Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Rejuvenecerán músicos costarricenses obra de Carl Maria Von Weber

17/11/2011 03:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Escrito hace 200 años, el "Concierto para Clarinete y Orquesta No. 1 en Fa Menor", de Carl Maria Von Weber, autor alemán nacido hace 225 años, el 18 de noviembre de 1786, será interpretado esta noche en un recital cuya característica será mostrar las nuevas promesas de la música de Costa Rica. La gala, a realizarse en el Teatro Nacional del país centroamericano, tiene como fin dar una oportunidad a los nuevos artistas, jóvenes de entre 11 y 25 años de edad, de tocar con sus invitados especiales en la Orquesta Sinfónica Nacional. Se trata de nuevas promesas, alumnos de las principales escuelas de Costa Rica, quienes fueron seleccionados por medio de audiciones hechas en octubre en el Centro Nacional de la Música, en Moravia. Además de la pieza de Von Weber interpretada por Carlos Arroyo Solís, los asistentes a la velada disfrutarán de la juvenil presencia del saxofonista Andrés Lizano González, el chelista Raúl Barreto, el violinista André Robles Field, las pianistas Cynthia Soto Cordero e Inés Guánchez Mercado, y el clarinetista Daniel Porras Rudín. El director invitado para esta cita con la Orquesta Sinfónica Nacional es el maestro Gerald Brown, quien fue director titular de la agrupación durante la década de 1970. Carl Maria von Weber fue un compositor romántico que nació en Eutin, una ciudad pequeña cercana a Lübeck, en el norte de Alemania, con el nombre completo de Carl Maria Friedrich Ernst von Weber. Su padre era un oficial militar, que, sin embargo, se dedicaba a tocar el violín, y su madre había cantado en los escenarios. Sus cuatro primas, hijas del hermano de su padre, eran también cantantes conocidas. Una de ellas, Constanze, se convirtió en la esposa de Wolfgang Amadeus Mozart, con lo cual se creó un vínculo familiar entre Mozart y Weber. Weber tuvo de niño una salud frágil y sufrió en especial de una dolencia de caderas congénita. Acompañó a sus padres en los numerosos viajes que hacían, y en los que su padre daba conciertos de violín, periplos que le sirvieron para familiarizarse con los escenarios y el público. Su padre deseaba que Weber fuese un niño prodigio, al igual que había sido Mozart, quien en aquellos años atravesaba la etapa final de su vida. Por ello, aprendió a cantar y a tocar el piano desde muy pequeño, a pesar de que no pudo caminar hasta los cuatro años. El hermano de Joseph Haydn, Michael, también músico, le dio en 1798 clases gratuitas en Salzburgo, Austria, ciudad con gran tradición musical en la que la familia se había instalado. Poco después murió su madre y la familia se trasladó a Munich. Allí Weber compuso su primera obra que fue publicada. Tomó clases de composición y de canto y pronto comenzó a tocar el piano en público. Su padre le animó insistentemente a componer y Weber escribió varias obras que, sin embargo, no perduraron. Tres años después, la familia volvió a Salzburgo, y él reanudó sus estudios con el hermano de Haydn. En 1803 fue nombrado director de orquesta de Breslau, una ciudad de tamaño mediano en el este de Alemania, cuando aún no había cumplido los 18 años. En este puesto adquirió grandes conocimientos escénicos, que le convirtieron con el tiempo en el compositor con mayor dominio de las técnicas teatrales. A raíz de una ingestión accidental de un ácido utilizado en los talleres de imprenta, se estropeó la voz de tal manera que ya no pudo cantar. Durante los siguientes años tuvo diversos empleos, en los que siguió formándose. Al mismo tiempo compuso varias obras, incluidas óperas, que, no obstante, no tuvieron el éxito deseado. En 1811 realizó una gira de conciertos, en la que estableció amistades con varias personas influyentes. En Munich se interpretó la ópera "Abu Asan", que había escrito en los años anteriores, y por fin una obra suya tuvo una acogida favorable por el público. Al año siguiente murió su padre y en 1813 aceptó el cargo de director de orquesta en Praga, donde permaneció tres años. Allí compuso algunas de sus mejores obras para piano y las interpretó con gran éxito. De Praga se fue a Dresde, donde ocupó el mismo puesto de director de orquesta. Allí volvió hacia la música de ópera y realizó diversas composiciones dentro de este género. Más adelante se puso a trabajar en su obra de este género más famosa, "Der Freischütz" (El cazador furtivo), que terminó a mediados de 1820. Esta pieza se estrenó con un éxito triunfal en Berlín al año siguiente, además que también en Viena y en Dresde obtuvo la obra un gran éxito. No obstante, las condiciones económicas de Weber en su puesto no mejoraron por ello. Aún así, no aceptó ofertas más ventajosas en otras ciudades, ya que quiso ser fiel a sus compromisos. Escribió una segunda ópera, "Euryanthe", que también cosechó una gran éxito, y compuso otras muchas de sus obras. Cuando ya se aproximaba el final de sus días y su salud comenzaba a empeorar, Weber recibió el encargo desde Londres de componer una ópera en inglés, que sería su tercera gran obra escénica: "Oberon". Se puso a trabajar de inmediato y aprendió el idioma con tal grado de perfección, que en toda la ópera se encontró un sólo error de texto. Unos meses antes del estreno se trasladó a Londres, donde su salud empeoró durante los ensayos. Poco después de estrenarse la ópera, que fue acogida con gran éxito, Weber murió en la casa de su anfitrión, por causa de una afección pulmonar, el 15 de junio de 1826. Además de sus tres óperas, consideradas por muchos como verdaderas obras maestras de la música escénica, Weber escribió otras muchas composiciones. Son especialmente conocidas sus obras para piano solo y para piano y orquesta, sus dos sinfonías, su quinteto para clarinete y sus célebres conciertos para clarinete y orquesta. Lo mismo que su conocido "Concertino para Corno Francés y Orquesta", el cual destaca porque usa elementos especiales: hay notas que deben ser tocadas y cantadas a la vez. Esto genera una tercera nota, formando así un acorde. También compuso dos misas, ocho cantatas, numerosas canciones y otras obras de diverso carácter.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
42
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.