Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Roberto Díaz Ramírez escriba una noticia?

Regreso de la Dictadura Perfecta

07/12/2013 12:44 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El PRI, puesto en la balanza, a un año de distancia de su retorno al poder, se puede describir con cinco adjetivos y una definición que sintetiza la percepción que millones de mexicanos tienen de este suceso: Corrupto, fascista, retrógrada, demagogo y despilfarrador

Mario Vargas Llosa y Enrique Peña Nieto. Foto: Daniel Aguilar. Presidencia.El PRI, puesto en la balanza, a un año de distancia de su retorno al poder, se puede describir con cinco adjetivos y una definición que sintetiza la percepción que millones de mexicanos tienen de este suceso: Corrupto, fascista, retrógrada, demagogo y despilfarrador. Y es, también, la dictadura perfecta.

De ese calibre es la realidad que exhibe Peña Nieto, quien pese a los intentos de sus subalternos y de los medios de comunicación afines a su administración, no ha podido crear empatía con el electorado que, se supone, el primero de julio de 2012, le dio el voto de forma mayoritaria.

En los hechos, la realidad es bien distinta al México color de rosa que tratan de dibujar las cadenas televisoras del país y no pocos medios de comunicación impresos, quienes debieran obligarse a sentir pena ajena ante la calidad de dirigente que tiene México, vista la deferencia y tristeza con la que fue recibida la muerte de Nelson Mandela.

Exigirle a Peña Nieto que sea cuando menos el 1% de lo que fue el ex mandatario sudafricano, Nobel de la Paz que logró derrotar a la política de segregación racial denominada Apartheid, sería un exceso, porque ese nivel de calidad del discurso político y humano no se encuentra a su alcance, pero ello no impide compararlo y esperar que algún día llegue alguien así a Los Pinos.

Nada más para abrir boca, al conocerse la muerte de Mandela, un obsequioso Peña Nieto, se dirigió al pueblo sudafricano, vía Twitter, para lamentar la pérdida de un hombre universal, en los siguientes términos: “La humanidad ha perdido a un luchador incansable en favor de la paz, la libertad y la igualdad. Descanse en Paz Nelson Mandela”.

Sí, eso lo escribió un político que al cumplir un año en el poder, ha sido duramente cuestionado por organizaciones internacionales de derechos humanos, precisamente porque en México no existe respeto alguno por los derechos humanos, lo que ha convertido a la paz, la libertad y la igualdad en letra muerta.

Y sin embargo, desde el Gobierno Federal, insisten en presumir logros que no existen, como es el caso de la entrega a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, del Premio de Derechos Humanos de Naciones Unidas, concedido a escasos días de que el indígena tzotzil, Alberto Pathistán Gómez, fuese liberado mediante indulto presidencial ad hoc, precisamente porque la kafkiana SCJN, se negó a impartir justicia.

El país anda mal y de malas, preso de exacerbados niveles de impunidad y violencia, mientras Peña Nieto festeja una democracia sustentada en la fuerza de las tanquetas y la altura de las vallas, con un Congreso que se ha negado a atender los reclamos del pueblo, maniatado como está por el Pacto por México, instrumento político creado para sustituir, de facto, al Poder Legislativo.

Y si a lo anterior le sumamos el intento de diputados y senadores para imponer leyes mordaza en las redes sociales y en las calles, criminalizando el inalienable derecho que tiene el pueblo a protestar, 53 semanas después de la asunción presidencial de Peña Nieto, todo indica que la dictadura perfecta volvió por sus fueros y pretende perpetuarse en el poder.

Esto es así, sin importar que Mario Vargas Llosa, autor del concepto “dictadura perfecta”, que el pasado 30 de agosto cumplió 23 años de haber sido definido, ahora salga con que lo hay en México es una democracia imperfecta, siendo que el hedor a dictadura se percibe desde la elección presidencial misma.

"México es la dictadura perfecta. La dictadura perfecta no es el comunismo. No es la URSS. No es Fidel Castro. La dictadura perfecta es México", esbozó en aquellos noventeros días, el Premio Nobel de Literatura 2010, durante el debate “El siglo XX: la experiencia de la libertad”, publicó el 1 de septiembre de 1990, el diario español El País.

El 30 de agosto de 1990, Vargas Llosa dijo, refiriéndose al PRI de ayer, de hoy, de siempre:"Yo no creo que haya en América Latina ningún caso de sistema de dictadura que haya reclutado tan eficientemente al medio intelectual, sobornándole de una manera muy sutil".

Y hoy, vueltas que da la vida, todo indica que el “maiceado” es Vargas Llosa, quien vino a la FIL Guadalajara a presentar su libro "El Héroe Discreto", y a validar el primer año del retorno a la Presidencia del Viejo Nuevo PRI, con EPN encabezando la Dictadura Perfecta.


Sobre esta noticia

Autor:
Roberto Díaz Ramírez (122 noticias)
Visitas:
677
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.