Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ariel escriba una noticia?

Regresa El Jefe Boy: Esta vez con los Monarcas de Morelia

18/08/2009 01:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El temperamental técnico busca su primer título en el futbol mexicano

No tiene la sangre ligera, ni se va por las ramas. Más de una vez perdió los estribos, la decencia y hasta la humildad; tiene un temperamento muy bravo, un humor muy difícil y en un mal rato se le va la lengua y arde troya, pero de que Tomás Boy Espinoza es un entrenador trabajador y efectivo pocos se atreven a dudarlo.

Hoy, claro, es más fácil reconocerlo. Su Morelia, excluido de todas las listas de posibles candidatos al título, ocupa la primera posición, mantiene el invicto luego de un mes de competencia, suma tres victorias en fila y acaba de ofrecer la mayor goleada del torneo tras masacrar 5-0 a Indios de Ciudad Juárez.

Pero no hace mucho, la carrera como DT de Tomás Boy divagaba entre la retirada definitiva o la sensación de estar “etiquetado” para siempre como un hombre demasiado problemático y descontrolado, incapaz de ser un empleado “manejable” para una buena parte de los directivos del futbol nacional. Por eso, y por un severo conflicto contractual con Francisco Bernat, presidente poblano, llegó a estar un par de años “exiliado” del futbol, ejerciendo, siempre con acidez, de analista en Estadio W.

UN MAL ANTECEDENTE. Haber demandado penalmente al Club Puebla por un adeudo derivado de su abrupta salida del club en el 2002, le llevó a estar aparentemente “vetado” durante un buen tiempo. Antes de reaparecer al mando del Atlas, en el 2007, tuvo que firmar un mal arreglo en vez de mantener en litigio un buen pleito y seguir al margen del circuito de entrenadores que se turnaban en los inestables cargos de la Primera División.

Cuentan algunos, que Álvaro Dávila, responsable de haberle cesado del cargo en Morelia, en el 2000, alguna vez se había atrevido a decir que jamás volvería a trabajar con Tomás Boy, un hombre de fuerte temperamento que había entregado buenas cuentas pero malos ratos y cuyos desplantes no le habían dejado un buen recuerdo en la ciudad, pese a las cuentas entregadas, en ambas ocasiones positivas. Sin embargo, casi nueve años después, finalmente el ex compositor y aún presidente del Morelia prefirió dar su brazo a torcer. Sabía que Boy, pese a sus malos modales, a sus declaraciones subidas de tono y a su apasionada forma de ser, era el hombre indicado para sacar al club de TV Azteca de la vida sombría que había protagonizado en los últimos años.

ÉXITO. Anteriormente Boy ya había dirigido al Morelia en dos ciclos exitosos, y aunque no había sido campeón, muchos le atribuyen a su buena herencia el que seis meses después de su partida Luis Fernando Tena haya podido conquistar el primer y único título de Liga en la historia del club michoacano en el Máximo Circuito.

En Monarcas habían creído erróneamente que el regreso de Tena podría ayudar al club a volver a la buena senda y recuperar un sitio de relevancia en el mapa del futbol nacional pero en realidad eso no ocurrió, y en reversa, ahora se pensó justamente en Boy para suplirlo, y estructurar un club que no tenía ya a su disposición recursos para armar un plantel demasiado lujoso y necesitaba de las buenas artes de un hombre que a lo largo de su carrera supo sacarle jugo, al máximo, a elencos sin grandes estrellas.

Y así ha sido Boy llegó como relevo en febrero pasado, levantó el equipo poco a poco y aunque le faltó tiempo para completar la obra y no pudo clasificar a la Liguilla, su mano empezó a notarse y perder sólo dos juegos en las últimas 11 fechas del Clausura 2009 no era una estadística menor para un club que pasaba muchos apuros para distanciarse de las derrotas. La verdad, tampoco era fácil predecir que el asalto del Morelia al primer lugar general resultaría tan veloz y repentino, ya que justo antes del inicio del campeonato, la lesión de Luis Gabriel Rey (que aún sigue sin reaparecer), la aún inconclusa rehabilitación del chileno Hugo Droguett y la ausencia de Miguel Sabah, quien estaba concentrado con el Tri en la Copa Oro, habían dejado sin delanteros a Tomás Boy, lo que pareció notarse en la fecha 1, en la que Monarcas no pasó del empate, en su casa, ante el Santos Laguna.

EN RITMO. Pero como para que no pasara desapercibido, Morelia ascendió este domingo a la cima del Apertura 2009 con todos los honores. Goleó 5-0 a Indios y ratificó su poderío en casa, en donde suma nueve presentaciones seguidas sin perder, y mostró apenas a un mes del arranque del torneo que como su temperamental entrenador, este equipo quiere trascender duro y directo.

Aunque es temprano para decirlo, seguro que internamente Tomás Boy Espinoza estará pensando que la tercera es la vencida, y que si sigue trabajando con bajo perfil y buen tino, esta vez podrá acabar la obra con éxito y no dejar que otros se lleven los aplausos que él sembró.

Quienes aún le critican por su carácter explosivo, miran con recelo su hoja de servicios como entrenador y afirman que Boy Espinoza, con 20 años de haber comenzado una carrera como DT, no ha ganado nada, y en efecto, si se cuentan sólo los títulos obtenidos no lo ha hecho, pero el Jefe ha sabido entregar buenas cuentas casi en todos los clubes en los que dirigió y alcanzar objetivos que a veces son tan o más valiosos que los campeonatos, como salvar del descenso a cuatro diferentes equipos.

Boy, nacido en el DF el 28 de junio de 1952, ha sabido de momento en esta nueva etapa al mando del Morelia, imponerse al descrédito de su mala fama, demostrar que a diferencia de otros entrenadores se las arregla con lo que tiene, darle oportunidad a los jóvenes, hacer jugar bien a su equipo y ganar partidos. No es poca cosa para un hombre que ante la falta de oportunidades, en su momento, llegó a poner un anuncio en el diario Esto pidiendo una oportunidad de empleo como DT. Desde entonces no son muchos los que le han brindado trabajo, pero son aún menos los que tienen quejas en cuanto a sus resultados, que validan más allá de la estadística su capacidad, hoy ratificada varios años después de que en un escritorio en Puebla, un directivo tan iracundo como él, le advirtiera que él estaba acabado y que no volvería a dirigir.

Su carrera como DT

Numéricamente parece discreto su saldo, pero no lo es tanto considerando que casi siempre dirigió equipos con problemas de descenso, incluso al Monterrey en una etapa económicamente muy poco afortunada.

Temporada Club JD JG JE JP

1989-90 Tampico Madero 26 7 8 11

1990-92 Querétaro 47 14 12 21

1995-96 Veracruz 34 11 15 8

1996-97 Morelia 36 13 9 14

1997-98 Monterrey 34 11 9 14

1998-00 Morelia 76 29 20 27

2002 Puebla 12 1 3 8

2004 Veracruz 9 3 1 5

2007 Atlas 8 3 1 4

2009 Morelia 15 6 7 2

Totales 297 98 85 114


Sobre esta noticia

Autor:
Ariel (3892 noticias)
Visitas:
156
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.