Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Boluliano escriba una noticia?

Remuñana y montañina: los regalos de D. Francisco Pérez y Vacas

18/01/2013 10:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El presidente de la Obra Social "Francisco Pérez y Vacas" de Bollullos par del Condado, D. José Mª Rodríguez Iglesias, nos narra la gran labor social desarrollada en el municipio a principios del siglo XX

En un pueblo de Córdoba llamado Pedro Abad, nace de una familia acomodada, el año 1895 Don Francisco Pérez y Vaca. Con el tiempo este hombre revolucionaría socialmente la vida de otro pueblo de la provincia de Huelva llamado Bollullos par del Condado.

En el año 1891, el papa Giochino Pecci (León XIII) proclama una Encíclica llamada Rerum Novarum. Dicha Encíclica abordaba un problema de gran alcance: La transformación del mundo, particularmente la del mundo del trabajo. En ella se afirmaba cosas como que ‘un número sumamente reducido de opulentos y adinerados, han impuesto poco menos que el yugo de la esclavitud a una muchedumbre infinita de proletariado’, era entonces muy fuerte para aquellos bienpensantes que se habían acostumbrado al liberalismo económico y lo consideraban como ‘el orden natural y necesario’.

Para conocer in situ la egregia figura del pontífice León XIII, parte con una peregrinación de Andalucía hacia Roma. En el mismo barco y por el mismo motivo, va una joven de gran belleza oriunda de Bollullos par del Condado (Huelva) llamada Doña Concepción Ayala Mathieu de noble alcurnia. Surge el amor en ellos y pasado un tiempo deciden casarse. Don Francisco deja su pueblo natal y su familia y se instala definitivamente en Bollullos par del Condado.

Ve que un pueblo que por aquel entonces rondaría por los diez mil habitantes, se encontraba rodeado de dehesas, encinares y arboledas. Con un término sumamente ridículo para sus diez mil habitantes, sus hombres cuando llegaba el momento de la recolección de las mieses, tenían que emigrar para buscar el sustento de sus familias.

Don Francisco medita y madura, la forma de sacar a Bollullos de una realidad que se antoja, de cualquier clase menos de ideal.

Un hecho le viene a dar la solución a lo que Don Francisco venia madurando. El padre Correa, de la ‘Confederación Nacional Católica Agraria’, llega a Bollullos para celebrar un acto de propaganda de la misma índole. Lo que pasó en aquel acto no lo sabemos, pero lo cierto es que el día 18 de marzo de 1918, queda constituido en ésta ciudad de la Comarca del Condado de Huelva, el Sindicato Agrícola Católico, siendo elegido presidente Don Francisco Pérez y Vaca, gestor y fundador de una empresa, que seria admiración de cuanto la conocieron.

Don Francisco decía: ‘Tierras que parcelar a los obreros de Bollullos, para que no les faltara el pan en el invierno’.

En los estatutos del Sindicato Agrícola Católico, el punto 202 afirmaba lo siguiente: ‘Uno de los fines del Sindicato consistirá en hacer propietarios a los obreros insolventes’.

El Sindicato echó a andar. Al frente del mismo Don Francisco. En su mente las dehesas de ‘Remuñana’ y ‘Montañina’, que si estuvieran repartidas, en manos de aquellos hombres de Bollullos, los alcornocales y montes bajo, los convertirían en viñas y olivares.

Remuñana, o cuando la fe se convierte en buenas obras

Como siempre al dedo del destino se ocurrió venir a prestar su colaboración. Una mañana de domingo, desde el propio pueblo, se distinguió una espesa humareda en las tierras de ‘Remuñana’. La finca estaba ardiendo, la cual quedó seriamente dañada por el incendio y a su propietaria Doña Pilar González de Lara, se le suscitó la idea de ignorar la hacienda, ante el gasto que le comportaba ponerla de nuevo en marcha. Don Francisco enterado de la decisión de la misma, entra en conversaciones con ella que después arduas negociaciones compra la finca, poniendo así el primer eslabón de aquella cadena de obras sociales. ‘Remuñana’ queda comprada por quinientas mil pesetas, que traducidas a la moneda de hoy, no sabríamos comparar para darle quizás una aproximación posible.

‘Remuñana’ que va quedar signada con letras de oro en los anales de una población, representa la concreción de una gran empresa, que descuajada y parcelada, sus nuevos dueños, aquellos insolventes en otros tiempos, se hacen cargo entre los años 20 y 21 de las 835 fanegas de algo más de sesenta y cuatro áreas cada una, que diera de sí su parcelación, que sería pagadas en diez años, a un precio que entonces era supereconómico, y no digamos nada de ahora, que bordea el ridículo.

Dentro de la finca, varias parcelas serian reservadas. Una en el centro geográfico de la anterior dehesa, donde el 17 de agosto de 1927 sería inaugurado un monumento al Sagrado Corazón de Jesús.

Aquella dehesa de alcornoques y monte bajo, que en el año 1918 era poco menos que improductiva, en base a la firma de su escritura, (hecho que se realizó un 25 de agosto de 1920) pasó a convertirse en pocos años, en unas parcelas cultivadas con primor, donde las viñas y los olivos, los frutales e incluso diversidad de cereales, recreaban la vista y era señal inequívoca de que se habían puesto los cimientos de la riqueza futura de un pueblo.

La otra dehesa, la que se encontraba prácticamente al poniente del casco urbano ? la de ‘Remuñana’ estaba al oriente- que de denominaba ‘Montañina’ fue el objeto del Sindicato, como si quisiera cortar todas las amarras que aprisionaba a la comunidad vecinal de Bollullos.

Otra fecha quedará grabada con caracteres de oro en los anales de esta misma comunidad, pues el 23 de noviembre de 1929, se firmaba la escritura de compra de la otra dehesa, cuando ya se estaba palpando los frutos de la primera. Su parcelación alcanzaba la cifra de 1482 fanegas. La segunda parte, la podía ser considerada como la consolidación de una empresa, comenzaba su andadura junto a las 835 parcelas que fue la que diera de sí la primera, resultaba que 2317 peones de aquellos que tan sólo unos años antes fueran pobres de solemnidad, se habían convertidos en propietarios, pequeños qué duda cabe, pero con el legítimo orgullo de saber que empezaban a alcanzar su principal protagonismo. Pronto empezaron a surgir los naranjos y otros frutales, porque aquellas tierras eran ubérrimas para cualquier cultivo.

El 1 de mayo de 1933, muere en su casa de Bollullos par del Condado, Don Francisco Pérez y Vaca. El entierro fue algo así como una manifestación de duelo común, que todos quisieron rendir a aquel hombre singular.

N. B.: Los datos estan sacados de la revista ‘Un pueblo y una encíclica’, editada en el año 1998 por Antonio Mateos Lagares, con motivo del cincuentenario de la Coronación Canóniga de la Virgen de las Mercedes patrona de Bollullos par de Condado (Huelva).

Hacer propietarios a los obreros insolventes


Sobre esta noticia

Autor:
Boluliano (22 noticias)
Visitas:
5219
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.