Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Representan en la Casa Azul dramatización de la vida de “Frida Kahlo”

31/07/2011 04:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El museo “Frida Kahlo”, mejor conocido como La Casa Azul, fue habitado por la artista y Diego Rivera durante 25 años, su relación se caracterizó por tener una serie de encuentros y desencuentros, y en la víspera se hizo un recorrido dramatizado que describió la historia de la pareja desde la perspectiva de la pintora. El recinto cultural, que fue hogar de Kahlo y posteriormente compartió con su marido Diego, vislumbra hoy en día rasgos de las preferencias e inclinaciones de la pintora, desde la arquitectura, hasta los vivos colores que denotan la intención de representar un estilo tradicional de la forma de vida de México. Con la actuación de María Elva Zermeño, que caracterizó a Frida, y Alberto Cerz, quien actuó bajo el nombre del pintor Arturo García Bustos, uno de los tantos discípulos de Frida, realizaron un drama en el cual se relatan pasajes de la historia de la artista, mientras el violinista Iván Salgado musicalizó los relatos. El recorrido abrió con la interpretación de la canción “La Llorona”, en voz de María Elva, quien de inmediato aportó datos de Magdalena Carmen Frida Kahlo, quien nació un 6 de julio de 1907. María Elva explicó que la casa está pintada de azul con la intención de proyectar la tranquilidad de una residencia típica pueblerina. La Casa Azul, lugar que perteneció Kahlo y a la que siempre regresó, comentaba Zermeño mientras se apropiaba del personaje de la pintora; en la que además conjugó con sus creaciones, pues llevó su casa al exterior y todo lo que en vida conoció lo trasladó a la vivienda. Junto con “El Sapo”, como se apodaba a Diego Rivera, hicieron del lugar parte de su obra, el muralista mexicano había adquirido la casa pagando las deudas e hipoteca del padre de Frida. Se recuerda también los accidentes que ocasionaron los males de la dueña de la casa. Otros datos aportados fueron la genealogía de la pintora, quien fue la tercera hija de Guillermo Kahlo, fotógrafo reconocido en su época, con su segunda esposa, la mexicana Matilde Calderón, de ascendencia española. Sus dos hermanas mayores fueron Matilde y Adriana; después de ellas nació el único hijo varón de la familia, el cual sobrevivió apenas unos días. También fue dada información arquitectónica de la casa, a gusto de Guillermo Kahlo, quien construyó una fachada afrancesada, característica de la época porfirina. Se describió además los toques característicos de una casa mexicana, como la cocina decorada con ollas y jarros de barro, así como la forma en que se cocinaba, platos típicos y todo un estilo de vida como los demás nacionales, forma que siempre se intentó rescatar por la pareja. No obstante, los esposos que habitaron la casona de 1929 a 1954 también experimentó una serie de incidentes que afectaron sus vidas, entre la enfermedad de Kahlo a raíz de sus accidentes en 1926 y 1946 y las aventuras amorosas de Diego Rivera. Debido a estos hechos, la pareja después de haberse divorciado volvió a contraer matrimonio, acontecimiento que se realizó bajo la condición de mantener únicamente la compañía del uno para el otro. Se narró la tendencia de la pintura de Frida Kahlo, fuertemente influenciada por su esposo, así como los sentimientos que la mujer imprimió en sus obras, a raíz de sus dolores y soledades que la llevaron finalmente a vivir su última etapa de vida en agonía. Después de 37 operaciones, la artista terminó con una pierna amputada, hecho que cinceló el nombre de la representación dramatizada “Pies para qué los quiero si tengo alas pa´volar” que se realiza en la Casa Azul. Otras piezas musicales interpretadas en el recorrido fueron “El venadito”, “Sol redondo”, “Amar y vivir”, “Janitzio”, “Frenesí” y “La Bruja”, los comentarios sobre la vida de Frida Kahlo y Diego Rivera fueron extraídos de las opiniones del escritor Carlos Pellicer. La dramatización se llevó a cabo con el guión y dirección de Oscar Ulises Cancina, en la logística Yanin Nerdia, en coordinación con el Museo “Frida Kahlo” y la Asociación Teatral Juana de Asbaje.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
291
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.