Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Registra fotógrafo Lorenzo Armendáriz extenuantes expresiones de la fe

06/07/2010 07:16 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Al cumplir una de las características de la fotografía, el registro de lo pre-existente, lo que se llama realidad y que en este arte se titula documental, el artista de la lente, Lorenzo Armendáriz García, presenta su serie “Los senderos de la fe”. Para construir esta colección, de la que se han publicado cinco libros, participado en revistas y abierto exposiciones, el artista de la lente potosino (1961) ha seguido a diversas peregrinaciones en el país. Desde hace más de dos décadas se dedica a la fotografía documental, en especial trabaja con grupos cuyos rasgos de identidad o de creencias los une. Su profuso trabajo sobre los gitanos (él también lo es), realizado desde principios de la década de 1990 y hasta la actualidad, es muy difundido, sin embargo desde 2002 emprende “Los senderos de la fe”, una travesía durante peregrinaciones. La mayoría de ellas con una existencia aproximada de 100 años, de estados del centro y norte de la República Mexicana: Coahuila, Durango, Estado de México, Guanajuato, Nuevo León, San Luis Potosí y Zacatecas. Estos desplazamientos culminan en iglesias y santuarios católicos dedicados a Cristo Jesús, Virgen de Guadalupe, Santo Niño de Atocha, San Francisco de Asís o Arcángel San Miguel, con presencia importante del Sagrado Corazón de Jesús y la cruz como eterna constante. En otro caso arriban al llamado “Campo del dolor”, antigua casa y hoy destino de los devotos del Niño Fidencio en Nuevo León, en donde pasan lista los “médium”, nombrados cajitas, materias y vasos, que son receptáculos para ese personaje, la niña Aurorita, la Virgen María, el Niño de Atocha y hasta Pancho Villa. Para responder a esas realidades, también ha buscado soluciones formales y técnicas, como la utilización de cámaras estenopeicas, hechas con cajas de cartón y latas de lámina y sin lente; Holga y Lomo. Lo mismo que cámaras de cuerpos de plástico y lentes rudimentarios -sin grandes pulimentos-, que eran utilizados por los niños o aficionados, (siempre con negativo blanco y negro) que devuelven imágenes donde los contornos o equinas están difuminados, entre otros. El fotógrafo registra formas de peregrinar, esa ancestral manera de agradecer o pedir un favor, o incluso como cita permanente que han tributado a lo largo de la vida, en la que los peregrinos muestran espiritualidad, devoción y fe. Lo anterior, a través de largas y extenuantes caminatas por carreteras, veredas, montañas o pequeños poblados, y a través de las cuales se acompañan de oraciones, cánticos, cansancio, dolores, largos silencios humanos y otros. Lorenzo Armendáriz ha obtenido numerosos reconocimientos a su obra, entre ellos el Premio de Adquisición de la Bienal de Fotografía y las becas Jóvenes Creadores y del Sistema Nacional de Creadores, del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes. De “Los senderos de la fe se han publicado una colección de cinco libros de igual número de peregrinaciones y un volumen de “Luz portátil”, también en revistas como “Cuartoscuro” y participado en múltiples muestras.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
272
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.