Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Estados Mexicanos escriba una noticia?

Repercute estado de ansiedad en el desarrollo de la obesidad

19/08/2011 06:14 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La obesidad es una enfermedad crónica que inicia normalmente en la infancia o adolescencia y tiene que ver con hábitos alimenticios, ansiedad, entorno familiar, y mal trato. La especialista en Psiquiatría del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Liduvina González Herrera, señaló que la gente puede asociar la comida con algo bueno y saludable para nuestro cuerpo. “Esto favorece que cuando cae en una situación de crisis o de ansiedad, sienta la necesidad de comer para sentirse bien y con ello saciar sus vacíos o carencias, lo cual derivará en sobrepeso u obesidad, si no existe un control de las emociones”, afirmó. Comentó que el hecho de tener sobrepeso favorece las agresiones y maltrato del entorno hacia la persona que padece el problema e inclusive al interior de la misma familia, utilizan apodos para referirse a él. Este tipo de situaciones propician sentimientos de desprecio que harán que la persona se refugie en la comida como un mecanismo de defensa y autoagresión, ante el descontento de la imagen que proyecta. Gonzalez Herrera destacó que es la mujer quien con mayor frecuencia tiende a refugiarse en la comida en proporción de cinco a uno con respecto al varón, derivado del rol que desempeña. Cabe señalar que son los azúcares y carbohidratos los alimentos preferidos por quienes se refugian en la comida. Existen diferencias en la historia de cada persona, que determinarán cómo es que cada quien enfrentará una situación de crisis, ansiedad o depresión. Cuando un niño llora y le ponen el chupón o un biberón para calmarlo aunque no tenga hambre, el menor recibe estímulos orales para sentirse bien y esto lo replicará en su vida adulta. La zona cerebral de saciedad se asocia con la de recompensa y bienestar, ambas ubicadas en el hipotálamo, cuando uno se encuentra satisfecho incrementan los niveles de dopamina, con esto se controla la ansiedad y es por ello que estas personas consumen alimentos aunque no tengan apetito. Difícilmente una persona con desórdenes alimenticios tiene conciencia de su enfermedad y lo que los lleva al médico son daños a la salud como diabetes, hipertensión, lesiones de columna, entre otras complicaciones derivadas de la obesidad. Las personas que se refugian en la comida suelen ser más dependientes y afectivas, ellos intentan compensar sus carencias con comida, logrando solamente la liberación de sustancias como la endorfina, la misma sustancia que se segrega al consumir una droga. La especialista recomendó para quienes son comedores compulsivos realizar actividades positivas que sean placenteras para la persona, con ello se logrará la liberación natural de endorfinas para controlar la sensación de apetito. “Si a pesar de ello no se logra controlar la ingesta de alimentos y la compulsión se mantiene o incrementa lo mejor es acudir al médico”, añadió.


Sobre esta noticia

Autor:
Estados Mexicanos (36803 noticias)
Visitas:
41
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.