Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elbuenfutbol escriba una noticia?

Resaca de la final

06/12/2010 12:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Afortunadamente el título no se definió en tiempos extra o penales. Ambos contendientes estaban hechos a la medida para definir en 180 minutos el campeonato; matar o morir. Por sus estilos de juego y planteles no podían darse el lujo de adormecer el fútbol con alargue y dramatismo innecesario. Quien mejor entendió la atmósfera fue Monterrey.

Las dos caras de la moneda lucían similares pero no iguales. En un frente estaba un hombre de experiencia acostumbrado al éxito en finales. En otro, se encontraba el hombre del eterno fracaso a la hora de la verdad. Pero ambos técnicos se olvidaron de etiquetas y estigmas para apostar a ganar. Romano lo hizo en la ida, sin embargo Vucetich lo superó en la vuelta.

Santos y Monterrey también hicieron olvidar los prejuicios (muy válidos en los últimos años) que existen hacia futbolistas extranjeros. Más que nombres hubo hombres, jugadores de calidad que se integran al funcionamiento del equipo, pero que saben de sus capacidades individuales. En el lenguaje explícito se acoplaron a las tácticas; en el idioma subjetivo optaron por la técnica.

Benítez y Quintero son un par de locos capaces de romper el ritmo marcado por el juego. Insolentes, aprovechan el mínimo espacio para hacer lo que les venga en gana. Suazo es un irreverente capaz de transformar todo un partido con ubicación, desborde, drible y tiro de larga distancia. Pese a sus capacidades, nunca jugaron para si solos, siempre respetaron el juego colectivo mandado por sus técnicos.

Al final, se coronó el más valiente, el más arriesgado. Quizá por ese lastre derrotista que le aqueja, Romano se reservó e intentó ser cauteloso. Graso error ante un colmilludo Vucetich, que descifró el miedo de su oponente y lo atacó hasta envolverlo en su propio temor. El peor enemigo de Romano es él mismo; algún día aceptará que también tiene derecho al éxito.

Mientras tanto, Monterrey debe y merece festejar un título bien obtenido. Valoraron el entorno de estar en casa, abusaron en beneficio propio de las críticas sepultureras hacia el técnico rival y se dedicaron a hacer lo que se necesita para ganar como se debe: jugar al fútbol.

P.D. En esta ocasión no habrá sarcasmos ni burlas. Bueno sí, la cara y estampa de Oswaldo al recibir el segundo gol del Chupete.


Sobre esta noticia

Autor:
Elbuenfutbol (276 noticias)
Fuente:
elbuenfutbol.com
Visitas:
226
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.