y valores. Si es verdad que la cultura es lo que queda cuando nos olvidamos de todo lo aprendido, en muy poco se diferencian nuestros dirigentes de los ciudadanos comunes y corrientes. De cualquier forma, no deja de ser asombroso que quienes integran el gabinete, encabezado por el presidente, también pretendan que los problemas se los solucione alguien para que no tengan que realizar el mínimo esfuerzo, sin atender a que son ellos quienes deberían hacerlo y no pedir un auxilio patético y condicionado, demostrando su incapacidad y sobre todo, su sumisión.

Dicho de manera simplista: ¿qué tiene que ver que los gringos requieran droga?

Que se las vendan otros países, cuyos gobiernos sean tan cándidos o corruptos que permitan a sus ciudadanos convertir a su nación en una potencia de traficantes.

"Es un razonamiento bastante simplista culpar de la violencia en México a la necesidad de droga de los gringos"

¿Qué tiene que vendan armas?

Se supone que las fronteras están vigiladas por gente que vive de los impuestos y que se dedica a impedir que mercancías ilegales entren al territorio.

Para inventar un país generador de narcotraficantes, se necesitan ciertas condiciones ideales: la cercanía con el cliente, el bajo costo de acarreo de la mercancía, pero sobre todo la complicidad y promoción de las autoridades, tanto de un país como del otro, para agilizar el trasiego y la distribución de drogas. Además, es indispensable que uno de ellos tenga una población con escasas oportunidades laborales, baja escolaridad y sin posibilidades reales de vivir con dignidad. Desde luego, el otro debe tener gran poder adquisitivo. Cuando se conjugan estos y otros factores obtenemos una nación con gente que al primer ofrecimiento se va a engrosar las filas de los narcotraficantes, convirtiendo el territorio en un excelente productor y distribuidor de estupefacientes. Un entramado mercantil de primera, diría Jeffrey Max Jones Jones, ex subsecretario de Fomento a los Agronegocios de la Sagarpa. Y lo es, sólo que, al menos por el momento, no es legal.

Es un razonamiento bastante simplista culpar de la violencia en México a la necesidad de droga de los gringos. En todo caso, es una declaración para hacer ruido en los medios. Desde luego son muchos más los factores que inciden para que así suceda, pero la violencia es el resultado de la corrupción que existe en casi cualquier área de gobierno. Una corrupción institucional que va minando las estructuras del Estado y que ya nada tiene que ver con los colores del partido en el gobierno, sino con los usos y costumbres de ejercer el poder ante una población todavía poco organizada. En suma, el edificio del poder está haciendo agua desde dentro y sus miserias están cayendo sobre nosotros. Cada víctima, cada cabeza cercenada encontrada, debería ser una bofetada para las autoridades que no hacen bien su trabajo.

Sin embargo, pareciera que el gobierno no quiere ver que el problema del narcotráfico es de México, que los muertos son mexicanos, que las poblaciones que viven aterrorizadas son mexicanas, y que quienes tienen que hacer el trabajo principal de abatir el narcotráfico son también las autoridades mexicanas.

En ese contexto, la visita de los mandos norteamericanos a México más que un apoyo parece un “hasta aquí” al gobierno de Calderón, un regaño público para que reduzca, si no el número de víctimas, sí cuando menos la permisividad que le dispensa a “sus narcos”.

"Para inventar un país generador de narcotraficantes, se necesitan ciertas condiciones ideales"


Sobre esta noticia

Autor:
Lermanorberto (28 noticias)
Visitas:
440
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.